Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/209191

García Solá: “El Estado hoy es el peor asociado que tiene la producción argentina”

SÁENZ PEÑA (Agencia) - El interior chaqueño, con ciudades y pueblos que necesitan que la actividad agropecuaria se dinamice para volcar dinero en las comunidades locales, ve con preocupación los efectos negativos que provocan las adversas condiciones climáticas, que están fuera del manejo del hombre, y el accionar de Estado, considerado “el peor socio que tiene la producción primaria”.

“El Estado, a través de su política financiera, que permite que los bancos cobren tazas usurarias y el Estado en sí mismo, cargando con impuestos que son impagables para los pequeños productores, hoy es el peor asociado que tiene la producción argentina”, dijo sin rodeos el presidente del Distrito 9 de la Sociedad Rural Argenina y actual vicerrector de la Universidad Nacional del Chaco Austral, Manuel García Solá.

Manuel Garcia Solá, dirigente ruralista y titular del distrito 9 de la Sociedad Rural Argentina. “Es imposible sostener la producción con tanta presión impositiva”, dijo.

El cambio de visión, en la búsqueda de ayudar al campo y no entorpecerle el trabajo, “debe modificar toda una serie de políticas estatales que se aplican”. En este sentido, no solamente puso énfasis en la elevada presión impositiva, sino que también cuestionó las políticas que se aplican para garantizarle buena calidad de vida al sector.  

“HACER CASAS EN LAS CHACRAS”

En el ejemplo, se refirió a la planificación de viviendas, considerando que “es un disparate que se sigan construyendo unidades habitacionales en los alrededores de las ciudades o pueblos, porque eso es sólo de interés para las empresas constructoras”.

“Lo racional es construirle una casa confortable al productor en su chacra, llevarle servicio de energía eléctrica, conectividad, salud y educación para que no abandone el campo”, criticó. “Es un cambio de paradigmas global, que requiere de una discusión estratégica”, afirmó.

CAMBIAR LOS PARADIGMAS

“Soy de los que piensan que un cambio de paradigmas es necesario para muchas cosas, como por ejemplo en el asociativismo”, señaló el directivo de la universidad chaqueña. No dejó pasar la referencia histórica que da cuenta que el “trabajo asociado estuvo relacionado a la inmigración de colonos centroeuropeos a mediados del siglo XX”. “Esa forma de cooperativismo tiene que mutar y debe transformarse en un asociativismo que les permita disponer conjuntamente a los productores, de maquinaria agrícolas de última tecnología”, enfatizó.

El cambio de paradigmas es necesario si se quiere volver a ver a los pequeños chacareros sembrar algodón. “En la medida que aprendan a asociarse, los productores de pequeña escala pueden hacer algodón, siendo la opción del cooperativismo chaqueño para reconvertirse dejar de ser entidades de desmote y comercialización para pasar a ser cooperativas de industrialización”, analizó García Solá.

PRODUCTORES INDUSTRIALES

El dirigente ruralista considera que “se debe generar asociativismo de producción algodonera con mentalidad industrial”. En el análisis, el referente universitario entiende que se “debe armar una estructura con sembradoras neumáticas, cosechadoras automáticas y equipamiento, que un productor solo de 50 hectáreas no puede comprar”.

“Si se asocian 20 agricultores de 50 hectáreas, coordinan sus actividades y trabajan en conjunto, sumando la parte del proceso formativo, sí pueden volver a sembrar algodón”, remarcó.