Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/204873

Vélez, una topadora: 5-0 al Lobo

El de Liniers se floreó en el Bosque con una goleada tremenda que dejó sin chances a Gimnasia.

Vélez ganó en el Bosque. Foto: Prensa Vélez.

No hubo tiempo para la heroica, Lobo. Mientras Gimnasia intentaba digerir la partida del gran Timoteo Griguol, un Maestro con todas las letras, en la cancha se topó con un Vélez que jugó a cara de perro y lo dejó sin chances de clasificación.

Incluso con un equipo retocado, el de Liniers fue una verdadera maquinita y lo demostró en el resultado: el 5 a 0 fue un fiel reflejó de lo que se vio en el Bosque. Porque los de Pellegrino jugaron cómodos, con un aplomo impecable y aprovecharon que GELP nunca pudo estar con la cabeza lúcida. El Fortín es cosa seria y va por todo en la Copa de la LPF...

Ricardo Centurión estampó con un doblete su sella para la goleada. Foto: Prensa Vélez.

El Lobo no pudo transformar la necesidad en combustible. Por el contrario: en ningún momento mostró rebeldía para ir en busca de una heroica que se esfumó no bien Cristian Tarragona sacudió la red con una volea de media vuelta magistral.

A partir de ese momento, el de Liniers no sólo justificó el triunfo sino que empezó a edificar una goleada más que justa. Se hizo de la pelota, manejó a piacere los tiempos del partido en el medio, rompió siempre por afuera con Joaquín García y un Orellano omnipresente, apretó rápido en la salida y encontró en Centurión a un definidor implacable: las dos que le quedaron las mandó a guardar, una con ayudita de un desvío.

Festejo del Fortín. Foto: Prensa Vélez.

Ni siquiera cuando GELP cambió sistema por obligación ante la lesión de Guiffrey -adentro Pérez García- consiguió nivelar un partido que a esa altura ya era cosa juzgada.

Básicamente porque en ningún momento corrió riesgo el triunfo para los de Pellegrino. Es más, el DT de Vélez tuvo tiempo para cambiar, mover piezas, meter a varios de los habituales titulares y así, con más aire, poder seguir apretando el acelerador frente a un rival que estaba groggy. Y que tiró la toalla una vez que los ingresados Bouzat y Almada se anotaron en la goleada de un 5 a 0 que fue un piñazo para el Lobo, que ya venía golpeado por la partida del eterno Maestro y no pudo mantener la ilusión de seguir en carrera en la Copa de la Liga. 

Fuente: Olé. 

Notas Relacionadas