Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/203949

CARTA DE LECTORES

Reclamos, más reclamos…  y alternativas  
 
Señor director de NORTE:

Las actividades se frenaron durante la pandemia. Pero la vida siguió con modalidad de aislamiento y restricciones.  
Las necesidades de las personas siguieron siendo las mismas, con el estricto cuidado se complicaron.  
Tanto la alimentación como la ingesta de medicamentos no se tomaron pausa, y al principio hubo improvisaciones, idas y venidas, luego fueron mejorando algunos servicios.  
Quedaron fuera de la visión aspectos que la pandemia minimizó, y los barrios siguieron teniendo los mismos problemas de alumbrado, inseguridad y otros, como el transporte.  
Hay que destacar la creatividad para hacer frente, pero la guerra invisible los desbordó.  
Es por eso que quizás es momento, en plena crisis, de reorganizar las instituciones, los roles, los medios, para poder abarcar lo que la vida ciudadana necesita, que lo tendrá de otra manera. 
Se corrió tras la salud. Pudieron afrontar todo con las herramientas habidas y otras crearon.  
Ahora las actividades deberán convivir con esta situación e ir mejorando las formas, modalidades en todas las áreas.  
No se trata de reclamar, sino de acompañar con ideas, verlas y escucharlas. 
Cada sector conoce su espacio, esa información debe llegar a las autoridades, quienes gerencian y deciden.  
Y así como hay consorcios, los barrios, debieran tener una Comisión, o uno dos voceros que puedan tener acceso más cercano a los ministerios. 
El Whatsapp ayuda. Tendrían que estar organizados por el mismo medio. 
Un administrador, ese asesor solidario y voluntario de las autoridades con una línea especial, que tenga los números reales de los entes para poder informar con veracidad y autoridad.  
Esto no debe ser improvisado, sino organizado por quienes correspondan. 
Defínase municipio de gobernación, y definan las funciones de desarrollo social.  
Todo cambia. Cambiemos con inteligencia.  

MÓNICA PERSOGLIA   
Resistencia 

....................................

De mundiales, dictadura y guerra de Malvinas

Señor director de NORTE:

Como “la naranja mecánica” fue bautizada la selección de fútbol de Holanda (hoy Países Bajos) en el mundial de Alemania en 1974.
Cuatro años después, en 1978, se realizó el mundial de fútbol en Argentina que sufría el terrorismo de Estado comandado por la junta militar de Videla Massera y Agosti, quienes por las armas destituyeron al gobierno democrático de Isabel Martínez de Perón.
En esa naranja mecánica brillaba Johan Cruyff, un jugador de las características de Maradona y Messi juntos. 
Pero en Argentina la dictadura militar tenía miedo de que el ganador fuera Holanda, porque eso hubiera significado el comienzo del fin de la dictadura. 
En España, donde residía Cruyff, fue secuestrado por un grupo paramilitar argentino y por esa razón no pudo jugar el mundial de 1978 en Argentina por su país Holanda.
Si Holanda ganaba el mundial de fútbol en Argentina la dictadura se hubiera ido antes y no hubiera existido la guerra de Malvinas, donde murieron jóvenes argentinos.
Una guerra que fue una salida desesperada de la junta militar porque tenía un pueblo argentino movilizado, y justamente el 30 de marzo de 1982 —días antes de la toma de Malvinas— una gran movilización hizo que el alcohólico de Galtieri mandara a morir a nuestros jóvenes. 
Saludos fraternos y revolucionarios para todos los que dieron su vida en Malvinas.


LUIS ALBERTO SILVERO 
RESISTENCIA  

Notas Relacionadas