Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/204627

Guerra de chips: el dinero no lo resuelve todo

La industria informática está en un cuello de botella similar al que sufren los países con la vacuna contra la Covid. 

Los chips o “electrónica encapsulada” son tan pequeños como compleja es su fabricacion. EEUU tenía el liderazgo en los 90 pero China y otros países asiáticos tomaron la delantera.

Hay demasiada demanda y la producción confiable está al alcance de muy pocos. Es un tema que preocupa sobre todo a EEUU, ya que el principal proveedor de electrónica encapsulada es China, cuya producción se vio severamente ralentizada por la pandemia.

Un ejemplo es el chip suministrado por una empresa estadounidense para el nuevo auto eléctrico de Hyundai Motor Co, el IONIQ 5. La producción del chip, un sensor de imagen de cámara diseñado por OnSemiconductor, comienza en una fábrica de Italia, donde se imprimen láminas de silicio en bruto con complejos circuitos. Las obleas se envían primero a Taiwán para su encapsulado y prueba, luego a Singapur para su almacenamiento, después a China para su ensamblaje en una unidad de cámara y, finalmente, a un proveedor de Hyundai en Corea antes de llegar a la fábrica de automóviles.

La escasez de este sensor de imagen a raíz de la pandemia provocó la  paralización de la planta de Hyundai Motor en Corea del Sur, el último fabricante de automóviles que ha sufrido los problemas de suministro mundial que han parado la producción de la mayoría de las automotrices, entre ellas General Motors, Ford Motors y Volkswagen. 

¿Cuánto vale?

El presidente norteamericano -casi con ingenuidad- propuso aportar u$s 50.000 millones para apoyar la fabricación y la investigación de chips como parte de su propuesta de infraestructuras de u$s 2 billones de dólares, que dijo que ayudaría a EEUU a ganar la competencia global con China, pero parece que no todo es poner dinero.

“Tratar de reconstruir toda la cadena de suministro desde el principio hasta el final en un solo lugar no es posible”, dijo a Reuters David Somo, vicepresidente senior de ON Semiconductor. “Sería prohibitivamente caro”.

El Ioniq, modelo eléctrico de Hyundai cuya cámara de retroceso depende de un chip que pasa al menos 20 fronteras para llegar al lugar de ensamble y sufre las consecuencias de la pandemia.

   En la actualidad, EEUU sólo representa alrededor del 12% de la capacidad mundial de fabricación de semiconductores, frente al 37% de 1990. Más del 80% de la producción mundial de chips se realiza ahora en Asia, según  datos del sector que fue mudando producción a regiones con menos costo en servicios, con regulaciones ambientales débiles y sin sindicalización de trabajadores.

1000 etapas y 70 fronteras

En el sector de las computadoras la cosa no es mejor. La producción de un solo chip de computadora puede implicar más de 1.000 etapas, 70 cruces de fronteras y una gran cantidad de empresas especializadas, la mayoría de ellas en Asia y en gran medida desconocidas para el público.

Este proceso requiere mucha mano de obra, por lo que las empresas de chips lo subcontrataron hace décadas a países como Taiwán, Malasia, Filipinas y China, que suman al costo barato de la mano de obra la ausencia de leyes ambientales y una sindicalización mínima.

El propio proceso de embalaje tiene su propia cadena de suministro: la surcoreana Haesung DS, por ejemplo, fabrica componentes de embalaje para chips de automóviles y los exporta a Malasia o Tailandia para clientes como Infineon y NXP. Estas empresas, o en algunos casos un subcontratista, ensamblan y encapsulan los chips para proveedores de automotrices como Bosch y Continental, que a su vez suministran el producto final. “Si (el gobierno Biden) quiere tener éxito con esto, tendrá que ayudar a reconstruir la industria del empaque de chips aquí en EEUU”, dijo Dick Otte, director general de Promex, una empresa chica del rubro de California. “De lo contrario, es una pérdida de tiempo. Es como construir un auto y no tener una carrocería que ponerle”, agregó.

Una reconstrucción imposible        

Aunque no parecen gran cosa, algunas ensambladoras de chips requieren millonarias inversiones y muchos años de pruebas para lanzar al mercado un chip confiable.

   Reconstruir la industria estadounidense del envoltorio de chips no sólo  aislaría a las empresas y a sus clientes de los riesgos políticos, sino que también podría ayudarles a liberarse de los largos ciclos que conlleva la creación de nuevos productos, aseguró Tony Levi, profesor de ingeniería eléctrica e informática de la Universidad del Sur de California. De todas maneras los costos finales sin duda subirían y representarían un atraso en el desarrollo. Producir en EEUU bajo sus leyes no es lo mismo que hacerlo en Indonesia.

“En lo que EEUU es muy bueno es en la estrecha colaboración entre el diseño del sistema, el diseño del producto y la propia fabricación”, dijo Levi. Con todo, queda por ver cómo el Gobierno de Biden equilibrará las demandas de los numerosos subsectores de la industria de los chips. Numerosas empresas, muchas de ellas extranjeras, suministran  materiales primarios fundamentales, como láminas y gases raros. Las  sofisticadas herramientas usadas para la producción de chips  avanzados se fabrican en su mayoría en EEUU, pero no ocurre lo mismo con los componentes de las fábricas, como los sistemas robóticos que desplazan los chips entre los distintos pasos del proceso.

Además, algunos miembros del sector afirman que EEUU debe apoyar no sólo las nuevas fábricas de vanguardia, sino también la tecnología más antigua. Son los chips más maduros los que sufren una grave escasez. Jan Vardaman, presidente de TechSearch International, dijo que el sector de embalaje de chips ha estado sometido a una fuerte presión de precios, lo que le ha dejado márgenes más pequeños que los de las fábricas y empresas de diseño de chips. “Desde un punto de vista financiero y económico, no tiene sentido que hagan una gran inversión en EEUU. El simple hecho de arrojar dinero a esto no resuelve el problema. Es un problema más complejo”.

Notas Relacionadas