Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/204552

Día Internacional de la Danza, la manera de expresar, encontrar y afianzar los sentimientos

En 1982 la UNESCO, atendiendo a las demandas del Comité Internacional de Danza, proclamó el 29 de abril como el Día Internacional de la Danza, coincidiendo con el nacimiento del bailarín francés Jean Georges Noverre.

El Día Internacional de la Danza se celebra hoy, 29 de abril. Para conocer el origen de dicha celebración tenemos que remontarnos hasta 1982 que, por iniciativa del Comité Internacional de Danza, se proclamó por la UNESCO el 29 de abril como Día Internacional de la Danza.

Florencia Ferrazzano es la nueva generación de esta familia de bailarinas.

En ese mismo año, el Comité Internacional de Danza tomó la sugerencia del maestro ruso Piepor Gusev de crear un día para la danza y la UNESCO atendió a estas demandas y eligió el 29 de abril porque este día corresponde al nacimiento de Jean Georges Noverre, bailarín francés y profesor de ballet, considerado el creador del ballet moderno.

Con esta celebración se busca conseguir la atención del público sobre la importancia del arte y la cultura de la danza. También, masificar los eventos a nivel mundial para que alcance al mayor número de personas posible aunque los festejos, desde hace un año, viene siendo con protocolos sanitarios y reducción de público. Pero nada importa cuando de celebración y baile se trata, porque no importa que tan grande sea el escenario o cuantos aplausos haya, sino que la música fluya y el cuerpo se mueva.

María y Érica Ferrazzano son dos grandes maestras de la danza, renombras en el ambiente artístico.

Lo que dicen los bailarines chaqueños

En el marco de este día, NORTE se comunicó con diversos artistas chaqueños para que cuenten que es para ellos la danza y sobre todo como vienen trabajando en esta “nueva normalidad” y como se adaptaron.

Ballet, clásico, urbano, folclore, movimientos suaves, puntas de pie, tacos, zapatillas, con maya o ropa de día, nada importa a la hora de definir la importancia de la danza en la vida de estas personas porque algo tienen en común: aman la danza y es  parte de su vida.

Lucia Macarena Diez, la nueva generación de docente que se abre paso entre los grandes.

Emma Arancibia es un artista chaqueño que nunca dejo de luchar por sus sueños y que con mucho esfuerzo es uno de los nombres más reconocidos cuando se habla del estilo urbano. “Para mí la danza es conexión, con uno y con el otro” dice Emma sobre qué es para él y añade: “cuando bailo me pasa eso, me conecto tan fuerte conmigo mismo, es un momento de meditación, y más aún cuando hay público es una conexión enorme y hermosa entre la gente y el artista. A todos les recomiendo que bailen, sin importar la edad, es una herramientas tan sana y hermosa que lo tenemos al alcance”.

Sobre la pandemia por coronavirus y como lo afecto dijo: “en lo personal me trató en ciertos momentos bien y en otros mal, mucha incertidumbre, miedo, muchas preguntas, pero me fortaleció en varios aspectos, y me hizo dar cuenta de muchas cosas que por andar tan a mil no las veía”. Con respecto a lo laboral el coreógrafo relató que le bastante mal ya que “las clases online no es lo mismo, los alumnos nos hicieron el aguante pero hubo un momento que ya no dábamos más, tuve el apoyo de muchísimas personas; hubo mucho esfuerzo y trabajo atrás de las clases online”.

Si hablamos de artistas urbanos, que sienten el baile como su forma de vida, Emma Arancibia es uno de los representantes indiscutidos.

Por otra parte, sobre la tan mencionada nueva normalidad Arancibia recalco: “Nuestro fuerte que son los eventos y espectáculos se cortó todo, hasta que nos dejaron abrir y ahí gracias a Dios cambió mucho, estamos trabajando el triple de lo que trabajábamos antes de pandemia, con un equipo de profesores increíbles. ExpresArte creció mucho , seguimos cuidándonos entre todos para seguir entrenando y disfrutando de esto qué tanto amamos” finalizo Emma.

Ferrazano, un apellido que marca el ritmo

Si hablamos de la danza clásica, el ballet, uno de las primeras academias en la que se piensa seguramente es la de Ferrazzano. Érica y María son las maestras que han forjado los sueños de cientos de alumnos, abrazándose a la danza hoy ya tienen un semillero que continua con su legado.

Desde la óptica académica y como afecto la pandemia en sus clases han dicho: “fue todo un desafío de reinventarnos diariamente para estimular a las futuras artistas. Dimos clases temáticas con las más pequeñas, de coreografía con las intermedias  y producción de videos con el ballet; participamos en cursos y concursos fotográficos sobre danza. Tuvimos el apoyo incondicional de maestros que nos brindaron clases gratis, además aprendimos a gestiones programas provinciales y nacionales”. Sobre la apertura de los estudios de danza, las Ferrazzano expresaron: “cuando pudimos trabajar de  forma presencial, en septiembre brindamos clases , ensayos abierto y  funciones. Es una experiencia de puro crecimiento”.

