Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205577
Crecen roces en torno al futuro de la hidrovía Paraná-Paraguay

"Si el pliego dispone que el Estado cobre el peaje, hay riesgo de una licitación desierta”

El capitán Julio González Insfrán, asesor del Gobierno sobre el nuevo proceso de licitación, opina sobre puntos clave como el cobro del peaje y la extensión del plazo para que opere la actual concesionaria. 

“Son propuestas traídas de los pelos”. De esa manera, calificó el capitán Julio González Insfrán a la idea impulsada por el sector más “estatista” dentro de la coalición gobernante, que promueve que el cobro del peaje en la hidrovía Paraná-Paraguay quede en manos del Estado. Ese es uno de los debates en torno a la nueva concesión de esta estratégica autopista fluvial, mientras sigue la espera por conocer en detalle lo que establecerán los pliegos que elabora el Consejo Federal de la Hidrovía. 

“No conozco a ninguna empresa que invierta y deje que otro cobre la cuota para recuperar su capital. Si se propone en el pliego que el Estado cobre el peaje, pero a la inversión la haga la empresa que gane la licitación, corremos el riesgo de una licitación desierta. Es lo peor que nos puede pasar”, alertó el histórico dirigente en diálogo con El Intransigente. González Insfrán es asesor del Gobierno nacional sobre la hidrovía y general del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales de Pesca y Cabotaje Marítimo. En ese marco, adelantó que “teniendo en cuenta la idea del ministro (de Transporte, Alexis Guerrera), no creo que avance esta presión”. 

La concesión de la hidrovía implica un enorme negocio de USD 300 millones por año, dado el cobro de peaje de UDS 3,06 dólares por tonelada fiscalizada, a razón de unas 100 millones de toneladas anuales que transportan unos 5000 buques. Esa tarifa pagan los privados que usan la hidrovía a cambio de los servicios y obras de profundización y el balizamiento del canal navegable.

Disputas 

Según repasa la publicación mencionada, la muerte del exministro de Transporte, Mario Meoni, y la posterior asunción de Alexis Guerrera en su reemplazo abrió un nuevo capítulo en la disputa interna del Gobierno sobre la licitación de la hidrovía Paraná-Paraguay, la principal vía navegable del país por donde circula la mayoría de las exportaciones nacionales. 

Sobre la hidrovía circula más del 90% de la mercadería transportada en contenedores, la carga de la industria automotriz, de la industria metalúrgica, en particular su producción siderúrgica, y más del 80% de la producción agraria del país. “Por ahí sale la exportación argentina”, sintetizó González Insfrán.

Julio González Insfrán, asesor del Gobierno nacional sobre la hidrovía y general del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales de Pesca y Cabotaje Marítimo.

Por este canal, sale a aguas abiertas toda la materia primera de la zona más importante del país en la producción de granos y subproductos que, en total, representan entre 65% y 70% de la exportación física de Argentina. El año pasado, ante el inminente vencimiento del contrato de licitación, el Gobierno anunció que haría un nuevo llamado internacional para definir qué compañía tomaría la concesión para las obras de dragado y balizamiento, mantenimiento y modernización de la ruta fluvial.

El contrato con la empresa Hidrovía S.A, que estuvo al frente de las tareas durante 25 años, finalizó el pasado 30 de abril. Sin embargo, aún no se definió quién la reemplazará, por lo que se decidió extender el permiso de explotación del área por 90 días. “Es probable que haya otra licitación, porque mientras no estén listos los pliegos, no se llame y se adjudique a una empresa hay que seguir dragando. Tres meses es poco”, indicó González Insfrán.

Trabas y presiones 

A pesar de que el llamado a una nueva licitación se anunció el año pasado, aún no están listos los pliegos y la traba en el proceso se centra en la presión del kirchnerismo duro que reclama mayor participación estatal. A pesar de que el presidente Alberto Fernández ya adelantó que nuestro país no tiene los recursos suficientes para avanzar, desde el entorno de la vicepresidenta insisten con más intervención.

En la misma línea que el Jefe de Estado, el ministro Guerrera señaló que, con el armado de los nuevos pliegos, están “generando un gran avance” y reconoció que “es una forma de recuperar la soberanía, con una fuerte participación de los gobiernos provinciales”. “Está recuperando el Estado argentino un rol que hasta hoy no tiene en el manejo de la Hidrovía”, agregó sobre los 820 kilómetros de vías navegables.

No obstante, el senador nacional Jorge Taiana pretende que el nuevo contrato cuente con mayor control estatal y participación en el sistema de peajes que, actualmente, está bajo dominio total de la empresa adjudicada. “Creo que el cobro del peaje debe estar en manos del Estado, no tiene que cobrar el concesionario y darle luego al Estado. Esto no es un peaje de autopista”, aseguró el legislador.

Sigue la danza de nombres

Mientras avanza el armado de pliegos en el Consejo Federal de la Hidrovía, comenzó la danza de nombres sobre la compañía que podría ser adjudicada y las conspiraciones sobre presiones geopolíticas. Es que, una de las empresas que suena más fuerte es la china CCCC Shanghai Dredging. Hoy, el gigante asiático es uno de los principales mercados de granos y también de otra de las principales materias primas nacionales, la carne. Por lo tanto, hacer fuerza para el lado oriental significaría un guiño importante en las relaciones bilaterales. 

Julio González Insfrán evitó cerrar este escenario y aclaró que no solo está en carrera esta compañía, sino que también esperan la apertura de la licitación capitales europeos y norteamericanos. No obstante, subrayó que “en el mundo hay pocas empresas de dragado y balizamiento de la envergadura que se necesitan para participar en esta hidrovía”, al tiempo que descartó que una empresa de la región pueda ingresar en la conversación.

La decisión del Presidente 

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, reveló que su gobierno pretende modificar el actual sistema de explotación comercial de la ruta fluvial que recorre el río Paraná, conocido como hidrovía, por la sociedad que hoy ostenta la concesión. 

"No tenemos la tecnología necesaria para meternos a decenas de metros del Paraná y poder hacer la hidrovía" admitió el mandatario, aunque luego agregó: "Haremos el llamado a licitación y el Estado será el responsable del cobro del peaje para pagar la concesión".

El Presidente formuló la explicación en diálogo con el youtuber Pedro Rosemblat desde la residencia de Olivos. Según publicó El Destape, de acuerdo a los dichos del mandatario, la futura licitación contendría un cambio significativo en el modelo de gestión de la vía fluvial, lo que le otorgaría al Estado mayor control sobre el flujo de naves y el cobro del peaje.

El presidente explicó que buscan evitar que digan que pasan tres barcos cuando pasaron 300. "Y eso lo vamos a hacer, por eso llamamos a una licitación internacional y para que nadie piense que hay una segunda intención, puse a todas las provincias en la licitación", afirmó Fernández. 

El Jefe de Estado explicó que la hidrovía no es como una ruta donde puede instalarse de forma simple una cabina de peaje y sostuvo que se va a terminar la lógica de que un extranjero esté encargado de quedarse con el control y la recaudación. "Eso lo vamos a hacer", enfatizó.