Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/203948
Plazo para pagar hasta 2028 y menos intereses

El Gobierno anunció la reestructuración de la deuda en dólares con un alivio de UDS 212 millones

El principio de acuerdo, que se oficializará en los próximos días, es con el grupo mayoritario de acreedores, que posee alrededor de un 50% de la deuda emitida por el Chaco en 2016. El gobernador Capitanich y el ministro Pérez Pons dieron detalles en Casa de Gobierno. 

Tras dos meses de trabajo en el proceso de reestructuración de la deuda en dólares tomada por el Chaco en 2016 por UDS 250 millones, el Gobierno provincial anunció esta mañana un acuerdo con el grupo mayoritario de acreedores externos, que posee alrededor del 50% de las tenencias; al que, en los próximos días, tras oficializarse la propuesta, deberá sumarse el resto de los tenedores del denominado Bono 2024. 

El gobernador Jorge Capitanich y el ministro Santiago Pérez Pons (Planificación, Economía e Infraestructura) dieron a conocer detalles del acuerdo, que estira plazos para el pago del capital y reduce intereses. En números concretos, la propuesta del Chaco acordada con el grupo mayoritario de acreedores permite a la provincia un ahorro de UDS 212 millones, según revelaron.  

Entre los detalles más destacados, se lleva el vencimiento final de toda la amortización de la deuda de agosto de 2024 (como estaba originalmente previsto) a febrero de 2028. Así, los pagos concentrados entre 2022 y 2024 se trasladan al período 2024-2028. “Nos genera una baja de la deuda, en términos de tiempo, nos prorroga los plazos y nos da posibilidad de que la provincia pueda crecer para pagar los intereses y las amortizaciones de la deuda que ha tomado”, explicó Pérez Pons. 

El denominado Bono 2024 había sido emitido por el Chaco en 2016, durante el gobierno de Domingo Peppo, tras la aprobación de la Legislatura. Según recordó el gobernador Capitanich ante la consulta de NORTE, los UDS 250 millones de dólares fueron destinados a cancelar deudas históricas, a partir de un fallo de la Justicia, con trabajadores del poder judicial. “Era una deuda originada en obligaciones corrientes surgidas a partir de un fallo adverso para el Estado. Se tomó deuda en dólares para pagar deudas en pesos”, explicó. 

 

Menos intereses 

Pérez Pons destacó que lo más importante es el “principio de acuerdo” con respecto al cupón, es decir, la tasa de interés que la provincia debe pagar por la deuda tomada. En ese punto, el ministro recordó que la tasa a la que Chaco tomó el bono fue del 9,375% en dólares, “la más alta del país”. 

Así, con el acuerdo, el interés a pagar será del 3,5% para vencimientos de agosto 2021 a febrero 2022; del 4,75% para los de febrero 2022 a febrero 2023; del 6,5% para los de febrero 2023 a febrero 2024 y del 8,25% para los de febrero 2024 a febrero 2028. Tomando promedios, el cupón 2021-24 pasará de 9,375% a 4,9% y, tomando todos los años, pasará del 9,375% al 6,25%. 

“Hemos conseguido que el ahorro de la tasa de interés sea el mejor entre las provincias que ya han reestructurado su deuda”, resaltó el funcionario. En esa línea, expuso que el Chaco logró una baja de 313 puntos en el cupón promedio, mientras que otras provincias lograron entre 207 puntos de baja (la ciudad de Córdoba) a 115 puntos (la provincia de Córdoba). Igual performance logró la provincia en el cupón final, con el ahorro más importante entre las renegociaciones ya cerradas (113 puntos). 

 

“Es un paso muy importante, decisivo, positivo y necesario para que podamos volver a transitar un camino de sostenibilidad de nuestra deuda pública, como la hemos tenido en otros momentos, y poder también empezar a transitar un sendero de desarrollo y crecimiento para nuestra provincia, de manera sostenible y con varios años de crecimiento”, trazó Pérez Pons. 

Si bien destacó que se trata de “un paso fundamental”, el ministro aclaró que el proceso de renegociación todavía no está cerrado, ya que requiere la aceptación del resto de los acreedores una vez que la Provincia oficialice la propuesta cerrada con el grupo mayoritario. 

“Cuando asumí, el gobernador me pidió encontrar un proceso sostenible, justo y estratégico para nuestra deuda pública. Sostenible porque necesitamos generar un alivio a las finanzas públicas de la provincia”, planteó Pérez Pons, dando cuenta así que el pago de intereses restaría recursos a las inversiones en infraestructura o a las mejoras salariales de trabajadores públicos.  

“Si resolvemos los problemas estructurales que asfixian a nuestras finanzas públicas, podemos encontrar un sendero de crecimiento sostenido en el tiempo”, afirmó.  

Notas Relacionadas