Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/207009

¿Realmente contaminan menos los eléctricos?

El cliente sale silenciosamente de la sala de exposiciones de Tesla en un nuevo y elegante Model 3 eléctrico, satisfecho de estar luciendo bien y de estar aportando tu granito de arena al planeta.                

Sin embargo, tendrá que conducir más de 21.725 kilómetros antes de hacer menos daño al medio ambiente que un auto sedán naftero del mismo precio.

El Tesla Model 3 de gran autonomía recién es ecológicamente amigable después de 20.000 kilómetros según diversos estudios.

Este es el resultado de un análisis de Reuters de los datos de un modelo que calcula las emisiones de los vehículos durante su vida útil, una cuestión muy debatida que está cobrando  protagonismo cuando los gobiernos de todo el mundo presionan para que el transporte sea más ecológico y se cumplan los objetivos climáticos.                 

El modelo fue desarrollado por el Laboratorio Nacional Argonne de Chicago e incluye miles de parámetros, desde el tipo de metales de la batería de un vehículo eléctrico hasta la cantidad de aluminio o plástico de un coche.                 

El modelo GREET (una sigla en inglés para gases de efecto invernadero, emisiones reguladas y uso de la energía en las tecnologías) de Argonne se utiliza ahora junto con otras herramientas para ayudar a configurar la política de la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) y la Junta de Recursos del Aire de California, los dos principales reguladores de las emisiones de los vehículos en Estados Unidos.          

Las publicidades de autos eléctricos nunca informan del costo en emisiones que tienen sus procesos productivos, entre ellos, la fabricación de las baterías.

Jarod Cory Kelly, analista principal de sistemas energéticos de Argonne, afirma que la fabricación de vehículos eléctricos genera más carbono que la de los coches con motor de combustión,  principalmente debido a la extracción y el procesamiento de los minerales de las baterías de los vehículos y a la producción de las celdas eléctricas.                 

Pero las estimaciones sobre la magnitud de esa diferencia de carbono cuando se vende un coche por primera vez y sobre el punto de equilibrio de los vehículos eléctricos durante su vida  útil pueden variar mucho, dependiendo de las hipótesis.                 

Kelly afirma que el periodo de recuperación de la inversión depende de factores como el tamaño de la batería del VE, el ahorro de combustible de un coche naftero y la forma en que  se genera la energía utilizada para cargar un vehículo eléctrico.        

Programa en línea que permite a los consumidores estadounidenses estimar las emisiones de los vehículos eléctricos en función de los combustibles utilizados para generar energía eléctrica en su zona.                                         

Todo depende de donde se carga

Reuters introdujo una serie de variables en el modelo de Argonne, que contaba con más de 43.000 usuarios en 2021, para obtener algunas respuestas.                 

El escenario del Tesla 3 era para conducir en Estados Unidos, donde el 23% de la electricidad procede de centrales de carbón, con una batería de 54 kilovatios-hora (kWh) y un cátodo  hecho de níquel, cobalto y aluminio, entre otras variables.            

Las baterías de los coches eléctricos requieren cambiarse mucho antes de que el auto llegue al “limite” donde pasa a ser más ecológico que un naftero.

Se enfrentó a un Toyota Corolla naftero que pesaba poco más de 1300 kilos con un rendimiento de combustible superior a los 10 litros cada 100 Km. Se asumió que ambos vehículos recorrerían más de 280.000 kilómetros durante su vida útil.                 

Pero si el mismo Tesla se condujera en Noruega, que genera casi toda su electricidad a partir de energía hidroeléctrica renovable, el punto de equilibrio llegaría después de sólo 13000 kilómetros recorridos.                 

Si la electricidad para recargar el vehículo eléctrico procede en su totalidad del carbón, que genera la mayor parte de la energía en países como China y Polonia, habría que recorrer  127000 kilómetros para alcanzar la paridad de carbono con el Corolla, según el análisis de Reuters de los datos generados por el modelo de Argonne.                 

El análisis de Reuters mostró que la producción de un sedán eléctrico de tamaño medio genera 47 gramos de dióxido de carbono (CO2) por kilómetro durante el proceso de extracción y producción, o más de 8,1 millones de gramos antes de que llegue al primer cliente. En comparación, un naftero similar genera 32 gramos por kilómetro, o más de 5,5 millones de gramos.               

12 años el limite  

Michael Wang, científico principal y director del Centro de Evaluación de Sistemas de la división de Sistemas Energéticos de Argonne, dijo que los eléctricos suelen emitir mucho menos carbono a lo largo de una vida útil de 12 años.                 

Incluso en el peor de los casos, en el que un VE (vehículo eléctrico) se recargue únicamente de una red de carbón, generaría 4,1 millones de gramos más de carbono al año, mientras que un naftero comparable produciría más de 4,6 millones de gramos, según el análisis de Reuters.  

La EPA dijo a Reuters que utiliza el modelo GREET para ayudar a evaluar las normas sobre combustibles renovables y gases de efecto invernadero de los vehículos, mientras que la Junta de  Recursos del Aire de California utiliza el modelo para ayudar a evaluar el cumplimiento de la norma estatal sobre combustibles bajos en carbono.                 

La EPA dijo que también utilizó el GREET de Argonne para  desarrollar un programa en línea que permite a los consumidores estadounidenses estimar las emisiones de los vehículos  eléctricos en función de los combustibles utilizados para generar energía eléctrica en su zona.

Los resultados del análisis de Reuters son similares a los de una evaluación del ciclo de vida de los vehículos eléctricos y de combustión en Europa realizada por el grupo de investigación IHS Markit.                 

El estudio mostró que el punto de equilibrio típico en las emisiones de carbono de los vehículos eléctricos era de entre 24000 y 32000 kilómetros, dependiendo del país, según Vijay Subramanian, director global de cumplimiento de dióxido de carbono (CO2) de IHS Markit. Dijo que el uso de este enfoque demostraba que el cambio a los vehículos eléctricos tenía beneficios a largo plazo.    

La duda persiste

Algunos son menos positivos con respecto a los vehículos eléctricos.                 

El investigador de la Universidad de Lieja Damien Ernst dijo en 2019 que él VE típico tendría que recorrer casi 700.000 km antes de emitir menos CO2 que un vehículo de gasolina  comparable. Más tarde revisó sus cifras a la baja.                 

Ahora, estima que el punto de equilibrio podría estar entre 67.000 km y 151.000 km. Ernst dijo a Reuters que no tenía previsto cambiar esas conclusiones, que se basaban en un conjunto de datos y supuestos diferentes a los del modelo de Argonne.                 

Otros grupos también siguen sosteniendo que los vehículos eléctricos no son necesariamente más limpios o ecológicos que los coches de combustible fósil.                 

El Instituto Americano del Petróleo, que representa a más de 600 empresas de la industria petrolera, afirma en su página web: ‘Múltiples estudios demuestran que, a lo largo de su ciclo de vida, las diferentes cadenas cinemáticas de los automóviles  producen emisiones de gases de efecto invernadero similares‘.                 

Notas Relacionadas