Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/207852
POR SEGUNDA VEZ EN PANDEMIA, LA MILENARIA TRADICIÓN VOLVIÓ A CUMPLIRSE

La otra vacuna: la caña con ruda “inmunizó” a los pobladores locales

Como cada 1 de agosto, el brebaje se compartió en distintos puntos de la capital chaqueña. También se desarrollaron varias actividades culturales en torno a la costumbre.

Ayer fue 1 de agosto, día que en el NEA se toma la caña con ruda, una tradición milenaria que promete inmunizar a quien lo tome de los males del invierno.

La tradición se realiza cada 1 de agosto desde hace muchísimos años. Es parte de la cultura chaqueña.

Es también llamada “una vacuna”, que inmuniza contra enfermedades estacionales.

El Chaco siempre siguió con la costumbre, y hasta obtiene reconocimiento institucional como costumbre arraigada en la provincia.

Es así que desde el Instituto de Cultura provincial, sobre todo por medio del Museo del Hombre Chaqueño, se realizan actividades vinculadas cada año.

Ciudadanos de Resistencia probaron la caña con ruda para inmunizarse contra los males del invierno.

Según cuenta la historia, los pueblos originarios guaraníes comenzaron a tomar caña con ruda porque durante el invierno porque, generalmente, en agosto se daba un pico de muertes de mujeres, niños y hombres por enfermedades.

Además, las continuas heladas arruinaban las cosechas, lo cual se traducía en una temporada muy difícil para la comunidad. Los caciques y los brujos fomentaron la práctica de tomar caña con ruda como remedio natural para espantar esos males individuales y colectivos.

Este trago sigue tomándose cada 1 de agosto como tradición al día de hoy.

LA BEBIDA

La ruda es la mezcla de caña blanca paraguaya o ginebra con hojas de ruda. Se bebe en ayunas y preferiblemente por la madrugada y se toma en tres sorbos, siete cortos o de un trago largo.

Para los males del invierno, un sorbo o tres tragos, lo que prefiera el tomador para aplicarse “la vacuna”.

La caña con ruda es una medicina casera y ancestral para mejorar la salud. Es un desparasitante, cura malestares estomacales y la irritación de picaduras de insectos.

Se cree que atrae la buena suerte y protege de los malos espíritus. La bebida se prepara cada 1 de agosto para consumirla al año siguiente.

Notas Relacionadas