Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/203198

Tenedores de deuda demandan en Nueva York a la provincia de Buenos Aires  

Un grupo de bonistas presentó una demanda contra la provincia ante los tribunales del Distrito Sur de Nueva York por la falta pagos programados de intereses y de capital que arrastra desde abril de 2020, por un monto superior a u$s 7.100 millones, fecha en la que el Gobierno bonaerense puso en marcha un programa de reestructuración de deuda que prorrogó en varias oportunidades.

   La demanda fue impulsada por miembros del Comité Directivo del Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos de Buenos Aires, que poseen once series de obligaciones con un monto de capital total de más de u$s 7.100 millones emitidas por la provincia.

   Fuentes del Gobierno bonaerense señalaron que la demanda es propia de “las tácticas que suelen utilizar para presionar” estos grupos y que “Ya lo hicieron con otras provincias. No nos sorprende”, agregaron las fuentes, que sostuvieron que Buenos Aires viene “trabajando de buena fe, dialogando, negociando, y estas tácticas solo dificultan una resolución y en nada ayuda a resolver los problemas reales e inmediatos que tiene la provincia”.

   “Están en una posición intransigente, pidiendo niveles de cupones que niegan el alivio financiero que la provincia necesita y otorgaron a la Nación. El Gran Buenos Aires tiene niveles de pobreza de casi el 50% en términos de personas y más del 60% en el caso de los niños. Comprometernos a pagos insostenibles tiene un impacto real y nos llevaría empeorar una situación que ya es extremadamente frágil”, subrayaron.

   Según los asesores White & Case LLP que representan al Grupo Ad Hoc, la demanda se presentó a raíz del “continuado default de los pagos programados de intereses y/o capital bajo cada una de estas series de Bonos. La provincia dejó de realizar los pagos programados por los Bonos en abril de 2020 y desde entonces ha incumplido sus obligaciones de pago en todas las series de Bonos”, señaló el grupo de bonistas.

 La demanda llega luego de que la provincia iniciara hace ya casi un año un proceso de negociación para reestructurar su deuda externa -al igual que lo hicieron otras diez provincias argentinas en los últimos meses- pero por ahora no llegó a un acuerdo y la primera oferta se aplazó en doce ocasiones.

   Pese a ello, el comité de acreedores consideró que “desde abril, la provincia no ha hecho prácticamente ningún esfuerzo por entablar negociaciones de buena fe con el Grupo a fin de encontrar una solución mutuamente aceptable y consensuada, a pesar de varios intentos de entablar discusiones de parte del Grupo y sus asesores. En lugar de buscar una solución, los funcionarios provinciales han optado repetidamente por extender el plazo de aceptación de una oferta de reestructuración fallida y desconectada de la real capacidad financiera de la provincia y que, por lo tanto, nunca ha logrado el apoyo de los bonistas”, agregaron.

   De todas formas, los miembros del Grupo señalaron que “siguen abiertos a considerar propuestas que reflejen fielmente la realidad de la situación financiera y económica de la provincia” y que continuarán con “los procedimientos legales que han iniciado hoy y se reservan en su totalidad sus derechos a ejercer cualquier otra acción o recurso adicional en cualquier momento”.

   Este fin de semana, la cartera de Hacienda y Finanzas de Buenos Aires había remarcado que “durante los primeros meses del 2021, se intensificaron las conversaciones con los asesores de GoldenTree Asset Management LP, el principal acreedor y el más proactivo. Este diálogo ha resultado de gran utilidad, y condujo a conversaciones restringidas con dicho acreedor”, sostuvo el ministerio a cargo de Pablo López, y la vez dijo que la provincia presentó una posible enmienda a la invitación vigente

    En ese sentido, la nueva propuesta incluye la eliminación de la quita de capital, mayores cupones de interés y una disminución de la vida promedio de los bonos de 13 años a 11, términos que evidencian un esfuerzo importante para responder a las demandas de los acreedores, sin perder la meta de asegurar la sostenibilidad de los compromisos asumidos.  Aún así, “pese a la mejora en el valor total del paquete, los bonistas continúan reclamando concesiones que en nada aportarían a la solución real del problema de la deuda provincial. Se han solicitado términos y condiciones que son imposibles de aceptar, incluyendo tasas de 7,5%, valor equivalente al cupón promedio de la deuda que se está reestructurando”, afirmó el ministerio.