Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/209340
En dos años estaría en etapa de ensayos

El camino hacia una vacuna única contra la Covid-19, gripe y bronquiolitis

Aunque todavía no se logró una vacuna, buscan inocular el origen de tres de las enfermedades respiratorias que más aquejan la vida de la población adulta mayor.

El proyecto para diseñar una vacuna trivalente destinada a personas mayores comenzará con un ensayo clínico en noviembre. 

La novedad es que la Argentina forma parte del trabajo, según adelantó el médico e investigador Gonzalo Pérez Marc. 

De lograrse una fórmula eficaz y segura se avanzaría hacia una versión similar a la triple viral que se le aplica a los niños. Foto: Germán Pomar

El objetivo es dar una cobertura amplia que sume inmunidad ante tres amenazas para la salud de la población más añosa: el coronavirus, el virus de la influenza (que causa la gripe) y el virus sincicial respiratorio (que causa la bronquiolitis). 

“Una misma inyección que contenga componentes contra tres de los principales virus respiratorios todavía no existe, pero existirá; y a eso es a lo que apuntamos con esta serie de ensayos”, describió el especialista.

Experiencia previa 

Pérez Marc es el jefe de Investigación y Docencia del Departamento Materno-Infantil del hospital Militar Central y su equipo -entre quienes se encuentra el infectólogo Fernando Polack- vienen teniendo un rol central en la investigación de vacunas contra el coronavirus.

Por un lado, fueron el centro de investigación que más personas reclutó en la fase 3 de la vacuna desarrollada por Pfizer y, en efecto, encabezaron la publicación con los resultados en la revista The New England Journal of Medicine.

Además participan de un ensayo clínico de la vacuna conocida como ‘vegetal’ y es desarrollada por Medicago. Para esa experiencia el Hospital Militar aportó la mayor cantidad de participantes. 

La vacuna vegetal se está llevando adelante también en Canadá, Estados Unidos, Reino Unido y Brasil. 

La trivalente

Ahora el desafío es comenzar con una serie de ensayos clínicos que, en principio, prueben por separado vacunas innovadoras contra el sincicial respiratorio y la influenza. 

En la actualidad esos pasos se encuentran en una etapa regulatoria y, en caso de que sea aprobada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) los siguientes pasos empezarían en noviembre.

Por qué para mayores

Al analizar por qué haría falta una vacuna de esas características, Pérez Marc contextualiza una realidad planetaria. 

“A partir del envejecimiento mundial, las personas mayores se han convertido en una población a cuidar y a mejorar su calidad de vida”, introduce. Las personas mayores están mucho más expuestas a los virus respiratorios estacionales y nuevos como el SarsCov2. 

De lograrse una fórmula eficaz y segura se avanzaría hacia una versión similar a la triple viral que se le aplica a los niños. Foto: Germán Pomar

Un aspecto poco difundido es que el sincicial respiratorio, el virus de la bronquiolitis, no se lo tiene muy en cuenta pero si se observan investigaciones genera un daño enorme a la salud de las personas mayores con comorbilidades casi al mismo nivel de la gripe.

En dos años

Después de investigar la vacuna para cada virus se las combinará. “A los estudios que vamos a empezar a partir de noviembre les seguirán a lo largo de dos años un pool de ensayos que analizan vacunas con nuevas tecnologías”, detalla. Si cada una de esas vacunas es eficaz y segura, luego se avanzaría en la conformación de una sola con los tres componentes; como sucede con la triple viral que se le aplica a los niños.

Con esquema completo 

Si se tienen en cuenta que en muchos de los países donde se realizan los ensayos clínicos un alto porcentaje de la población ya se vacunó, Pérez Marc explica cómo se están diseñando los estudios de vacunas a futuro. 

“Los nuevos estudios de inmunización contra la Covid-19 tienen que apuntar a ser lo que se denomina una vacuna de booster o de refuerzo pero de ninguna manera se puede pensar una vacuna de novo, es decir, que contemple población no vacunada”. 

Beneficios de la abundancia

En simultáneo a los laboratorios que logran dar con una ‘fórmula exitosa’, la comunidad de investigadores valora cada vez más la importancia de que se sigan desarrollando vacunas de manera simultánea, en líneas de estudio paralelos.  

“Porque si se piensa en una escala de población mundial y se está evaluando la posibilidad de que en los años que siguen las personas tengan que vacunarse cada año, se necesitan miles de millones de dosis; entonces lo mejor es tener muchas empresas para que no haya escasez”, analiza Pérez Marc.

Notas Relacionadas