Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/207644

El Chaco espera definiciones nacionales para empezar a vacuna a niños y adolescentes

El Director del Hospital Pediátrico remarcó la importan­cia de inmunizar a niños, niñas y adolescentes contra el virus. Esta semana, definen los criterios en nación.

Ante el inminente inicio del proceso de inmunización de niños, niñas y adolescentes, el director del Hospital Pediátrico “Avelino Castelán”, Hugo Ramos, destacó la importancia de que los menores concurran a la vacunación para ampliar la cobertura de la mayor proporción posible de la población contra el virus.

“La recomendación siempre es que los chicos accedan a las vacunas, si bien las comorbilidades a tener en cuenta para definir el grupo prioritario ya están establecidas, estamos a la espera de los lineamientos que bajará la Nación esta semana”, explicó ante la consulta de NORTE.

La posibilidad concreta de que este grupo etario acceda a la inmunización surgió la semana pasada, cuando la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) aprobó la utilización de la vacuna contra el coronavirus de Moderna para los jóvenes de entre 12 y 17 años.

Esa aprobación o la de la FDA estadounidense eran esperadas por el gobierno argentino para avanzar en la aplicación en adolescentes. La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizotti, adelantó que el martes se definirá en el Consejo Federal de Salud (COFESA) cuándo y cómo se comenzará a vacunar a menores de 18 años.

Se estima que hay unos 900.00 adolescentes de entre 12 y 17 años con comorbilidades en el país, con lo cual, se requerirían 1.8 millones de dosis para completar los esquemas, teniendo en cuenta que los fármacos pueden utilizarse indistintamente como primera o segunda dosis.

FACTORES DE RIESGO

“Hay muchos más chicos con factores de riesgo de lo que comúnmente nos imaginamos, por eso hay que estar atentos a las definiciones que se vayan tomando desde la Nación y la Provincia, y concurrir a la vacunación cuando comiencen a concretarse las convocatorias”, sintetizó el director del Pediátrico.

Ramos detalló que las enfermedades de base a tener en cuenta para la inmunización contra el COVID-19 son idénticas a las de la antigripal.

La Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) incluye en esta lista enfermedades respiratorias crónicas como hernia diafragmática, enfisema congénito o displasia broncopulmonar; y asma moderada o grave.

También enfermedades cardíacas como enfermedad coronaria, reemplazo valvular, valvulopatías o cardiopatías congénitas; Inmunodeficiencias congénitas o adquiridas y desnutrición grave.

La lista incluye asimismo obesos con índice de masa corporal mayor a 40, diabéticos, personas con insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en los siguientes seis meses. Retraso madurativo grave en menores de 18 años de edad y síndromes genéticos; entre otros.

La vacuna de Moderna se administra en dos dosis y demostró una eficacia del 94,1% contra el COVID-19 sintomática.

Presentó buenos resultados en población adolescente y generó títulos neutralizantes contra las nuevas variantes del virus en las personas inmunizadas, según ensayos clínicos.