Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208313

River volvió al triunfo en la Liga Profesional

Previo a ir por la heroica ante Mineiro, los de Gallardo le ganaron 2-0 a Vélez y cortaron la sequía de cuatro partidos sin victorias. El de Liniers, hundido...

Festejo millonario, que mañana tiene entrenamiento a las 11 en River Camp. Foto: Prensa River.

La primera dosis de estimulación que aplicó Marcelo Gallardo empezó a generar algunos anticuerpos que invitan a la ilusión de cara a la revancha del miércoles contra Atlético Mineiro. El deté priorizó aceitar el funcionamiento del equipo por sobre el cansancio, y esa arriesgada apuesta dio sus frutos.

El necesario 2-0 ante Vélez significa mucho más que tres puntos para mantenerse expectante en la Liga Profesional: marca que River le puso punto final a la racha negativa, salió de la mala en un momento clave del semestre y se llevó varios aspectos positivos de cara a la batalla en el Mineirao.

Milton Casco fue una de las piezas claves en la victoria del equipo de Gallardo. Foto: Prensa River.

Ahora, el Horizonte es un poco más Belo a pesar de que el semblante del equipo sigue sin ser el habitual. Con una marcha menos a la hora de la intensidad, el primer tiempo no dejó conforme a un Gallardo que por momentos se sentó en el banco tratando de cranear cómo encontrarle la vuelta al bajón. Sin Enzo Pérez para la vuelta, MG hizo descansar a Zuculini, dejó en el banco a Jorge Carrascal y mandó a la cancha a Enzo Fernández y a Agustín Palavecino como prueba piloto para el choque copero.

El ex Defensa arrancó en el medio recostado sobre la izquierda, por momento intercambió la posición con Pala, volvió a su posición habitual, pero le costó engranar por su excesivo traslado de pelota y ese segundo de más a la hora de los pases. Sin embargo, la proyección del obrero incansable de Casco que derivó en el penal que le cometió Ortega marcó un antes y un después. Fernández, con mucha personalidad, no falló desde los 12 pasos y su primer gol en el club le dio un impulso para tratar de suplantar a su ídolo y homónimo en Brasil.

Con ese gol, River se sacó una mochila que pesaba una tonelada. Se soltó, mostró chispazos de buen fútbol y empezó a marcar diferencias ante un Fortín que no levanta y depende demasiado de las gambetas y el atrevimiento de Thiago Almada, el mismo que casi no sumó minutos en los Juegos Olímpicos. Y si hablamos de Tokio, Milton fue un maratonista que se llevó la medalla de oro del partido.

Brian Romero puso el 2 a 0. Foto: Prensa River.

Horas después de que Sevilla oficializara la llegada de Gonzalo Montiel, Casco empezó a hacer olvidar a Cachete. Fue decisivo en ataque, estuvo firme a la hora defender y hasta le metió un pase exquisito a un Braian Romero que fue otra de las buenas noticias de la noche: falló un mano a mano al minuto, no pudo coronar con gol la habilitación de Milton, pero sobre el final se reencontró con el gol.

Después del fuerte mensaje de Gallardo, el equipo le respondió, levantó la cabeza y logró salir de las pálidas. Ahora, con la ilusión renovada, va por una nueva heroica en Brasil...

Fuente: Olé. 

Notas Relacionadas