Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205440
De todos los productos, la miel tiene los mejores indicadores de mercado y precios

Producciones de las economías regionales: un semáforo con mayoría de luces verdes  

El relevamiento que elabora Coninagro indica una mejora en la actividad forestal, por precios y demanda. El algodón, con buena producción, tiene al mercado externo como punto negativo.  

El Semáforo de Economías Regionales que publica Coninagro presenta, según el relevamiento con datos de marzo de 2021, tres actividades en rojo, cinco en amarillo y 11 en verde. 

Son relevadas las 19 economías regionales, con un monitoreo del área de Economía de Coninagro. Así surge el semáforo, que busca simplificar la complejidad y heterogeneidad de la producción en el campo hacia una herramienta visual de análisis.

En zona de advertencia del semáforo de Coninagro está el algodón, la producción que concentra la mayor área de producción en el Chaco, porque, si bien los precios suben, no ha repuntado el mercado externo en sus valores. 

En este caso, para los datos de marzo, el semáforo muestra una mejora leve en los indicadores de leche y tabaco, y van en sentido contrario, la papa y las peras y manzanas.

En rojo, hortalizas (precios con cambios en estaciones y zonas de producción, hacia arriba y hacia abajo); ovinos (precios y mercados estancados) y papa (precios rotan 180 grados a la baja, y la exportación no tiene actividad).  

En amarillo, en zona de advertencia, el algodón (si bien los precios suben, no ha repuntado el mercado externo en sus valores), aves (consumo de carne estable y creciendo, pero incertidumbre ante nuevas normativas), mandioca (precios acompañan la inflación), leche (los precios alcanzan a la inflación; consumo estable en volumen, pero menor en valor); y vino y mosto (fin de la cosecha, precios mayores que se cristalizan a partir de julio. Consumo bajo). 

En verde, con impulso de crecimiento, arroz, bovinos, cítricos dulces, forestal, granos, maní, peras y manzanas, porcinos, tabaco y yerba mate; mientras que la miel es la producción con mejor perspectiva dados sus excelentes indicadores de mercado y precios.  

Así, el relevamiento refleja que se estabilizan en 5 las producciones que muestran leves caídas interanuales en las estimaciones de producción, mientras que sólo 3 de ellas muestran un crecimiento significativo respecto de la campaña anterior y el resto son estables. En tanto, las superficies de las producciones analizadas se muestran relativamente estables en marzo, con la excepción del maní (+11% interanual), y granos (-1% interanual con leves cambios en composición) y arroz (+3% interanual).

Mercados: la mitad de las producciones muestra mejoras

Liderado por la suba de precios internacionales en los granos, la mitad de las producciones muestra mejoras respecto al año pasado en sus exportaciones. Situación dispar por falta de demanda en el resto de las actividades. Llama la atención la importación en algunos productos seleccionados.

Uno de los sectores que muestran indicadores alentadores es el de la actividad forestal. Al respecto, Manfredo Seifert, productor de Misiones indicó que “el sector forestal tiene perspectivas alentadoras porque aumentaron las demandas de los productos forestales y esto trajo una mejora en los indicadores de precio al sector productor. La pandemia ha motorizado en el mundo entero una mayor demanda de productos forestales, y esto lo percibimos en el mercado exterior e interno”.

“Tuvimos durante varios años un panorama muy oscuro y este cambio brusco nos agarró descapitalizados en cuanto a equipamiento de maquinarias, que están obsoletas, y al sector industrial con una demanda estanca en los últimos años, de golpe nos encontramos con que la capacidad industrial está limitada, y para aprovechar este envión en la demanda necesitamos líneas de financiamiento e inversiones para mejorar nuestra tecnología”, agregó Seifert y sostuvo que “en octubre del 2020 se puso en marcha una ley provincial a través del Instituto Forestal de Misiones, un organismo que integra la cadena forestal con universidades y el Colegio de Ingenieros Forestales, se establecieron precios referenciales al productor, en la madera donde están los componentes celulósicos, como la madera que tiene destino industrial para aserrado y laminado”.

“Los productores forestales cooperativistas buscamos líneas de financiamiento para realizar inversiones y agregar valor a la cadena forestal”, dijo Seifert.

Cítricos y papas 

Por su parte, Nicolás Carlino, productor de cítricos en Corrientes señaló que “la citricultura está comenzando su cosecha para exportación, hay buenas perspectivas, los mercados internacionales siguen demandando y la expectativa es que esto se sostenga”.

“Hay que acercar la oferta a la demanda, sobre todo en lo que son frutas y hortalizas, así pueden llegar más directo a la mesa, sin tantos intermediarios entre productor y consumidor. La gente ha disminuido el consumo de frutas y hortalizas, que son fundamentales en la dieta, debido a la suba de los precios”, dijo Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro. 

A su vez, Carlino indicó que “el hecho de que los precios nacionales hayan subido se debió a la falta de fruta, puesto que cayó la producción en cuanto a cantidad, pero este año esperamos repuntar y que bajen los precios, sin embargo, los costos al productor en el arranque de esta temporada están siendo altos, por ello consideramos que el mayor problema en este sentido es la inflación”.

Abastecimiento asegurado 

Además, y en relación al escenario del sector papero, Mario Raiteri que es Vicepresidente de la Federación Nacional de Papa, indicó que “la provincia de Buenos Aires está abasteciendo de papa a los mercados del país desde diciembre del 2020 a la fecha, a través de la región sudeste con una superficie sembrada de 33 mil hectáreas y con una cosecha que va de buena a muy buena”.

Raiteri comentó cómo prevén la actividad en otra zona productora de papa en el país: “En junio comenzará la cosecha en Córdoba con 2 zonas de 10 mil hectáreas que tienen una evolución de cultivo muy favorable, lo que permite una buena cosecha. Con esto está garantiza el abastecimiento de papa en la mesa de las familias argentinas”.

Sin embargo, el dirigente remarcó: “Los productores de papa estamos preocupados por la nueva siembra, debido al encarecimiento de insumos y su aumento de valor en dólares, como el caso de fosfato, urea, herbicidas insecticidas y fumicigas, y esencialmente el gasoil utilizado para labores y riego. Es decir que más allá de la buena cosecha, la ecuación no nos permite recuperar la inversión que hicimos el año pasado. Buscaremos ante los bancos oficiales, Nación y Provincia, alguna asistencia crediticia que nos permita volver a sembrar”.