Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/204709

Límite de velocidad en zonas urbanas

Cuando un vehículo se desplaza en zonas urbanas a 50 kilómetros por hora, el riesgo de morir de un peatón, un ciclista o motociclista que es atropellado por ese vehículo es del 90 por ciento. Pero si la velocidad se reduce a 30 kilómetros por hora, el riesgo se reduce al 30 por ciento. Por ese motivo, la Declaración de Estocolmo 2020, que fue redactada al término de la Tercera Conferencia Ministerial Mundial sobre Seguridad Vial, propuso establecer ese límite máximo en las ciudades para reducir los siniestros fatales en las ciudades.

El primer país del mundo que pondrá en marcha la reducción de la velocidad en las zonas urbanas de sus ciudades es España. Siguiendo las recomendaciones de la Declaración de Estocolmo, las autoridades de la península ibérica tomaron la decisión de establecer un límite máximo de velocidad de desplazamiento por las calles de 30 kilómetros por hora en zonas urbanas. La medida entrará en vigencia la semana que viene, más precisamente el martes 11 de mayo, según informó la Dirección General de Tráfico que depende del Ministerio del Interior español.

Al fundamentar la medida, las autoridades explicaron que la reducción de la velocidad tiene como objetivo convertir a las ciudades en espacios más seguros para todos los que intervienen en el tránsito reduciendo, tanto el riesgo de sufrir un accidente, como la gravedad del mismo.

Cabe aclarar que la modificación de la velocidad (hasta ahora estaba permitido un máximo de 50 kilómetros por hora) será aplicada en calles de un solo carril por sentido, que son la mayoría en los trazados urbanos de las ciudades españolas. La reforma, legislada en noviembre de 2020, surgió de la necesidad de garantizar una convivencia segura entre los vehículos motorizados y los usuarios más vulnerables, como peatones, ciclistas y quienes se desplazan en motos.

Según la explicación que ofrece la Dirección General de Tráfico, el organismo autónomo del gobierno de España, que es responsable de la ejecución de la política vial en ese país, la decisión de establecer ese límite de velocidad no es arbitrario sino que obedece a distintos estudios realizados por expertos en seguridad vial, entre ellos una investigación financiada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que advierte que el riesgo de morir como consecuencia de un choque se reduce como mínimo cinco veces si la velocidad del vehículo que impacta es de 30 kilómetros por hora en lugar de 50.

Los especialistas coinciden en señalar que la medida propuesta puede asegurar la supervivencia en la mayoría de los siniestros viales, gracias a que aumentando en sólo unos minutos el tiempo de desplazamiento de los vehículos, se pueden reducir en forma significativa el número de siniestros fatales. Dicho de otro modo, una menor velocidad de desplazamiento de vehículos en las calles brinda más tiempo al conductor para poder reaccionar si aparece en forma sorpresiva un peatón, un conductor de bicicletas o de motos.

En este último caso, la experiencia en el tránsito en la ciudad de Resistencia y el área metropolitana revela que muchos de los siniestros viales en el cruce de calles obedece, en gran medida, a la velocidad que llevan los vehículos, tanto los de mayor porte como los de dos ruedas.

Esta recomendación presentada por la Declaración de Estocolmo sobre Seguridad Vial tuvo buena aceptación en la Unión Europea, que aceptó incluir dentro del marco de las políticas en seguridad vial para el periodo 2021-2030 el enfoque “Sistema Seguro”, en el que las vías y los vehículos deben estar diseñados para dar cabida a los errores humanos sin causar lesiones graves o muertes y las velocidad permitidas para los vehículos son uno de los componentes del nivel de seguridad proporcionado por las otras partes del sistema.

Por último, vale recordar que el lema elegido este año por la Organización de Naciones Unidas para la celebración de la VI Semana Mundial para la Seguridad Vial que se realizará del 17 al 23 mayo próximos se centra también en la reducción del límite de velocidad a 30 kilómetros por hora en las zonas urbanas bajo el lema “Construyendo calles para la vida”.

Notas Relacionadas