Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/209007

El cicloturismo se va adueñando de la próxima temporada

Esta semana, referentes de las distintas localidades que integran la Región “Tierra de Palmares” y prestadores de servicios de biciturismo y cicloturismo, se reunieron en Colón, la capital del turismo entrerriano, para trabajar en red y desarrollar programas en conjunto que permitan promover esta actividad en toda la región.

Andar en bicicleta, además de ser una actividad placentera, permite conocer los destinos turísticos, de una manera diferente al de otros medios de transporte, es amigable con el medio ambiente, y en esta región de paisajes inigualables enmarcada por el imponente río Uruguay y sus palmeras, hay un abanico de sitios para la práctica de esta actividad. Algunas localidades de Tierra de Palmares, ya han generaron alternativas de recorridos propios, y la propuesta es establecer una red no solo de promoción como oferta turística, sino de todo lo necesario para que esta actividad sea segura, y asociada a otras opciones que deben ser consensuadas y ordenadas.

 Asimismo, en el encuentro se planteó la necesidad de conocer la normativa de cada localidad en cuanto al cicloturismo y biciturismo, y de mantener una comunicación fluida para que en cada lugar estén al tanto del grupo de ciclistas guiados que se traslada, en caso de ser necesario algún tipo de asistencia.

Por otro lado, se dialogó acerca de la habilitación de cada Municipio para el prestador que brinde el servicio como así también la coordinación con el sector público a fin de brindar un servicio con altos estándares de seguridad y realmente atractivo, respetando las normas de tránsito nacionales.

 “Es necesario socializar la actividad del cicloturismo y no solo promocionar el atractivo, si no también hacer conocer los cuidados que se deben tener, con el objetivo de regular la actividad y que el visitante tenga en cuenta la seguridad y la calidad del servicio que va a contratar” se manifestó en la fructífera reunión de trabajo.

Una experiencia para todos los gustos

Unas tres horas al sur de la capital mendocina, la pintoresca ciudad de San Rafael conmueve al turista con su marco de exultante naturaleza, entre montañas y lagos que se abrazan en una trama multicolor. El paisaje urbano es una extensión del entorno, en el que la bicicleta irrumpe como vehículo habitual de residentes y visitantes; con circuitos aventureros tanto para principiantes como para expertos; con recorridos por la historia, la cultura y los sabores de esta perla cuyana. 

Ubicada al norte del Río Atuel y sobre el Río Diamante, la geografía de San Rafael se adapta a las necesidades de cualquier ciclista de mountain bike, con circuitos para los niveles inicial, intermedio y avanzado tanto en la zona de Valle Grande como en el Cañón del Atuel y en el Cañón del Diamante; y también en Villa Las Tinajas. Muchos de estos recorridos están marcados por las numerosas competencias que se realizan habitualmente: duatlón, triatlón y pentatlón.

La gran diversidad de opciones permite que puedan disfrutar estos recorridos, tanto aquellos ciclistas que gustan de grandes desafíos deportivos, donde prevalece el esfuerzo físico, como de aquellas personas que utilizan la bicicleta para desplazarse en sus lugares de residencia y que busquen nuevas experiencias de aventura.

El entorno sanrafaelino dota a cada salida de una escenografía atrapante. En el Cañón del Atuel, el circuito por camino de ripio es el mismo que utilizan los vehículos a motor, con bajadas en pendiente muy exigentes, enmarcadas en un paisaje que envuelve, entre coloridas geoformas que salen al paso y cóndores que parecen monitorear la vida montaraz. El lago y la imponente central hidroeléctrica completan la majestuosa postal.

En Villa Las Tinajas, los senderos de montaña se caracterizan por la presencia pedregosa, la sierra pintada y el parque arqueológico, que parecen obsequiar a la salida de recreación deportiva en bicicleta de una fuga en el tiempo, transitando la prehistoria. Las personas parecen perderse en la inmensidad de una composición trascendental. Desde las alturas, los ineludibles retratos se bañan de colores inasibles.

A San Rafael arriban cada año familias que disfrutan de las aventuras en 4x4 y deciden apagar sus motores para brindarse a la aventura en bicicleta. También lo hacen aquellas que gustan del entrenamiento frecuente y las actividades al aire libre. Incluso se suben a las bicicletas, personas acostumbradas al pedestrismo. Y un fenómeno recurrente es también el de grupos de amigos que con tiempo se contactan con los servicios locales de bicicletas para solicitar la programación de recorridos para conocer circuitos de diversa dificultad en dos, tres o cuatro días consecutivos. Se les prepara la logística, se trackean senderos e incluso se les acompaña para responder a cualquier eventualidad o recurrir a rutas alternativas.

Es tan común que familias, grupos de amigos, parejas y personas individuales se informen previamente y reserven servicios, como también que arriben por la ciudad y empiecen a preguntar hasta encontrar la propuesta más acorde a sus expectativas. Al tratarse de una ciudad amigable con la bicicleta y con toda actividad al aire libre en general, San Rafael ofrece una respuesta para ambos tipos de visitantes, haciendo de este destino un lugar de disfrute y bienestar.

Hay circuitos mapeados que pueden consultarse por internet o bajándose aplicaciones que cuentan con comentarios de quienes ya los conocen; hay algún tipo de cartelería también; pero principalmente hay un conocimiento general en la ciudad sobre las opciones que la región ofrece para los amantes de las bicicletas. Preguntando, se llega a todos lados, dicen en San Rafael, acostumbrados a acompañar las inquietudes de quienes les visitan.

Se trata de una ciudad que vive habitualmente en bicicleta. Se trata de una característica distintiva de la localidad que suele sorprender a quienes arriban por primera vez. Grandes y chicos se manejan habitualmente en este vehículo saludable, para ir a hacer las compras, para ir a la escuela, para ir al trabajo, para salir de visitas o simplemente como actividad recreativa. Esto ha generado que el tránsito vehicular del lugar esté adaptado a esta manera de vivir y que abunden las bicisendas. Esto garantiza no sólo comodidad para los visitantes, sino también seguridad.

La historia y la cultura de San Rafael está atravesada también por la producción olivícola y vitivinícola, con la presencia de numerosas bodegas, entre tradicionales y modernas, tanto en la misma ciudad como en los alrededores. Recorridos pautados o didácticos mapas permiten recorrerlas con sólo alquilar circuitos guiados o las mismas bicicletas.

Sin dudas, para conocer acabadamente a San Rafael, Mendoza, hay que permitirse subirse a la bicicleta. Opciones hay para todas las necesidades. La sugerencia es informarse con la gente del lugar y apelar a guías y servicios locales, no sólo para adquirir recorridos y alquilar las bicicletas, sino fundamentalmente para dotarse de las recomendaciones y sugerencias que permitan arribar a los lugares más notables de esta ciudad, tan amigable con la bicicleta en un marco lleno de naturaleza.

Notas Relacionadas