Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208659

El fuego continúa siendo una amenaza también en la zona urbana

En Sáenz Peña fueron más de una docena las intervenciones realizadas por bomberos, poniendo en peligro viviendas y la integridad de las personas.

SÁENZ PEÑA (Agencia) - El fuego continúa siendo un peligro latente en un contexto de sequía y vientos intensos que rotan posibilitando el avance rápido de la llamas, poniendo en peligro viviendas y la integridad de las personas.

Los incendios continúan siendo un peligro latente en un contexto de sequía y vientos intensos que rotan, posibilitando el avance rápido de la llamas.

El fin de semana en Presidencia Roque Sáenz Peña fueron más de una docena las intervenciones realizadas por bomberos, con ataque a focos ígneos de grandes dimensiones.

En el final de la pasada semana e inicio de esta, con viento del sur después de intensos días con ráfagas fuertes del sector norte, tuvo en la ciudad varios focos ígneos que requirieron del trabajo de las unidades de bomberos de la Policía del Chaco y del cuartel de voluntarios.

Las intervenciones, en su mayoría, se dieron por el avance de las llamas en terrenos sin ocupación en los que el fuego fue iniciado o se generó por accidente. Lo de accidental es cuestionable ya que, según lo mencionan los mismos bomberos, “una colilla de cigarrillo arrojada sin apagar no es un accidente, es fuego intencional”.

En el caso del cuartel de voluntarios, concretaron doce salidas entre el viernes y la madrugada del lunes. “Fueron cuatro intervenciones el viernes, tres el sábado, cuatro el domingo y una más a las tres de la madrugada del lunes”, resumió Pedro Jiménez, presidente de la Asociación Bomberos Voluntarios. Por su parte, la unidad de la Policía del Chaco, registró diez salidas, “algunas de las cuales tienen un trabajo en conjunto con el grupo de bomberos voluntarios, en el trabajo coordinado que se realiza”.

“La labor de las unidades fue repartida entre zona urbana y sector de las banquinas de las rutas, con fuego en un par de terrenos en la periferia, en basurales dentro de la ciudad y en terrenos baldíos”, detalló Jiménez.

En algunos casos, el fuego es utilizada como herramienta “de rápida limpieza de los predios”, pero el control del mismo no es efectivo, generando en consecuencia graves daños.

El fuego puso en riesgo la integridad física de vecinos y la estructura de viviendas, en la noche del domingo en el barrio San Martín.

FUEGO DESCONTROLADO

La magnitud y rapidez con la que puede avanzar el fuego quedó evidenciada en el anochecer del pasado domingo, cuando uno de los focos ígneos del fin de semana consumió rápidamente la materia seca disponible en un terreno desocupado y avanzó sobre las viviendas del lugar.

El foco ígneo se inició en terreno propiedad privada que ocupa más de media manzana y que, como consecuencia de las heladas, disponía de óptimo material combustible para las llamas. La situación pone en evidencia también a los dueños de esas propiedades privadas, que están sin ocupación y carecen de un adecuado mantenimiento para evitar que ocurran incidentes con los incendios.

El hecho ocurrido el domingo puso en riesgo la estructura de viviendas y la integridad física de los residentes, algunos de ellos adultos mayores que fueron advertidos por sus vecinos de la grave situación para que evacuen sus hogares. En el lugar debieron actuar cinco unidades hidrantes, dos de la Policía del Chaco y tres de bomberos voluntarios que lograron controlar el avance del fuego en pocos minutos, pero les llevó aproximadamente tres horas de trabajo nocturno para despejar cualquier posibilidad de reinicio del foco.

DÍAS ACTIVOS

Los días “intensos de trabajo” generaron intervenciones de vehículos hidrantes y personal la quema de pastizales que provocaron incendios de gran magnitud, que requirieron del refuerzo de labor entre los bomberos voluntarios y de la policía.

“En necesario que la ciudadanía se concientice de que el inicio de una pequeña fogata puede desencadenar un desastre, con el ingreso del fuego a las viviendas”, reclamó Nahuel Acosta, segundo jefe del cuartel de bomberos voluntarios de esta ciudad. “Después de las heladas comienza para nosotros la época de incendios, que es cuando más activo estamos porque los pastizales quedan secos y cualquier descuido o intencionalidad puede provocar mucho daño, es por eso que apelamos e insistimos con el mensaje para que los ciudadanos no utilicen el fuego como herramienta de limpieza”, remarcó.

La emergencia será diaria al menos hasta que ocurran lluvias, esperándose que los pronósticos que extienden esa posibilidad para finales de septiembre no se cumplan y se den chaparrones en los próximos días.

ALTOS COSTOS

Desde la observación referida a los costos, es de mencionar que “esa pequeña fogata iniciada” termina generando altos costos económicos tanto, resintiendo especialmente la caja de los bomberos voluntarios que solventan la actividad con el aporte solidario de la vecindad.

“Son gastos elevados los que requiere cada intervención, porque más allá de que nuestra labor es voluntaria y sin remuneración, hay que llenar los tanques de combustible de los móviles y proveer de todas las herramientas que permitan salir seguro al bombero, incluso de la hidratación que es esencial”, acotó finalmente Nahuel Acosta.