Sobre este día, Érica Ferrazzano reflexiono: “La danza establece un vínculo entre el hombre y la naturaleza anterior a la palabra, es movimiento donde la herramienta principal es el cuerpo, que crea y transforma sentimientos, requiere pasión, compromiso y perseverancia. La danza une y transforma el medio con valores que entretejen una red pluricultural valiosa para todos”.

Andrea Fernández es la directora y fundadora del Taller Bagual Fuentes de Fontana.

María Ferrazzano, por su parte, también explica lo que significa el baile para ella. “La danza es vida, se despierta con el latido interior y se hace presente en el hombre con el nacimiento. ¿Qué pasa con nuestros cuerpos?, la danza se hace presente en nuestro espíritu con las ganas de estar vivos, con las ganas de decir, de sentir, de expresar, de no hacer o hacer y de demostrar mucho”.

“Celebramos la danza como salud, vida, trabajo, como un derecho, con igualdad de oportunidad para todos. ¿Qué queremos? caminar juntos para lograr la visibilidad de la danza como trabajo, tanto en lo oficial como en lo independiente, para lograr espacios, condiciones, visibilidad y leyes para todos” enfatiza la docente y culmina con: “La danza es empatía, es vida, es resiliencia, enriquece el espíritu de la personas y toca el alma”.

Florencia Ferrazzano, la nueva generación de esta familia de danza también cuenta que es para ella la disciplina y dice: “es una oportunidad para poder plasmar nuestros conocimientos como artistas, es un medio de expresión, pero también requiere de mucho compromiso y dedicación con uno mismo y con los demás”. “En el estudio de danza nos encontramos constantemente renovándonos; tratando de formarnos como bailarinas completas en varias disciplinas; saliendo a bailar en todo tipo de espacios calles; museos; escuelas; teatros; y manteniendo siempre activa la danza en el Chaco, no solo ofreciendo un buen espectáculo al público sino también disfrutando y sintiéndonos orgullosas de lo que hacemos” concluye la bailarina y docente.

La forma de expresar y ser uno mismo

Por su parte, Andrea Fernández quien la directora y fundadora del Taller Bagual Fuentes de la localidad de Fontana señalo que: “la danza para mí es una forma de vida. Como bailarina siempre fue forma de sacar lo que tenía adentro, lo que podía expresar y ser yo; como docente, siempre fue el vehículo a través del cual puedo contener e incluir a muchos niños, jóvenes y adultos”  explica la docente quien eleva la bandera del folclore en lo más alto del orgullo chaqueño.

“En lo personal me ha dado muchas satisfacciones, ya que hay niños que han superados traumas graves bailando, adultos que bailan para curar el estrés, para expresarse, superar la soledad, y mantenerse activos, es decir que no tengo dudas que la danza cura, sana”.

Sobre como cambiaron las vidas con respecto a la llegada del coronavirus, la bailarina enuncia: “todo ha sido muy complejo para el mundo de la danza, ya que el distanciamiento social nos limita en muchos aspectos, uno de ellos, es el poder relacionarnos. Otros de los aspectos con el cual tuvimos que lidiar fue que al volver a clases, mucha gente tiene miedo y eso afectó mucho la matrícula de alumnos”.

Para cerrar, Fernández expresa: “uno de los aspectos más importantes y preocupantes para nosotros es lo económico y social y hasta el día de hoy no poder llevar adelante nuestros espectáculos, que para nosotros no solo son una forma de expresión, sino también una forma de recaudar fondos para los gastos que se requieren para mantener en pie la institución” concluyo Andrea.

Emocionalidad y fortaleza

Si algo tiene la danza, la música, el baile es que siempre hay lugar para todos los nombres. No hay competencia entre los grandes nombres y los que recién comienza, los docentes dan espacio a sus alumnos y la nueva generación va tomando su lugar.

Uno de los nombres nuevos, pero de vasta trayectoria, es el de Lucia Macarena Diez quien pisa fuerte en el ambiente.

Consultada sobre que es para ella la danza, respondió: “para mi es parte fundamental de mi vida, es el sustento de mi emocionalidad y la firmeza de mi realidad física en esta tierra. Es mi acompañante en cada estadio de vida, mi calma ante la ansiedad, lo que me motiva a ser y mejorar como persona, porque con la danza uno se conecta con más gente que ama y vibra en la misma sintonía” dice la coreógrafa y suma: “también me enseña a forjar: la paciencia, el amor, la confianza. La danza es mi maestra, y trabajo día a día para que me siga acompañando en lo que me quede de tiempo”

“La pandemia nos cambió a todos, creo que no hubo persona en la tierra que no haya cambiado. Por la fuerza o por decisión propia” enfatiza Diez y explica: “en lo personal, me permití vivir cada día con un sabor especial, encontrándome en familia y agradeciendo cada segundo de salud, hogar y existencia. En lo profesional, mi grupo de trabajo creció muchísimo, nos encontramos confiando uno en el otro, apoyándonos mutuamente como nunca antes, nos unió y gesto en nosotros una semilla” revela y concluye: “seguimos sorteando la pandemia, pero si tuviera que representarlo con una balanza, sin dudas lo haría agradeciendo al universo por dejarla  a nuestro favor”.