Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205494
LA MADRE DE LA VÍCTIMA CUESTIONÓ LA INACCIÓN DE LAS AUTORIDADES

Los Frentones: abusaba de su hijastra y ahora está prófugo

Una niña fue sometida por la entonces pareja de su madre, a quien la víctima se animó a contarle un día después de haberse separado del sujeto de 32 años.

Una mujer de 30 años denunció a su expareja por abuso sexual a una hija de ella, y desde la semana pasada el depravado se encuentra prófugo en Los Frentones.

Momentos en que la Policía se hizo presente en el domicilio de la denunciante, porque según ella familiares del prófugo ingresaron en un quiosco y se llevaron sus pertenencias.

Los sometimientos comenzaron durante el aislamiento social y cuando la nena tenía 11 años y contó a NORTE el padecimiento que atraviesa.

La denunciante, Valeria Verónica Fernández, decidió romper la relación con Mauro Sebastián Chávez (32), con quien estuvo vinculada sentimentalmente durante diez años y días atrás decidió poner fin a la convivencia.

Según Fernández, cuando terminó el concubinato, al día siguiente, 17 de mayo “mi hija me confiesa que era abusada sexualmente desde 2020 (en pleno aislamiento por la pandemia), y yo, como madre, no podía creer lo que hizo este degenerado”.

La mujer al enterarse del hecho fue hasta la casa del acusado y le reclamó, pero Chávez a lo único que atinó es a decirle que estaba loca y huyó de la casa, y desde entonces se halla prófugo de la Justicia porque el fiscal de Sáenz Peña, Marcelo Soto, ordenó su detención una vez que Verónica denunció en sede policial de Los Frentones.

En la comisaría de Los Frentones, la mamá de la menor abusada se descompensó.

UN LARGO CAMINO SIN RESPUESTA

La mamá cuando fue a hacer la denuncia contra su expareja se desmayó y debió ser hospitalizada, y desde hace nueve días Chávez está prófugo porque, de acuerdo con Fernández, hubo demora por parte de la policía en intervenir para evitar que escape.

Increíblemente el presunto abusador de la menor de 12 años estaba en la casa de su madre cuando ya Fernández había alertado del aberrante suceso contra su hija. “La policía no me dio bolilla porque me dijeron que no contaban con orden del fiscal y ahí se escapó”.

En el interín de la grave acusación, familiares del fugitivo ingresaron en un quiosco de Fernández y le despojaron todo ante la vista de los efectivos policiales.”Me encuentro directamente sola, la UPI, ni la intendenta Judith Gómez, me ofrecieron ayuda o un abogado porque yo no puedo pagar a uno particular”, afirmó Fernández.

El horror vivido por la nena fue confirmado días posteriores tras las pericias realizadas a la víctima: “La forense me informó que fue abusada”, precisó la mamá.

Notas Relacionadas