Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/204351
La canasta total del Isepci supera $57 mil y la del Indec los $60 mil 

La aceleración de precios “aniquila” ingresos de las familias y quedan necesidades sin cubrir 

Patricia Lezcano analiza los aumentos relevados en el Chaco y marca que frutas y verduras son inaccesibles para muchas familias. Además, los niveles salariales de construcción y estatales, dos sectores clave.  

Los datos conocidos esta semana sobre el costo de vida, a través de las publicaciones del Isepci para el Chaco y del Indec a nivel nacional, reflejan la aceleración de los precios de productos indispensables para la subsistencia de las familias, entre ellos, los alimentos; y expone, a la vez, la ineficacia para la contención de esos valores de los programas regulatorios y controles. 

Entre los alimentos con mayor aceleración en los precios se ubican el arroz (100%), el zapallo (100%), la naranja (166,67%), la manzana (157,14%) y el asado (92%). 

Con un costo de vida para una familia tipo que supera los $60 mil o $57 mil, según las canastas del Indec y del Isepci, los ingresos salariales formales –sobre todo en las escalas iniciales- siguen quedando atrasados y no llegan a cubrir necesidades básicas. Y en peor situación de vulnerabilidad se encuentran trabajadores informales. 

Según datos difundidos por el Indec, una familia requirió en marzo $60.874 (canasta básica total) para no ser pobre, y $25.685 (canasta básica alimentaria) para no ser indigente. Mientras que, de acuerdo con datos del Isepci, en marzo una familia chaqueña de cuatro integrantes (dos adultos y dos niños) necesitó $57.375 (canasta básica total) para no caer bajo la línea de pobreza; y $23.906 para alimentarse durante 30 días.

En cuanto a los incrementos, la CBA del Indec -que mide indigencia- subió 4,5% respecto de febrero; y la CBT -que establece la línea de pobreza- subió 5%, es decir por encima del índice de inflación de marzo que fue de 4,8%.

En tanto, según el relevamiento del Isepci, los precios de la CBA subieron 1,69% en marzo, y mantiene un acumulado de 64,41% en un año. Y la CBT presentó una variación de 1,27% respecto del mes anterior, con un acumulado del 57,20% interanual. 

De acuerdo a los datos del mismo organismo, productos de verdulería se incrementaron un 5,57% en el mes; carnes, 1,18% y los productos de almacén, 0,30%.

Por otra parte, otros parámetros difundidos por el Indec muestran los niveles de canastas alimentaria y básica para una sola persona adulta: $8312 y 19.700, respectivamente. 

Nivel salarial 

Con esos datos como parámetros, NORTE consultó con fuentes de distintos sectores de trabajadores asalariados, para verificar los actuales niveles salariales formales, y también de personal “precarizado”. Así, desde ATE Chaco indicaron que, quienes pasaron a planta permanente del Estado más recientemente, sin bonificaciones y con uno o dos años de antigüedad, perciben alrededor de $20.000 de bolsillo; mientras que cobran alrededor de $29.000 aquellos trabajadores y trabajadoras que accedieron a beneficios plasmados en distintos decretos. 

Según datos del Isepci, la canasta de alimentos acumula en un año un aumento del 64,41% y la canasta total, del 57,20%. 

Se calcula –según el gremio- que el 60% del personal estatal tiene un salario promedio de $30.000 pesos, aunque existe variabilidad según los ministerios y funciones, llegando a superar los $65 mil dentro del ámbito del Poder Ejecutivo, ya que existen organismos como ATP donde los niveles son superiores.   

En cuanto a precarizados, teniendo como parámetro el programa en el área de Salud que más cantidad de trabajadores abarca, perciben en promedio $18.000, el 90% del salario mínimo, vital y móvil. Sin embargo, en algunas áreas llegan a percibir entre $7000 y $9000, con menor carga horaria.

En tanto, desde Uocra Chaco precisaron que el piso salarial para el sector se ubica en $34.701,92 (por mes, para un ayudante y con salarios básicos de marzo –sin horas extras-, donde la quincena se paga $17.350,96); mientras que la mejora salarial de abril acordada por paritaria, para la misma función, llevará la quincena a $19.423,36, lo que significará en el mes $38.846,72. Asimismo, un oficial especializado (el nivel máximo para el sector) percibe entre $40 mil y $50 mil por quincena (es decir, $80 mil a $100 mil por mes). 

Teniendo en cuenta los desembolsos de Anses en materia de jubilaciones y pensiones –aunque hay personas que pueden cobrar más de un beneficio- los niveles actuales están en $24.621 para el haber medio que perciben jubilados; y $23.809 el haber medio para pensionados. En tanto, la Pensión Universal para el Adulto Mayor se ubica en $$ 16.457. Según datos oficiales del organismo, en el Chaco hay 204.206 jubilados y pensionados. 

"El trabajo informal en este último año fue devastado”

Patricia Lezcano, directora del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (Isepci), advirtió que “los salarios fueron aniquilados en este último tiempo, tanto de trabajadores formales como de los informales”. 

“Si uno observa algunas cifras, a principios de este año, un docente que iniciaba tenía un salario básico de 12 mil pesos y un trabajador formal del Estado no supera los 30 mil”, contrastó. “Estamos hablando de ingresos que no alcanzan a cubrir los gastos de un hogar formado por dos adultos y dos niños”, planteó en diálogo con NORTE. 

