Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/204178
Paulo Ferreyra

Columnista

Claudia Masin: "Este festival le otorga legitimidad a la voz poética"

Del jueves al domingo se realizará el Festival Iberoamericano de Poesía Chaco 2021. La curadora quien contó, entre otras cosas, cómo fue la elección de las y los poetas.

“La dicha más plena es una dicha física y debería producirse solo una vez, antes de que conozcamos las palabras. Su regreso es siempre un instante de gracia que nos devuelve el amor con el que un día la materialidad del mundo nos ha tocado”, así escribe la poeta Claudia Masin en La Gracia.

Hace unos años es la curadora del Festival de Poesía que se realiza en la provincia. Ahora en comunicación telefónica comentó algunos entretelones de selección y programación. Se accederá de manera libre y gratuita a través de la plataforma www.poesiaesresistencia. chaco.gob.ar.

Las mesas de lecturas se habilitarán, de 19 a 21, desde este jueves 22 al domingo 25 de abril. Estarán participando en total 39 poetas invitados, de los cuales 16 serán escritores y escritoras del Chaco y Corrientes.

El festival es organizado por el departamento de letras del Instituto de Cultura, con el acompañamiento de la Fundación El libro y la Cultura. Coordinarán las mesas de lectura Maia Bradford y Marcelo Nieto.

Cabe señalar que el mentor de la idea es Francisco Tete Romero, quien cuenta con el respaldo de Mariela Quirós y Claudia Goy.

Desde la organización explicaron que desde un primer momento la idea primaria del festival fue hacerlo de dos formas, presencial y virtual. Sin embargo, el contexto sanitario empujó a que todo se transmita a través de una plataforma web.

El formato virtual abrió el campo para invitar a otros poetas de Latinoamérica, El Caribe, Estados Unidos y España. El lema de este año es “Poesía es Resistencia”.

Al respecto la curadora del festival, la poeta Claudia Masin, explica: “La idea fue jugar con las palabras. En principio con nuestra localidad natal, Resistencia, donde se escribe mucha y muy buena poesía. Hoy es un polo de producción poética importante.

La poeta Claudia Masin trabajó ya en la primera edición del Festival de Poesía, realizado en Resistencia en 2019.

Por otro lado jugamos también con una idea de la cual estoy convencida: que ‘la poesía es un enclave de resistencia‘. En medio de la pandemia la poesía es un enclave para resistir y no dejarnos vencer por el desánimo.

“Podemos propiciar un espacio de encuentro e incluso de celebración en medio de un contexto de emergencia como el que estamos viviendo. Con el festival podemos acercarnos a través de la virtualidad para resistir contra la tristeza, el desánimo, un impulso para seguir luchando y generar espacios de belleza, de encuentro y celebración”.

 

-¿Los festivales de poesía son un espacio de legitimación del escritor / escritora?

-Totalmente. Por ello en la curaduría tuve la intención de combinar en todas las mesas los poetas de la zona con poetas de otros países. Poetas chaqueños y correntinos compartiendo espacios con autores y autoras de Colombia, Venezuela, Uruguay, Chile, Ecuador, Cuba, España, Estados Unidos.

En muchos casos hay poetas muy reconocidos, premiados, que tienen un lugar de visibilización muy grande que pueden aquí compartir espacios con otros que quizás recién están empezando, poetas que editaron uno o dos libros e incluso con aquellos que todavía no han editado. Este espacio le otorga legitimidad a la voz poética de la zona y sobre todo de los que se están iniciando.

 

-La virtualidad ensanchó el abanico para invitar a muchos y muchas poetas. ¿Cuál fue el criterio para acotar ese cuerpo?

-La tarea fue difícil y hermosa al mismo tiempo. Difícil porque acotar un corpus tan amplio siempre tendrá un margen de injusticia. En un momento me encontré con que tenía 39 poetas invitados que habían aceptado participar. Ese número no era lo que imaginábamos desde el comienzo. Inicialmente pensábamos entre 20 o 30.

Mi criterio fue ser lo más amplia posible, no tener solo en cuenta el gusto personal sino también abrir el juego para que haya una diversidad estética, generacional, geográfica, étnica y de género. Un corpus donde puedan convivir poetas jóvenes con poetas de gran trayectoria. Pensé en la diversidad, un festival con estética y voces que no se parecieran entre sí, sino que tuvieran distintos tonos, distintos universos y distintos imaginarios.

 

-Volviendo a los 39 invitados, ¿se escribe más ahora o están más visibilizados los poetas? ¿Qué sucede?

-Creo que no se excluyen las dos variables que mencionaste. Por un lado creció muchísimos la cantidad de gente que está escribiendo. También hay mayor visibilización. En el mismo sentido de estas dos cuestiones, crecieron los lectores. Hay mucha gente que ahora escucha o lee poesía.

Por otro lado en este contexto de pandemia se generó más espacios para la poesía. Quizás esto pasó con otras artes; pero aquí estamos hablando de poesía y es el ámbito donde más nos movemos. Hubo festivales y encuentros virtuales. Pienso también en las ferias de libros itinerantes que se hicieron el año pasado en la provincia del Chaco.

 

-Como lectora y tallerista, ¿qué tiene que tener un texto para ser un poema?

-En principio tiene que haber un trabajo sobre el lenguaje como algo fundamental. Además tiene que haber una emoción de base muy potente.

 

La noticia era que habían acuchillado algunas tortugas

Rocío Navarro

La noticia era que habían acuchillado algunas tortugas
en la laguna Argüello.
unos meses antes
cuando asfaltaban mi cuadra
yo había cargado una tortuga inmensa
en el cajón de atrás de la bici
y otra en una camioneta,
las había llevado hasta ahí
pensando en salvarlas de una muerte
como la del bebé de Cementerio de animales
aunque con cumbia de fondo.


poco después le tocó a un aguilucho:
en el parque de la democracia,
unos pibes lo habían bajado a hondazos
pero alguien lo rescató
y le entablillaron un ala.
yo lo había fotografiado
hacía unos días
imagino que es ese aguilucho
porque había sido que están en extinción,
así que ha de haber pocos.


tortugas hay un montón
por cada zanja una familia
y son aguerridas,
me dio pena pensar en quien las acuchilló:
ni siquiera eso pudo haber hecho solo,
los verdugos nunca son autónomos,
se alimentan de la indignación de los rectos
de la empatía tullida de esa gente
que nunca
lava lo que ensucia.

Notas Relacionadas