Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208259

La recaudación impositiva anticipa un freno en la recuperación  de la actividad económica

La evolución real de la  recaudación impositiva guarda una relación directa con la  actividad económica y la desaceleración de la primera de las  variables en los últimos meses podría ser un anticipo de un  freno en la recuperación de la economía.

   El dato es seguido con atención en por el gabinete económico  de cara a las elecciones y explica en parte la adopción de las  últimas medidas de estímulo al consumo, con una preocupante  realidad subyacente: el crecimiento real de la recaudación de  julio fue del 9,9%, el menor desde febrero y cuatro veces  inferior al récord de abril.

   Los últimos datos recopilados por la Oficina de Presupuesto  del Congreso (OPC) revelan que, además de la correspondencia  entre las dos variables, en todos los casos los porcentajes de  la recaudación son levemente superiores a los de la actividad,  aunque a veces la brecha es de más de doce puntos.

   Como los informes de recaudación son difundidos por el  Ministerio de Economía el primer día hábil del mes siguiente y  el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) se da con un  rezago de dos meses por parte del Instituto Nacional de  Estadística y Censos (INDEC), el primero suele utilizarse a modo  de anticipo del segundo.

   Al respecto, el último EMAE (que a su vez sirve de anticipo a  la difusión trimestral del PBI) es el correspondiente a mayo, en  el que la actividad económica tuvo un crecimiento interanual del  13,6%, en tanto la recaudación impositiva registró un alza del  16,1%.

   El EMAE de junio será dado a conocer por el INDEC el próximo  jueves 19 de agosto, en tanto habrá que esperar hasta el 28 de  septiembre para conocer los datos correspondientes a julio.

   ‘La recaudación en términos reales continúa reflejando una  alta respuesta al nivel de actividad‘, destacó la OPC, que  realizó un seguimiento mensual de las variaciones de la  recaudación en términos reales y del EMAE.

   Así, en abril de 2020, el primer mes de aplicación plena del  Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) y  considerado por el ministro Matías Kulfas como ‘el peor de la  historia‘ para la industria, la recaudación tuvo una caída real  del 22,3% y el EMAE del 26,4%.

   Desde entonces, la evolución de la recaudación y la actividad  continuaron con la relación directa, con la particularidad que  en todos los meses de 2021 el EMAE se ubicó por debajo de los  ingresos tributarios.

   En el primer bimestre ambas variables mostraron una  recuperación respecto de los magros resultados del primer tramo  de la pandemia, pero con registros positivos en la recaudación  (6% en enero y 8,2% en febrero) y aún negativos en la actividad  económica (-2% y 2,6%, respectivamente).

   A partir de marzo -en el que comenzaron las comparaciones  interanuales con la pandemia como protagonista- comenzó el  incremento tanto en la recaudación real (20,8%) como en el EMAE  (11,4%).

   El punto máximo en ambas variables se registró en abril, con  el 404% en la recaudación y el 28,3% en la actividad económica.

   Mayo, con el 16,1% en los ingresos tributarios y 13,6% en el  EMAE es por el momento el último mes con los dos datos  disponibles, pero junio y julio mostraron una atenuación del  crecimiento de la recaudación que, si continúa la relación  directa entre las dos variables, anticiparía una evolución  similar de la actividad.

   En ese sentido, el crecimiento real de la recaudación se  redujo a 12,5% en junio y a 9,9% en julio.