Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/204614

Vélez fue palo y a la bolsa ante Patronato

Al Fortín alternativo lo salvaron tres veces los palos y su arquero fue figura. Ganó con el penal de Centurión y se aseguró el primer lugar en la Zona B. Pero Patronato le generó mucho peligro, sobre todo de arriba, y mereció llevarse al menos un punto

Ricky convirtió el penal con un remate bien colocado y le dio el triunfo a Vélez, que no jugó bien. Fuente: Fotobaires.

Los de afuera son de palo, dicen, pero los palos de verdad están adentro. Y a su manera, muchas veces juegan. Son silenciosos y estáticos actores que pueden incidir en un marcador con apariciones aisladas o ser protagonistas muy decisivos.

En Liniers, ellos fueron el principal escollo con el que se encontró Patronato y, a su vez, el mejor amigo de Vélez. Resultaron determinantes los postes que el equipo de Paraná sacudió tres veces y Fortín, una. El agradecido, claro, fue el equipo de Pellegrino, que se aseguró el primer lugar en la Zona B del campeonato sin haber jugado bien.

Con un equipo alternativo que permitió el descanso de varios titulares para el juego del martes contra Unión La Calera Chile (cruce que necesita ganar para seguir detrás del objetivo de pasar a octavos de la Copa Libertadores), Vélez tuvo una mala tarde en el funcionamiento. Pasó varios sobresaltos, pero se llevó los tres puntos por el penal que convirtió Ricardo Centurión. ¿Acorde con lo que fue el desarrollo? No.

Festejo del Fortín. Fuente: Prensa Vélez.

La visita se cansó de cabecear 

El Patrón hizo daño cuando se animó, sobre todo a partir de una supremacía absoluta en el juego aéreo. Se impuso siempre de arriba. Pero... Encima de tener a los hierros en su contra, Alexander Domínguez tapó disparos muy difíciles y fue la figura de la cancha. No hubo caso. De hecho, previo a uno de los tiros en el travesaño, el arquero tocó el balón en el segundo testazo de Oliver Benítez en el horizontal.

En el juego de las diferencias, estos equipos llegaron con elementos que los pusieron en los extremos. El duelo cruzó al líder de la Zona con el último. Al que ya estaba metido en la siguiente fase de la liga local con el que necesita sumar para nutrir a su flaco promedio del descenso. Y en el trámite, el visitante fue superior más allá de su actualidad más desfavorable.

Los de Pellegrino, alejados de la mejor versión

Vélez estuvo lejos del equipo titular agresivo de tres cuartos de cancha hacia adelante, uno de los argumentos que lo llevó a ser uno de los animadores del certamen doméstico. Sintió la distancia entre sis intérpretes más habituales desde le inicio y los de este viernes. Hubo apenas chispazos, aislados, principalmente de Centurión, que inquietó las pocas veces que encaró, soltó bien la pelota y dio una en la base de un palo. Algo de Orellano y las trepadas de Joaquín García, aunque no mucho más que eso. Poco, muy poco. Se vio un equipo sin fútbol, carente de sorpresa y fluidez en la circulación.

Con poco, sin ser un lujo, Patronato puso en jaque al Fortín con un Gudiño picante, Sosa Sánchez exigiendo, Leys manejando los tiempos en el mediocampo y algunas buenas subidas de Delgadillo. El equipo de Entre Ríos debió, al menos, llevarse un poroto. No pudo por los palos y por el arquero de la V azulada.

Fuente: Olé. 

Notas Relacionadas