Asimismo, resaltó que “el trabajo informal, en este último año, fue devastado porque las changas se terminaron y el trabajo precarizado desapareció”. “Todos esos ingresos que las familias tenían, incluyendo por ejemplo al trabajo doméstico, ya no están más, se han perdido. Si bien hay una recuperación en algunos sectores, es muy lenta y, sobre todo, los ingresos que no alcanzan para cubrir todos los gastos”, analizó. 

Lezcano marcó que “la inflación pega más en los sectores populares, pero también en el sector medio, que genera la posibilidad de dar algún trabajo extra al trabajador informal, y eso se ha perdido”. 

 

Tenemos un 42% de malnutrición, con una preminencia en obesidad y sobrepeso. Estos datos nos dicen que las familias no están pudiendo adquirir los alimentos básicos necesarios para una dieta equilibrada. 

 

Reforzar la asistencia 

En ese contexto, consideró fundamental que el gobierno revea la reposición de ayudas económicas como el IFE. “También es necesario el incremento en las ayudas de transferencia directa, como la tarjeta Alimentar para la compra de alimentos específicos, y el aumento de las jubilaciones y salario mínimo. Sobre todo, si no se detiene esta carrera de aumentos de los precios de los alimentos en particular”, subrayó. 

A la vez, recordó el reciente informe del Isepci sobre la situación nutricional de niños, niñas y adolescentes: “Estamos en un 42% de mal nutrición, con una preminencia en obesidad y sobrepeso. Estos datos nos dicen que las familias no están pudiendo adquirir los alimentos básicos necesarios para una dieta equilibrada, que contiene frutas, verduras, carnes y pescados, productos que hoy cuesta tener en una comida diaria”, alertó. 

“Es indispensable detener esta escalada en todos los precios de la economía. Fundamentalmente de los alimentos para que la situación de la gran mayoría de la población, y sobre todo de las familias de menores ingresos, no se agrave más”, finalizó.

Alto impacto en los alimentos 

“Nuestro relevamiento se basa en monitorear los 57 productos de la Canasta Básica, que son los mismos que releva el Indec”, explicó Patricia Lezcano. Aunque sí marcó como diferencia que el relevamiento en el Gran Resistencia y en Sáenz Peña se concentra en “negocios de cercanía de los barrios, como almacenes, verdulerías y carnicerías; y no en las grandes cadenas de supermercados (como lo hace el Indec)”. “Otra particularidad es que tomamos el producto de menor costo que se encuentra en la góndola en ese momento en cada uno de los rubros relevados, no así las ofertas”, agregó. 

En esa línea, explicó que los negocios barriales se proveen de los supermercados mayoristas y también acceden a algunas ofertas de las grandes cadenas de supermercados. “No todas las familias pueden acceder a estas grandes cadenas, y a las ofertas que proponen, por el tema del traslado, principalmente”, puntualizó. 

Lezcano advirtió que “en estos últimos meses, no sólo en el primer trimestre de este año sino en los últimos meses de 2020, se han acelerado mucho los precios”. “Estamos en un 64% de aumento, en un año, de los productos de la Canasta Básica Alimentaria. Esto nos demuestra que han sufrido un impacto muy grande, sobre todo los alimentos que son de consumo diario y lo que generalmente las familias compran”, expuso. 

Además, la directora mencionó a “otros productos que no son de fácil acceso para las familias, como las frutas y verduras, que tuvieron más del 150% de incremento en el caso de la naranja (166,67%) y la manzana (157,14%)”. “Hay un excesivo incremento en los precios, mucho más allá de la estacionalidad de frutas y verduras”, advirtió. 

Programas de contención con alcance limitado  

“En general, los programas de Precios Cuidados y Máximos, no sólo ahora sino a lo largo de varios gobiernos, son de incidencia muy limitada”, planteó Lezcano. Y fundamentó que “estos programas no llegan a los barrios, ya que son acuerdos con las grandes cadenas supermercadistas”, aunque indicó que estaba la idea de abarcar a los mayoristas donde se proveen los comercios barriales. 

“Si los programas no tienen un alcance mayor a toda la población, solo una parte seguirá pudiendo acceder”, sostuvo, y agregó que “el abastecimiento es muy limitado, y es poca la cantidad disponible por producto”. 

“Debería haber más control en estos programas y más controles en los precios de los productos de la Canasta Básica Alimentaria, que es lo fundamental a contener para que las familias puedan acceder”, cerró. 

Amas de casa hacen frente con impulso emprendedor 

NORTE también consultó a la presidenta del Sindicato de Amas de Casa de la provincia, Liliana Godoy, quien marcó que el aumento de precios, sobre todo en alimentos, “es una realidad”, pero dejó claro: “No le echo la culpa a este gobierno. Esto viene de arrastre y es consecuencia de la crisis que atravesamos en la época de Macri”. 

 

“No le echo la culpa a este gobierno. Esto viene de arrastre y es consecuencia de la crisis que atravesamos en la época de Macri”. 

 

En el Chaco, destacó el acompañamiento del sindicato que conduce a las mujeres amas de casa, ofreciendo todo tipo de capacitaciones y contribuyendo al inicio de microemprendimientos de cocina y venta de comidas. A la vez, mencionó que el área de Economía Popular de la Provincia, las provee de semillas para huertas, logrando así autoabastecerse de verduras y frutas.

“Lo más importante como sindicato es que damos contención pospandemia a estas mujeres, con talleres con salida laboral”, resaltó Godoy, valorando además otras coordinaciones y aportes de áreas gubernamentales como Desarrollo Social y Chaco Solidario. 

Notas Relacionadas