Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205127

Sosa héroe y el Rojo a semifinales

Independiente aguantó 32 minutos con un hombre menos y se impuso a Estudiantes por penales con un Sosa que se convirtió en héroe al tapar dos. Los de Avellaneda avanzaron y Falcioni emocionó a todos con su llanto.

Todos los abrazos para Sosa, el héroe de la noche. Fuente: Fotobaires.

Eriza la piel. La imagen impacta. El llanto de Julio César Falcioni es desconsolado. Sus lágrimas caen sobre el césped de la cancha de Estudiantes mientras el técnico mira hacia arriba. Sebastián Sosa acaba de desatar la fiesta atajando dos penales que, por el contexto, quedarán grabados a fuego en la memoria de los hinchas de Independiente.

Atrás quedó un partido en el que el Rojo tuvo que aguantar 32 minutos con un hombre menos por la injusta expulsión de Thomas Ortega. No importa cómo fue el desarrollo del encuentro. La historia, el foco, esta vez pasa por otro lado.

Sosa nuevamente se hizo gigante en el arco del Rojo. Foto: Prensa Independiente.

El Emperador clava los ojos en el cielo azul de La Plata y llora sin parar. Llora y emociona. Llora y conmueve a todo el mundo del fútbol. Porque ahí arriba, en algún lugar, está su esposa Ada Adela Palka, quien falleció el miércoles luego de transitar una dolorosa enfermedad que la tuvo sumida en un calvario que se extendió por varios meses.

Es un plantel conmovido el que se desahoga en la cancha del Pincha. Un grupo humano que tuvo que lidiar con muchos contratiempos para llegar ala semifinales de la Copa de la Liga.

Un equipo al que le pasó de todo. Porque en el camino hubo 17 futbolistas infectados por coronavirus, un virus que llevó a que el conjunto de Avellaneda sea dirigido por cuatro entrenadores en dos semanas: además de Falcioni también estuvieron al frente Omar Piccoli, Pedro Monzón y hasta el entrenador de arqueros César Velázquez.

El golero uruguayo de 34 años fue la figura del partido. Foto: Prensa Independiente.

El Rojo, que sufrió un calendario brutal entre la Sudamericana y el torneo local, que llegó a dormir en el piso del aeropuerto de Bahía, que vio como Mauro Vigliano sancionó un penal inexistente para Racing en la agonía del clásico (0-1), esta vez celebra.

Y los festejos son una explosión. Un estallido que comienza en el campo de juego y se traslada de inmediato a las entrañas del estadio, a los pasillos y vestuarios.

Hace rato que en Independiente no La carga emocional y simbólica de la victoria en los penales es tan grande que el desarrollo del partido queda indefectiblemente en un segundo plano. Pero Independiente fue el que más propuso ante un adversario que encontró en los centros su única arma para tratar de generar peligro. El Rojo sufrió cuando Leandro Godoy y Ángel González por la derecha del ataque del Pincha, y Nicolás Pasquini y Lucas Rodríguez por la izquierda encararon a Fabricio Bustos y Thomas Ortega haciéndoles el dos contra uno.

Alegría para los dirigidos por Julio Falcioni. Foto: Prensa Independiente.


PENALES DE INDEPENDIENTE (4): Silvio Romero O (abajo, a la izquierda del arquero); Rodríguez O (a colocar, a la derecha de Andújar); Blanco O (al lado del palo izquierdo); B. Martínez O (suave abajo, a la izquierda del arquero).

PENALES DE ESTUDIANTES (1): Cauteruccio X (tapó Sosa a su izquierda); Noguera X (tapó Sosa a su derecha); Tití Rodríguez O (a la derecha de Sosa).

Notas Relacionadas