Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/204921

Inminente presentación judicial para exigir presencialidad en escuelas

 Los amparos no serán de alcance universal sino para aten­der la realidad de cada institución. Inconsistencias entre las actividades habilitadas a contrapelo de las restriccio­nes educativas, entre los fundamentos

“El domingo previo que se enteró que volverían las clases virtuales, se pasó llorando toda la tarde”, cuenta Alexis Jovanovich, padre de dos niños y una niña que concurren a un colegio céntrico y que se ven afectados como tantos por está posición híbrida que estableció la provincia respecto de la presencialidad en las escuelas. Y es que son pocas las situaciones en la que los padres se encuentran fuera de eje ante el padecimiento de los más pequeños fundamentalmente aquellas en las que no cuentan en sus manos la posibilidad de aliviar la pena.

“En los próximos días haremos una presentación judicial para que se garantice la presencialidad”, cuenta Jovanovich, que si bien remarca el compromiso de las autoridades del establecimiento en agilizar la disposición de herramientas virtuales para que los infantes no pierdan contenidos, no puede compararse con lo que representa para niños y docentes que la actividad sea en los establecimientos.

“Errar es humano, permanecer en ese error e insistir en ello es diabólico”, agrega Jovanovich, que entiende que el escenario actual de restricciones para un grupo de estudiantes de los niveles primario y secundario no guarda sentido con la situación epidemiológica y las determinaciones que se toman para el resto de actividades sociales y hasta políticas.

“Deberían controlar las fiestas clandestinas, las inauguraciones o recorridas políticas con una cantidad de personas que está por encima de lo permitido, pero no lo hacen, en el establecimiento donde van mis hijos no existe circulación viral y tampoco se comprobó una gran cantidad de casos en niños que luego contagiaron al resto de la comunidad educativa, porque cada vez que hubo un caso se actuó con el protocolo y el positivo se aisló”, añadió.

Como todos los establecimientos, el colegio por el cual se presentará el recurso de amparo y medida cautelar (se hará en forma individual y no colectiva como ocurrió en la Ciudad Autónoma donde la suspensión fue para todo el distrito) inició 2021 luego de que el año pasado fuera para el olvido con el sistema de alternancia entre virtualidad y presencialidad por semanas y luego vinieron estas restricciones que los afectados entienden que ni siquiera son avaladas por estadísticas e indicadores sanitarios.

“Hay muchos menos contagios que en enero, uno puede llevar a sus hijos a un pelotero, puedo llevarlo a centros comerciales, a que practiquen deportes, pero resulta que no los puedo llevar a la escuela”, se preguntó Jovanovich para marcar las inconsistencias que entiende tienen las decisiones de interrumpir la presencialidad.

En enero, cuando naturalmente no existía actividad educativa, en Resistencia se llegó a tener en promedio 143 casos cada 24 horas en alguna de las semanas epidemiológicas mientras que el último informe, con una parte del alumnado con clases presenciales, da cuenta de que se dan 91 contagios por jornada en la capital chaqueña.

Indicó que la institución efectuó la solicitud ante el Ministerio de Educación para que se contemple la posibilidad de que exista actividad plena en los establecimientos, ocasión en la que remarcó que ediliciamente se contaba con espacio suficiente para respetar los protocolos de distanciamiento a lo que se agregó el diseño de un protocolo para evitar aglomeraciones en el horario de salida, pero la respuesta de la cartera educativa lejos de ser la deseada hasta fue intimidante.

“¿Si casinos y los templos religiosos que son espacios cerrados al igual que un aula están habilitados hasta el 50% de su capacidad por qué no se hace lo mismo con las escuelas?”, se pregunta Jovanovich para indicar que información que manejan junto con los 400 padres que piden la presencialidad da cuenta de que dentro del sector docente en los últimos meses no existió un crecimiento de contagios en los planteles docentes como sí lo hubo en fuerzas de seguridad o agentes sanitarios.

“No existe circulación del virus dentro del establecimiento”, insistió y expuso que los trabajadores de la educación de la institución a la que concurren sus hijos ya recibieron la primera dosis de la inmunización anti- Covid quienes están dentro del nivel primario y en los próximos días lo harán los del secundario.

“Es más fácil cerrar que solucionar el problema”

Padres Organizados es un colectivo que nació tibiamente por septiembre del año pasado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y luego ante el denominador común de miles de familias del país por la falta de clases presenciales se transformó en una red federal que se nutre de informes de especialistas nacionales e internacionales como de organizaciones médicas para marcar la necesidad de que se garanticen clases presenciales.

“Empezamos con marchas en cada fecha patria, en Resistencia éramos tres o cuatro familias y luego se sumaron más integrantes para hoy conformar un gran grupo que aboga por el regreso de las clases”, señala Virginia Torre, una de las referentes de la organización en Chaco. Agregó que desde fines del año pasado se intentó y se procura visibilizar de la problemática mediante múltiples formas siempre con la apoyatura de análisis y estudios que desmitifican que las aulas puedan ser principales focos de contagio.

“Acá siempre es más fácil cerrar las escuelas que buscar las soluciones”, considera y pone como ejemplo como uno de los que sí hay coincidencia de que representa un peligro de infectarse de Covid como es el transporte público.

“Quienes llevan a sus hijos a establecimientos del microcentro, en la mayoría de los casos tienen la fortuna de contar con vehículos propios para trasladarse, en escuelas de los barrios gran parte de la comunidad educativa es de los alrededores y concurre caminando y si el transporte público fuera el problema, lo que corresponde es poner más unidades en circulación, aumentar la frecuencia y con ello atender la potencial suba de la demanda”, expresó.

Torre recordó lo que marcan los estudios epidemiológicos respecto de la incidencia de la Covid en niños y adolescentes, con porcentajes muy bajos que refuerzan el concepto de que no representan mayores riesgos una concurrencia sostenida a los establecimientos educativos.

“Actualmente no existen internados en el rango de entre 0 y 19 años como consecuencia del coronavirus y como todo el mundo sabe y lo señalan los propios especialistas la letalidad es también prácticamente nula”, finalizó la referente de Padres Organizados. s

Notas Relacionadas