Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/207385

El contrabando de soja, tiene a la ruta 16 como clave para su traslado

Un informe del Ministerio de Seguridad de la Nación hace referencia a operativos y decomisos que fueron realizados por la Dirección Nacional de Estadística Criminal.

SAENZ PEÑA (Agencia) -La ruta nacional 16, conocida como corredor biocéanico, sigue marcando ser una carretera clave para el transporte de productos y servicios, pero también para el contrabando.

La Ruta Nacional 16 es utilizada para la distribución de cargamentos de soja sin el aval legal correspondiente, y que intenta salir de país por contrabando.

La ruta atraviesa transversalmente la provincia del Chaco y además de tener cruces con rutas nacional como la 95 que une Santa Fe con Formosa, la 11 en Resistencia que también conecta con ambas provincias, y en Avia Terai converge con la 89 que a Santiago del Estero.

El corredor, comunica además con Corrientes, que tomando la ruta nacional 12 va a Misiones  y de allí a Brasil y Paraguay, y hacia el oeste, comunica con Salta haciendo conexión con la Ruta Nacional 9.

El Ministerio de Seguridad de la Nación, hace referencia en un informe que la titular de esta cartera, Sabrina Frederic, presentó sobre operativos y decomisos de granos desde que asumió como ministra y que fueron confeccionados por la Dirección Nacional de Estadística Criminal.

UN CASO TESTIGO

Apenas 24 horas antes del decomiso, hace un mes,  de 56 toneladas de granos de soja, la sección Núcleo del Escuadrón “Sáenz Peña” de Gendarmería Nacional había detectado y detenido a un camión en el kilómetro 220 de la Ruta Nacional Nº 16, en Avia Terai, Chaco. En circunstancias similares, en este caso el rodado detenido trasladaba 30 toneladas de soja de manera irregular. Allí, los miembros de la GNA incautaron la soja y, por orden judicial, también al camión y su acoplado. Nuevamente, la carta de porte se encontraba “adulterada” o “falsificada”, lo que motivó que, siguiendo la información de la AFIP y las órdenes de la Fiscalía Federal de Sáenz Peña a cargo de Carlos Amad se procediera a las incautaciones señaladas.

En dicha oportunidad, la documentación no acreditaba los dichos del conductor respecto del traslado de los granos. Por ende, detenido el camión y tras la llegada al lugar del presunto propietario con una nueva carta de porte, se volvió a detectar irregularidades documentológicas. En dicho caso, además, se logró establecer que la documentación presentada estaba adulterada, lo que fue considerado por la Fiscalía Federal de Sáenz Peña para el decomiso e inicio de la causa e investigación judicial.

Gendarmería Nacional viene neutralizando la comercialización ilegal de granos y la pretendida exportación para evadir controles aduaneros, retenciones fiscales y la exportación y comercialización fuera del país para incrementar ganancias (que no son declaradas en el país) y acceder a divisas, todo lo cual daña la recaudación que el Estado realiza sobre la producción y comercialización de granos así como sobre el control de su base monetaria, dice el informe oficial. La afectación, a su vez, impacta sobre la producción del complejo agroindustrial del país.

EN VILLA MINETTI

Agentes de la Guardia de Seguridad Rural Los Pumas detuvieron el  jueves pasado a tres hombres por un robo de soja a un productor agropecuario de la zona rural de Villa Minetti, provincia de Santa Fe.

A raíz de la denuncia del productor, los efectivos iniciaron una investigación a cargo de la Fiscalía y dieron con los principales involucrados en el hecho. En el lugar secuestraron 8 mil kilos de soja, que fueron reconocidos por la víctima, tres celulares y un vehículo.

UN NEGOCIO OCULTO

El negocio del contrabando que factura 120 millones de dólares por año, dice un informe firmado por Ernesto Azarkevich y publicado por Clarín.

Las cargas llegan en camiones a orillas del río Uruguay. Allí, embolsan y pasan en barcazas a Brasil. Evasión de retenciones y brecha cambiaria, añade.

La fuga de soja -y dólares- por la frontera con Brasil no se detiene. Todos los intentos por desalentar el contrabando de la oleaginosa resultaron vanos hasta el momento porque la brecha existente entre los valores locales y los que se pagan del otro lado del río Uruguay son abismales.

Sin tener que tributar derechos de exportación -léase retenciones- y tomando como referencia el valor del dólar blue, una carga de soja duplica su valor en los pagos de Jair Bolsonaro.

EL FOCO EN MISIONES

Ni las fuerzas federales que operan en Misiones ni la Agencia Tributaria se animan a calcular la cantidad de soja que pasa por la provincia y termina escurriéndose hacia Brasil en pequeñas embarcaciones que los lugareños llaman “caícos”. Se sabe que entre 80 y 100 camiones arriban semanalmente a la provincia con el poroto, pero es un misterio si las toneladas declaradas son reales.

Desde la Justicia Federal dijeron que la mayoría de los procedimientos que se realizan en las rutas de Misiones terminan en una infracción tributaria porque la soja es transportada con cartas de porte que presentan inconsistencias y en algunos casos son falsas. Y todo se resuelve con el pago de una multa.

Diferente es la situación cuando el transporte es sorprendido en la costa del río Uruguay con la carga. En esos casos -los menos- se abre una causa penal por contrabando en grado de tentativa, pero nadie va preso. Sólo en el Juzgado Federal de Oberá hay cerca de 20 causas penales abiertas por el contrabando de soja hacia Brasil. En los próximos meses es probable que una de ellas, con una decena de procesados, sea elevada a juicio oral.

El juez Alejandro Gallandat Luzuriaga dijo que tanto la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) como la Unidad de Información Financiera (UIF) se constituyeron en querellantes en las causas que se tramitan en Oberá. Esos organismos son los más interesados en obtener datos sobre las maniobras que generan millonarias pérdidas al Estado.

¿Quién maneja el negocio?

SAENZ PEÑA (Agencia - A pesar de que el negocio ilícito ya lleva más de dos años, los investigadores todavía no tienen en claro si es manejado por una organización o por cuentapropistas que adquieren la soja en la zona centro-norte del país para obtener una buena tajada corriendo mínimos riesgos. “Los transportistas nunca son los mismos y cuando los llamamos a declarar no aportan datos significativos para que podamos llegar hasta los propietarios de la carga”, admitieron en el Juzgado.

Otro dato que llama la atención es que en los allanamientos que se realizaron no se decomisaron sumas de dinero elevadas. Una hipótesis que intentan corroborar los investigadores es que el dinero queda en Brasil y es invertido en propiedades por los familiares de los contrabandistas. O bien son cambiados por tractores y otros implementos agrícolas que terminan en las chacras misioneras.

Desde febrero pasado la Agencia Tributaria de Misiones aplica una multa de 900.000 pesos por cada carga no declarada en los puestos fiscales que existen en los accesos, sobre las rutas nacionales 12 y 14. El organismo señaló que en los primeros cinco meses del año fueron interceptados 85 camiones con soja floja de documentación. Sólo en concepto de pago de multas, ATM recaudó más de 900 millones de pesos, pero eso tampoco alcanzó para frenar el negocio. Como se intensificaron los controles en los puestos fijos de la agencia tributaria, los contrabandistas empezaron a utilizar caminos secundarios para ingresar a la provincia. La Policía sorprendió a varios camiones circulando con sus preciadas cargas por estrechos caminos de tierra, en la zona rural de San José, muy cerca del límite con Corrientes.