Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/206220

Vigilancia genómica del Sars-Cov-2

La Universidad Nacional del Nordeste informó que investigadores del Instituto de Medicina Regional de esa casa de estudios completaron la primera secuenciación de muestras locales del Sars-Cov-2, identificando las variantes que circulan en la provincia. Se trata de una tarea que, aunque poco conocida, es fundamental para diseñar estrategias de salud que permitan reducir el número de contagios.

Expertos de todo el mundo coinciden en que el rastreo para identificar las variantes en las distintas regiones es un paso clave para hacer frente a un virus que, como otros patógenos, tiene la capacidad de modificar su estructura para adaptarse y sobrevivir. El trabajo realizado por los investigadores de la UNNE logró, a partir de una primera etapa de estudios realizada a pacientes chaqueños que contrajeron la enfermedad que provoca el virus, identificar la variante Manaos en el 25 por ciento de las muestras y la del Reino Unido en el 8,3 por ciento de las muestras.

Si bien el Ministerio de Salud de la provincia ya había reportado este hallazgo, la reciente adquisición por parte de la UNNE de un dispositivo capaz de secuenciar genomas completos en tiempo real convirtió al Instituto de Medicina Regional en uno de los ocho Nodos de Secuenciación que realizan esta labor y que forman parte del Proyecto Argentino Interinstitucional de genómica de SARS-CoV-2, que tiene como propósito monitorear la trayectoria evolutiva de las cepas de este coronavirus que circulan en el país y analizar las mutaciones que pudieran afectar el diagnóstico, la transmisión y la virulencia del patógeno.

En todo el mundo se sigue con mucha atención la situación epidemiológica en países que ya tienen la circulación de variantes del Sars-CoV-2 que causa la enfermedad por coronavirus 2019. Según el sitio Chequeado.com, las vacunas que se utilizan en el país demostraron eficacia contra las variantes que están circulando por el territorio nacional: Alfa (detectada originalmente en Reino Unido), Gamma (detectada en Manaos, Brasil) y la variante Andina (linaje C.37). Pero dos nuevas variantes del virus SARS-CoV-2, la Beta (detectada en Sudáfrica) y Delta (identificada en la India), que ya se detectaron en la Argentina generan gran preocupación porque todo indica que tienen una mayor capacidad de contagio y, hasta el momento, no se sabe a ciencia cierta el grado de eficacia de las vacunas para con estas variantes.

En rigor, el surgimiento de cepas que modificaron la estructura original del Sars-CoV-2 que apareció inicialmente en Wuhan, China, no sorprendió a la comunidad científica. Son parte de la evolución natural de los virus. Pero el problema al que se enfrenta la comunidad es que en la medida en que estas nuevas cepas comiencen a circular con mayor velocidad habrá que lidiar con un mayor número de contagios que volverán a exigir al sistema de salud. Los virus no pueden mutar si no se replican. La clave está en bajar el número de contagios, mientras se avanza con la vacunación. Dicho de otro modo, si se evita el surgimiento de nuevas variantes y mutaciones del virus, más chances se tendrán de acortar los tiempos de la pandemia.

En ese sentido, la vigilancia genómica -como se denomina a la tarea de rastrear el surgimiento de variantes del virus SARS-CoV-2- es una valiosa herramienta en la lucha contra una amenaza que no debe ser subestimada. Por eso es importante reconocer el trabajo que se lleva a cabo en el Instituto de Medicina Regional de la UNNE y, a la vez, recordar que se deben mantener todos los cuidados que, aunque bien conocidos, no está de más reiterarlos: el lavado frecuente de las manos, el uso de barbijos o tapabocas, el respeto al consejo de mantener una distancia prudencial, ventilar los ambientes y evitar los lugares muy concurridos.

Se debe evitar que se produzca un aumento exponencial de los contagios, porque eso genera las condiciones para que se presenten nuevas mutaciones del virus, como pasó en la India, Brasil y el Reino Unido. La preocupación por la aparición de nuevas variantes también estuvo presente en la última cumbre de líderes del G7 que se mostraron a favor de acordar un plan para acelerar la respuesta a futuras pandemias y el desarrollo de tratamientos, test diagnósticos y vacunas.