Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/209598
Bruno Rabinovich

Primero en el ranking de ping pong

“Comencé a jugar al ping pong hace 3 años, yo cuando comencé no era tan bueno jugando, pero con los años que pasaron fui mejorando con la práctica y la disciplina. Yo no sabía que iba a ser tan bueno cuando comencé. Yo quiero decirles algo, si ustedes se proponen una meta, cúmplanla y ahí sus sueños se van a hacer realidad, porque el que lo cree, lo crea. Saludos”, Bruno.

Bruno Rabinovich nació el 18 de febrero de 2012, en la ciudad de Corrientes, ama los deportes y la música, en parte esta preferencia se debe a que en su familia también hay quienes disfrutan de hacer actividad física.

Bruno en lo más alto del podio.

Sus padres son Mayda Urbano Méndez y Cristian Rabinovich Córdoba, sus hermanos, Pilar de 12 años y Felipe de 2 años; con quienes comparte algunas disciplinas, y en familia aprendieron a apoyarse mutuamente.

Bruno Rabinovich Urbano.
Torneo de la Federación de tenis de Mesa de Corrientes.

Bruno de 9 años, cursa el 4to. grado del Colegio San Benito, y su mamá nos cuenta, “es muy buen compañero, le gusta mucho el fútbol, pero también vóley y básquet, además del tenis de mesa en el que se destaca; también practica guitarra hace dos años con el profesor Alejandro Romero”.

Tiene una familia grande donde casi todos practican algún deporte, entre ellos la abuela Silvia Córdoba de 70 años, quien tiene una larga y muy destacada actuación en varios deportes como ser bicicleta, natación, ultramaratones, remo.

Su abuelo Ricardo Rabinovich tiene 76 años, y también es un gran deportista, en su juventud fue jugador de básquet del seleccionado del Club de Regatas Corrientes, además de ser un gran jugador de fútbol y ping pong.

“Como padres estamos constantemente acompañándolos a los tres en sus actividades, disfrutamos junto a ellos del aire libre. Somos deportistas y nos gusta compartir y enseñarles nuestro estilo de vida saludable donde invertimos mucho tiempo en recrearlos con actividades que no los mantengan tan pendientes del celular, la computadora, la play. Tarea nada fácil, pero vale la pena”, señaló Cristian, su padre.

Bruno, Cristian, Pilar, Felipe y Mayda.
Los abuelos Ricardo y Silvia.

Bruno comenzó a jugar al tenis de mesa en el Club de Regatas Corrientes, viendo jugar a sus padres, él tenía apenas 4 años y pedía que le acerquen una sillita al borde de la mesa y ahí arrancó, como un simple entretenimiento.

A los 6 años inició su entrenamiento en el Club de Regatas y durante la pandemia continuó la ejercitación en su casa, para lo cual sus padres compraron una mesa de ping pong y eso ayudó a su constancia y motivación.

Luego, al regresar a entrenar ya lo hizo, junto a sus padres y entrenador, con cierta perspectiva y objetivos, donde estaban en conocimiento de la posibilidad de competencias.

Bruno y su abuela Silvia Córdoba.
Bruno, Cristian, Pilar, Felipe y Mayda.

En Corrientes, Bruno es uno de los más chiquitos de la Federación Correntina, desde que empezaron los torneos siempre se enfrentó a rivales más grande que él, niños y jóvenes de 12 y 19 años.

Está 1ro. en el ranking en la 4ta. Categoría, que es la suya, lo que le permitió clasificar para viajar al Campeonato Argentino de tenis de mesa, que se realizó en la provincia de Buenos Aires, del 1 al 6 de setiembre de este año, en las instalaciones del Cenard. Al que asistieron jugadores de todas las provincias, y en representación de Corrientes fueron ocho chicos de diferentes categorías como ser sub 9, 12, 15, 18 y 19, todos del Club de Regatas.

Para Bruno fue su primer viaje, “como experiencia fue muy emotiva, además fue un nacional.

Nunca se imaginó cómo sería el lugar dónde se realizaría la competencia; en esta oportunidad fue acompañado por su papá, y el entrenador Carlitos Núñez quien en todo momento estuvo conteniendo a los chicos y dando todo, como siempre”, comentó Mayda, su madre.

Con sus compañeros del colegio.

Él, en su zona se enfrentó contra cinco rivales de diferentes provincias, en los que tuvo como resultado tres partidos ganados y dos pedidos, lo que lo llevó a colgarse la medalla de bronce.

“Más que superadas las expectativas, ya que es el único que logró traerse la medalla, muy bien estuvieron todos”, dijeron sus padres.

Cuando Bruno fue al Cenard, junto a otros jugadores, al Campeonato Argentino.

Se encuentra entrenando fuerte para participar en octubre, del torneo interprovincial ‘Grand Prix’, que se realizará en la ciudad de Santiago del Estero, “estoy muy emocionado por el viaje, y entreno tres veces por semana en diferentes horarios; tengo muchas ganas de seguir creciendo y aprendiendo más de esta disciplina”.