Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/207734

Mañana comienza la inscripción y el martes la vacunación infantojuvenil anticovid 

Quienes deseen acceder deberán registrarse en la plataforma Elijo Vacunarme y consignar la afección que se padece. Para quienes tengan barreras con el acceso digital podrán presentar el certificado en la posta. La legislación no establece la necesitad del consentimiento de un adulto desde los 13 años.

Autoridades del gobierno provincial dieron detalles de lo que será la vacunación infantojuvenil contra el Covid a partir de la recepción este jueves de 23520 dosis del fármaco Moderna.

Siempre sobre la base de estimaciones nacionales en virtud de que se trata de una población que no necesariamente pasa por el sistema público de salud, Chaco cuenta con unos 150 mil adolescentes de entre 12 y 17 años y de ello se cree que entre el 20 y el 22 por ciento posee alguna comorbilidad que asociada al coronavirus puede representarse en un cursado grave o hasta la muerte.

Siempre en tren de cálculos, se estima que la población objetivo en esta instancia son unas 33 mil personas lo que se certificará o no en la plataforma dispuesta para la inscripción.

Este viernes comenzará la inscripción en Elijo Vacunarme (la misma que se utilizó para el caso de adultos) el lunes se darán los turnos y el martes comenzará la vacunación. También, con buen tino, se dispuso que aquellos que tengan alguna barrera de acceso digital podrán concurrir a postas que todavía no se conocen si serán las mismas que se vienen utilizando o habrá especiales con el certificado médico que otorgue el pediatra para acceder a su dosis.

Otra cuestión que se subrayó en la conferencia de prensa en la que estuvo el gobernador Jorge Capitanich y la flamante ministra de Salud Carolina Centeno tiene que ver con el consentimiento en virtud de la edad.

Con la reforma, el Código Civil y Comercial, en su artículo 26 establece que “se presume que el adolescente entre trece y dieciséis años tiene aptitud para decidir por sí respecto de aquellos tratamientos que no resultan invasivos, ni comprometen su estado de salud o provocan un riesgo grave en su vida o integridad física y a partir de los dieciséis años el adolescente es considerado como un adulto para las decisiones atinentes al cuidado de su propio cuerpo”.

Es decir en caso de que existiera una colisión de intereses, se priorizará la voluntad del adolescente.

Notas Relacionadas