Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/207710

El Mehari, un todo terreno de verdad

El Citroën Méhari fue un todo terreno de la década de los 70. Pero un todo terreno en el mejor sentido de la palabra: estaba diseñado para atravesar todo tipo de terrenos, al igual que el Citroën 2CV sobre el que estaba construido.

Méhari es la palabra usada en el norte de áfrica y el Sahara para referirse a los dromedarios, animales frugales, capaces de recorrer largas distancias cargados de bultos y el coche no defraudó a su nombre volviéndose más SUV que muchos SUV: la variante de tracción integral que se lanzó en Europa en 1979 podía superar pendientes de hasta el 60%.

La clásica imagen el Citroën Mehari un proyecto de la empresa pensando como vehículo recreativo que terminó siendo un todo terreno versátil y muy usado en tareas del campo.

Tenía una altura libre al suelo de 18 cm y una articulación de ruedas impresionante, gracias a su suspensión independiente a las cuatro ruedas. Su esquema de suspensiones es el mismo que el del 2CV articulada en dos botellas con resortes que interconectan eje delantero y trasero.

Su bajo peso le daba inusuales aptitudes para los caminos con barro y el pequeño motor refrigerado por aire era más que suficiente.

Otra imagen de la restauración que muestra el poco conocido interior del Mehari.

El emblemático modelo fue lanzado en Europa en 1968 y En Argentina se fabricó desde 1971 hasta 1979. Fue Roland Paulze d'Ivoy de la Poype quien diseñó una carrocería construida en plástico ABS quien le vendió la idea a Citroën y los primeros ejemplares fueron construidos por un tercero para la compañía francesa, pero tal fue el impacto entre el público que la producción debió trasladarse a la fábrica d'Ivry-sur-Seine (antigua fábrica Panhard), cerca de Villejuif, donde de la Poype había creado el Méhari.

En Argentina

El Méhari nacional fue lanzado en 1971 con diferencias respecto del modelo europeo, ya que aquí tenía la mecánica del Citroën 3CV dado las extensas distancias de los caminos de la región. Los frenos eran a tambor y no a disco como llevaba el Méhari francés. Tampoco tenía carrocería de ABS, sino de fibra de vidrio.

Este no es un Mehari. Es un IES Safari armado en Argentina por un proveedor de Citroen luego de que la firma se fuera del país. La característica principal es la rueda de auxilio sobre el capó.

En 1978, Citroën se lanzó el Méhari II, que se destacó por tener llantas más anchas y carrocería de color naranja, motivo por el cual se lo conoció como "la naranja mecánica". Cuando Citroën Argentina bajó las persianas de su fábrica debido a la crisis, una autopartista de la marca francesa (EMECA) logró ensamblar unas pocas unidades durante 1980.  En total, entre 1971 y 1980 se fabricaron 3.997 unidades.

El popular vehículo tuvo su reedición de la mano de Industrias Eduardo Sal Lari (IES), una compañía que continuó la producción de los automóviles Citroën con el stock existente en la planta de Barracas.

Este Mehari europeo en restauración muestra el chasis de tubos de acero, el punto más débil del coche ya que con los años se oxida.

En 1983 la empresa lanzó el IES Safari, un vehículo que se diferenciaba del Méhari por montar la rueda de auxilio sobre el capot (el original la llevaba en la caja de carga). Este modelo se fabricó hasta 1985.

Notas Relacionadas