Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208501

Nuevos países petroleros rechazan restricciones climáticas a la extracción  

Los países que más recientemente se han convertido en productores de petróleo acapararon la atención en la Conferencia de Tecnología en Alta Mar de esta semana con ambiciosos planes para explotar hallazgos de crudo y gas, apurando el paso cuando se espera que haya una transición energética mundial hacia combustibles con menos emisiones de carbono.

 

Guyana y otros países que aspiran a extraer petróleo en alta mar consideran que no les incumben las restricciones

   En la conferencia -en la que destacaron los combustibles renovables y más limpios y los inversores que están abandonando la energía fósil-, Brasil, Ghana, Guyana y Surinam expusieron sus planes para bombear enormes hallazgos de petróleo y gas que podrían reconfigurar sus economías, si consiguen llevar el combustible al mercado antes de que sus valores se erosionen.

   El contraste entre sus objetivos y los de los gobiernos que se movilizan para reducir las emisiones netas de carbono a cero para 2050 quedó claro en la primera gran conferencia y exposición de tecnología petrolera de EEUU desde el inicio de la pandemia.

   La conferencia de este año en Houston, tradicionalmente un lugar en el que las empresas petroleras presumen de sus avances en aguas profundas, mostró los combustibles más limpios y la  urgencia de reducir las emisiones, con énfasis en la tecnología de bajas emisiones de carbono, la energía eólica marina y el hidrógeno de combustión limpia.

Petróleo, clave del futuro

   “Tenemos millones de personas sin electricidad en África”,  dijo el ministro de Energía de Ghana, Matthew Opoku Prempeh, en discurso del que se hicieron eco otros productores de energía  emergentes. “La transición energética no significa que dejemos nuestros recursos sin explotar”.

   “Con tres cuartas partes de Guyana cubierta de bosques, se pueden absorber las emisiones de carbono de los enormes descubrimientos de petróleo y gas que se están empezando a explotar”, aseguró Bharrat Jagdeo, vicepresidente de Guyana, en la conferencia. 

   “Se nos ha pedido que dejemos nuestro petróleo en el suelo. Creemos que eso es totalmente injusto”, dijo Jagdeo. “Al ser un país pequeño, ahora mismo no tenemos la capacidad ni el marco  para un funcionamiento óptimo de la industria petrolera, pero seguiremos mejorando”.

   Surinam, que comparte una cuenca petrolífera con Guyana, también cree que puede unirse al club de los principales productores y usar los ingresos del petróleo para financiar el desarrollo de combustibles más limpios. Está trabajando con las grandes petroleras TotalEnergies y Chevron, y la estatal Qatar Petroleum en exploraciones.

   “Tenemos que hacernos una idea de lo que la industria del petróleo y el gas va a ofrecer al final del día”, dijo Patrick  Brunings, director de exploración y activos del subsuelo de la empresa estatal de energía de Surinam, Staatsolie.  “Necesitaremos ese dinero para invertir en estas industrias  verdes”, dijo.

"La extracción en el mar es más limpia"

   Las nuevas cuencas marinas y algunas ya existentes, como la del Golfo de México, producen petróleo con menos emisiones de carbono gracias a tecnologías avanzadas y a pozos de mayor  volumen, dijeron los ejecutivos petroleros.

   Aunque la energía solar, la eólica y el hidrógeno aumenten como fuentes de energía, la demanda por combustibles fósiles no desaparecerá, según expertos. Los objetivos climáticos pueden verse favorecidos si los productores desarrollan yacimientos petrolíferos con emisiones de carbono potencialmente más bajas que las zonas tradicionales.

    “Lo que es necesario es que nos aseguremos de producir la energía que la sociedad necesita con una actitud responsable”,  dijo Verónica Coelho, jefa en Brasil de la noruega Equinor. Brasil, que ya es una potencia petrolera, considera que el petróleo enterrado bajo una gruesa capa de roca y sal es una de  las fuentes de combustible fósil menos contaminantes. 

   El gobierno de Jair Bolsonaro tiene previsto celebrar dos rondas de licitaciones este año y fomentar el desarrollo de las áreas “presal”. “El presal es un activo extraordinario y muy importante”, dijo Decio Oddone, director general del productor brasileño de petróleo Enauta Participacoes SA.

   Con horizontes de inversión de entre cinco y diez años antes de que pueda comenzar la producción en los nuevos yacimientos, los productores piden que se concedan nuevas licencias. “Con la transición energética, si no ofrecemos estos activos ahora, nos arriesgaremos a dejar recursos en el suelo”, dijo el regulador petrolero de Brasil, Rodolfo Saboia. “Esta es la última gran oportunidad”.

Notas Relacionadas