Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/203774

Ayudan a chicos en edad escolar con clases de apoyo y les dan la merienda

Se trata de la Fundación Decidimos Acompañarte. Nació en plena pandemia y está ubicada en el Barrio Resur (Pasaje Cangallo 3775, Zona Sur de Resistencia). Brindan apoyo escolar a niños de 6 a 14 años. Sumaron una biblioteca, ludoteca y biblioTICS. Además, sirven la merienda y quieren ampliar la ayuda social. NORTE Play dialogó con Rocío Medina, docente y presidente de la ONG.

13.jpg
Las clases de apoyo escolar la reciben niños de 6 a 14 años.

La oenegé creó una biblioteca en una zona donde no hay escuelas públicas próximas, tampoco centros recreativos o clubes para los chicos del lugar. “Gracias a la ayuda de la comunidad, mediante donaciones, pudimos crear una biblioteca comunitaria con varios espacios. Como por ejemplo la ludoteca, donde aprovechan el lugar para juegos en los recreos o en los “viernes culturales”.

9.jpg
Local de la fundación, ubicada en Pasaje Cangallo 3775, Barrio Resur.

“También tenemos la biblioTICS donde gestionamos recursos sumando computadoras para que los chicos puedan familiarizarse con la tecnología y desarrollar las competencias tecnológicas”, indicó Rocío. 

10.jpg
Rocío Medina, docente y presidente de la Fundación Decidimos Acompañarte.

El grupo conformado mayormente por docentes y estudiantes, decidió empezar las actividades por “una necesidad imperiosa en esta zona para que los chicos se revinculen con la escuela”. “El apoyo escolar y los materiales proveen a estos chicos la posibilidad de familiarizarse con el contexto educativo y con la escuela, sobre todo con la forma actual de dar clases en una mezcla de presencialidad y virtualidad. Esto que hacemos a diario surgió a partir de una gran demanda que existe en estos barrios”, explicó. 

La sede de “Decidimos Acompañarte” es la propia casa de Rocío, donde dejó dos cuartos para ella y sus hijos y transformó el resto de la vivienda en distintos espacios que alojan las clases que se dan a diario para los estudiantes. Incluso avanzó en una “sala abierta” en el patio de la vivienda, lo cual pudieron construir mediante el aporte de materiales de los vecinos y la mano de obra de una cooperativa que colaboró. 

11.jpg
Armaron una biblioteca con libros donados por los vecinos y la comunidad en general.

Cómo se solventa el trabajo de la fundación

“Mantenemos los insumos necesarios para la higiene y limpieza del lugar mediante donaciones de los padres de los chicos que asisten. También hay vecinos y la comunidad en general que de manera desinteresada suman su granito de arena. Por ejemplo: los libros, útiles y otros insumos que utilizamos se gestaron a pulmón. Trabajamos durante meses para que los chicos que vienen tengan un contexto educativo limpio y adecuado para que tengan todo lo que necesitan”, añadió la mujer. 

12.jpg
Además del apoyo escolar sirven la merienda.

“Agradecemos infinitamente la empatía y solidaridad de la comunidad, que al enterarse de lo que estábamos haciendo rápidamente nos llamaron e hicieron llegar sus ayudas. Como también damos la merienda, resolvemos el costo de la leche, mermelada y los panes mediante el aporte de los padres. Realmente la situación es crítica, lo cual lleva a que muchas veces ese aporte salga de los bolsillos de los miembros y colaboradores de la fundación”, manifestó Rocío. 

Debido a la pandemia los grupos de alumnos están repartidos por burbujas programadas en distintos horarios, para así resguardar las normas sanitarias vigentes. 

NORTE PLAY EN EL LUGAR

Pedido a la comunidad 

Quienes deseen colaborar pueden aportar libros de escuela primaria, secundaria, cuentos y materiales didácticos. “Además del trabajo en el Barrio Resur, con la biblioteca comunitaria, colaboramos con un merendero y un comedor que están cerca del Canal 16, por lo cual son bienvenidas las ayudas con ropas de abrigo, zapatillas, alimentos no perecederos. Entendemos que mucha gente la está pasando mal y es por eso que tratamos de estar cerca de ellos, no solo en las clases de apoyo escolar, sino también asistiéndolos en otras necesidades puntuales que tienen tanto estos chicos como sus familias”, aseguró Rocío.

14.jpg
Los estudiantes se acercan desde distintos barrios para recibir ayuda con sus tareas y tomar la merienda.

Internet, pobreza y acceso a la información 

El creciente nivel de pobreza deja fuera del acceso a Internet a cientos de niños de la inmensa barriada. “Muchos padres apenas tienen un celular y con una tarjeta prepaga, lo cual les impide que puedan acceder a las tareas que les mandan en el colegio. También, la mayoría de estos niños no tiene una computadora en la casa, por eso es clave este espacio para que completen sus deberes y no queden marginados de esta exigencia escolar en el contexto de la pandemia que estamos atravesando”, indicó la presidenta de Fundación Decidimos Acompañarte.

Actualmente, tienen dos notebooks. Una de ellas tiene roto el teclado, pero gracias a una astuta adaptación de un teclado externo se puede utilizar. Los recursos no abundan pero el ímpetu por ayudar y mantener a los niños y adolescentes dentro del contexto educativo supera las barreras que la escasez presenta a diario.

BilioTICS

“Nosotros priorizamos la educación, por eso estamos en plena construcción de nuestra biblioTICS. Se trata de tener recursos tecnológicos para poder trabajar con los chicos competencias digitales. Entonces ellos, en el espacio educativo que les brinda la fundación van a aprender a manejar los principales programas y realizar las tareas que requiere hoy el mundo de la informática e Internet”, afirmó Rocío.

La pandemia interrumpió la forma tradicional de dar clases y desde la fundación se ocupan de que los niños se adapten de forma adecuada a los cambios que se dan en el campo educativo.  
Los que quieran colaborar pueden comunicarse al teléfono 03624-744666 para coordinar la entrega. Están en Facebook como Fundación Decidimos Acompañarte y en Instagram como @fundacion_da .