Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/206944

La comunidad teatral despide a uno de 
sus máximos referentes

“Artista”, “maestro”, “estrella”palabras que se replican en las redes sociales para saludar a Hugo Blotta. La vereda de Sala 88 se encendió para despdirlo.

Las redes sociales fueron
las primeras en darle la despedida a Hugo Blotta. Artistas, gestores, y amigos de la
 familia se acercaron hasta 
la cooperativa para despedir a quien fue director de Sala 88 por más de 35 años.

La comunidad artística y demás allegados se reunieron en la sede de Sala 88 para homenajear al director teatral.

Si resumimos en todos los
saludos y escritos en redes sociales se puede hacer en dos simples actos: el agradecimiento y los 
aplausos. 

Amante del teatro y 
transmisor de esta pasión, era el amigo de todos, el que lucho y construyó su sueño de tener su sala propia y abrir así las puertas a cientos de artistas que pudieron pasar sobre el escenario de 
la Sala. “Artista”, “maestro”, “estrella”, “hacedor cultural”, “dispuesto a ayudar” y otras palabras se repetían una y otra vez en los posteos que lo despedían en redes.

Su alma se llenó de aplausos 
hasta el último momento, donde sus cenizas ya son 
parte de nuestra historia.

¡“Vermut con papas fritas y good show”!

Los restos de Hugo Blotta llegan a su lugar en el mundo: la Cooperativa de Teatro Sala 88.

Apasionado del teatro

El 10 de marzo de 1957 nació en Capital Federal Hugo 
Blotta, actor, director de teatro y dramaturgo. A los cinco años se radicó con su familia en Resistencia, donde cursó la secundaria en la Escuela Normal Sarmiento y fue Promoción 1976. 

Al terminarla se inscribió en
el incipiente Taller de Teatro de la Subsecretaría de 
Cultura dirigido por Carlos Schwaderer y Gladis Gómez. Militó por un tiempo 
en el Partido Socialista. Incursionó en la actividad de
su padre, la publicidad, pero siempre fue el teatro su actividad central. 

El Instituto 
del Teatro lo contó entre sus miembros y luego fue uno 
de los fundadores de Sala 88 Cooperativa de Teatro, que con el devenir de los años se convirtió en el centro teatral de la capital del Chaco.

Integró además el cuerpo 
de productores del Instituto 
de Cultura del Chaco.

Notas Relacionadas