Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205796

Muerte de Esther Soto: "No hay indicios que haya sucedido un hecho de inseguridad"

La investigación por la muerte de la abuela Esther Soto de Müller, de 97 años, ocurrida en la madrugada del miércoles a causa de un infarto tras sufrir supuestamente un robo, está en manos del fiscal en turno Francisco De Obaldía Eyseric.

La exdocente murió en su finca de Julio Acosta 175, en el barrio Central Norte, a dos cuadras de la comisaría primera.

El móvil tanatológico retira el cuerpo de la víctima.

Según la primera versión, la abuela habría alcanzado a contar a una vecina que acudió a su domicilio que un delincuente había ingresado con fines de robo y que el intruso le habría insistido en que si no le decía dónde estaba el dinero iba a abusar de ella, todo mientras la amenazaba con un cuchillo.

Sin embargo, a medida que pasan las horas, en la Justicia y también desde el Gobierno (ver aparte) son cautelosos sobre el posible hecho de inseguridad que habría alcanzado a contar “Totona” Müller a la vecina que la socorrió.

La pesquisa para dar con el posible malviviente se complica porque el sistema de cámaras de videovigilancia están algo alejadas del domicilio de Esther y no permiten, en el radio que las mismas cubren, divisar algún movimiento extraño o presencia del posible sujeto que habría entrado en la casa de la abuela.

El intento de robo mortal ocurrió en la vivienda ubicada en Julio Acosta 175 donde la víctima vivía sola.

Por otra parte, el fiscal sostuvo que “objetivamente no hay nada que acredite que se trata de un hecho de inseguridad, porque no hay aberturas violentadas, nada roto y tampoco faltantes”, afirmó Francisco De Obaldía Eyseric a NORTE.

“En el Instituto de Medicina y Ciencias Forenses (Imcif) se determinó lo mismo que informó el médico que la revisó en el lugar, que la señora sufrió muerte natural y por su avanzada edad”, confirmó el funcionario del Ministerio Público.

Tras la muerte de Soto de Müller, los vecinos consternados dijeron que donde viven “es zona liberada” y además que la jubilada había sido víctima de tres robos antes del suceso del miércoles.

En ese sentido, De Obaldía entiende que de acuerdo con lo que se ha investigado no surge “objetivamente algo que indique que alguien entró en la vivienda con fines de robo, pero es todo materia de investigación”.

El móvil tanatológico retira el cuerpo de la víctima.

En tanto, se indicó a este diario desde la investigación que en otras ocasiones Esther habría llamado a la Policía por situaciones como la del miércoles, pero sin embargo, cuando los agentes acudieron al domicilio, la situación era totalmente normal.

Se espera verificar otras cámaras, pero no hay ninguna cerca de la escena.

Notas Relacionadas