Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208075

Tokio clausura los Juegos y le entrega la bandera olímpica a París 2024

Tokio entregó el domingo la bandera  olímpica a la alcaldesa de París, sentando las bases para los  Juegos de 2024, en una ceremonia de clausura olímpica que contó  con escenas de parques en ambas ciudades haciendo hincapié en el  contacto humano a pesar de la pandemia.                 

Momentos después de que se apagara la llama en el Estadio  Olímpico, una salva de fuegos artificiales multicolores iluminó  el cielo nocturno de Tokio mientras los atletas ya se dirigían a  las salidas del lugar.        

        

Los atletas tuvieron un vistazo de la vida cotidiana de  Tokio, cuando la ceremonia de clausura se transformó brevemente  en un parque con césped, músicos callejeros y ciclistas de BMX,  en una despedida tras las semanas pasadas bajo el régimen de  unos Juegos pandémicos.                 

Los artistas bailaron, saltaron y jugaron al fútbol,  mezclándose y saludando a los atletas. Los organizadores dijeron  que la escena estaba pensada para que los deportistas pudieran  ‘experimentar Tokio‘, un guiño conmovedor al hecho de que muchos  pasaron su tiempo en los Juegos encerrados en habitaciones o  compitiendo.          

Fue un cierre inusual para unos Juegos que se vieron  trastornados por la pandemia y que estaban destinados a mostrar  la recuperación de Japón tras el devastador terremoto, el  tsunami y la crisis nuclear de 2011.    

            

Tras ser aplazados por un año, los organizadores dijeron que  los Juegos servirían como símbolo del triunfo del mundo sobre la  pandemia. Celebrados sin espectadores y con las variantes del  COVID-19 resurgiendo, no alcanzaron el éxito ni el rédito  económico que Japón buscaba.                 

En su lugar, el país anfitrión tiene que cargar con gastos  por 15.000 millones de dólares, el doble de lo que esperaba  inicialmente, y sin un boom turístico que lo compense.                 

En París, miles de aficionados que ondeaban la bandera  tricolor se agolparon cerca de la Torre Eiffel.     

La música pop sonó mientras los medallistas de Tokio Teddy  Riner y Clarisse Agbegnenou saltaban al escenario. Los planes de  izar una bandera olímpica gigante desde la Torre Eiffel se  abandonaron debido a los fuertes vientos que soplaron en el  lugar.                 

Francia promete unos Juegos Olímpicos de 2024 ‘para el  pueblo‘, después de una cita en Tokio sin espectadores. Sin  embargo, en una señal de que esos días están lejos, la entrada  del público a la zona de aficionados sólo se permitió previa  presentación de un certificado de vacunación o una prueba  negativa de COVID-19.                                  

ENFADO DEL PÚBLICO                 

El enojo de la opinión pública por la respuesta a la  pandemia y la lentitud en la aplicación de la vacuna han dañado  gravemente la posición del primer ministro japonés, Yoshihide  Suga. Las encuestas muestran que la mayoría de los japoneses se  oponía a la celebración de los Juegos durante la pandemia.                 

En un guiño a la diversidad, se celebró por primera vez una  ceremonia de entrega de medallas tanto para la prueba del  maratón femenino y masculino. El himno keniano sonó dos veces el  estadio, con capacidad para 68.000 espectadores, para los  medallistas de oro Peres Jepchirchir y Eliud Kipchoge.                 

Aun así, los organizadores parecen haber evitado que los  Juegos de Tokio se conviertan en un evento de superdifusión del  COVID-19, algo notable si se tiene en cuenta que unas 50.000  personas se reunieron en medio de la pandemia.              

  
En una muestra de las medidas para prevenir los contagios,  los ganadores aceptaron sus premios en bandejas, poniéndose las  medallas alrededor del cuello, aunque los protocolos de  distanciamiento social que impedían los abrazos, por ejemplo,  fueron ampliamente ignorados a lo largo de los Juegos.                 

Mientras que la burbuja -el conjunto de sedes y hoteles a  los que se confinó a los visitantes olímpicos- parecía  mantenerse, en otros lugares algunas cosas se salieron de  control. Impulsadas por la variante Delta del virus, las  infecciones diarias se dispararon a más de 5.000 por primera vez  en Tokio, amenazando con saturar sus hospitales.                 
En lo estrictamente deportivo, Estados Unidos terminó a la cabeza del palmarés con 39 medallas de oro, una más que China.  Japón quedó en el tercer puesto del medallero con 27 oros.                 

Notas Relacionadas