Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/202553
El río Paraná nuevamente en “aguas bajas” 

Preocupante pronóstico trimestral con lluvias inferiores a las normales en pleno otoño 

Luego de un 2020 con una sequía histórica e impacto severo en ríos de la región, Hugo Rohrmann analiza en detalle los datos de la perspectiva trimestral marzo-abril-mayo para la provincia, justamente en la época más lluviosa.  

“Es preocupante”, definió el ingeniero en Recursos Hídricos, Hugo Rohrmann, al analizar el pronóstico trimestral emitido por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) para marzo, abril y mayo, y, en especial, el mapa de precipitaciones, porque “para todo el litoral, el este de Formosa y gran parte del Chaco (el este y la región central, la más productiva) aparecen modelos meteorológicos que están definiendo más probabilidades de que las precipitaciones sean inferiores a lo normal, es decir, al promedio de estos tres meses”. 

En diálogo con NORTE, el profesor de Hidrología en la Facultad Ingeniería UNNE y ex integrante de la Administración Provincial del Agua (APA), recordó que, en la perspectiva trimestral, siempre “el primer mes es el más exacto y los otros dos meses tienen un poco más de imprecisión”. 

Para Rohrmann resulta “preocupante” el informe del SMN “porque, en febrero, prácticamente no hubo lluvias, con lo cual el panorama empieza a manifestarse como seco, en varios lugares está faltando agua y encima los próximos tres meses seguirán con esa misma característica, teniendo en cuenta que febrero, marzo y abril están dentro de la temporada lluviosa”. “Nos están diciendo que esa temporada de lluvia terminará con valores inferiores a lo normal”, trazó, dando cuenta de que esa no es una buena perspectiva. 

Este escenario, según su análisis, “hace recordar inmediatamente a lo que ocurrió el año pasado”. “Hasta febrero, veníamos con lluvias normales y, a partir de marzo, se cortaron abruptamente, lo que dio motivo a una larga sequía y el comportamiento de los ríos Paraná y Paraguay con una gran bajante que, por suerte, terminó en febrero”, repasó. 

Fue más allá en su observación de las perspectivas climáticas y, abriendo el panorama, explicó que “en el sur de Brasil claramente las precipitaciones serán inferiores a lo normal”. Por eso, sostuvo que se presenta “un escenario bastante similar a lo que pasó el año pasado en cuanto a que, en la mitad del ciclo lluvioso, se cortaron las lluvias”. 

Hugo Rohrmann analizó el pronóstico trimestral emitido por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) para marzo, abril y mayo.

Razones 

Al buscar fundamentos sobre las razones del fenómeno de interrupción de precipitaciones en la época lluviosa para la región, Rohrmann expuso: “Es una cuestión meteorológica. Es el comportamiento de las distintas variables del clima. No se puede decir que lo que ocurrió entre marzo y diciembre de 2020 fue la primera vez que se dio, pero sí siendo un corte tan abrupto, porque 2019 venía con altos valores de lluvias en toda la provincia”.  

Por eso, consideró que “lo llamativo es que haya dos períodos de lluvias consecutivos, en los cuales uno fue en demasía y otro que venía normal y se corta”. Sin embargo, marcó que todavía es prematuro asegurar que este año será igual, dada esa menor precisión que contiene toda perspectiva para los últimos dos meses que involucra. 

“Es llamativo que se corten las lluvias en el medio de la temporada, lo que es perjudicial para los ríos de la región y para el sector agropecuario”, resaltó a modo de cierre. 

 

En varios lugares está faltando agua y encima los próximos tres meses seguirán con esa misma característica.

 

Lo que dice el informe 

El Pronóstico climático trimestral para marzo–abril–mayo 2021, elaborado por el Servicio Meteorológico Nacional, indica para gran parte del Chaco (excepto el norte) precipitaciones inferiores a lo normal o normales, incluyendo a todo el norte del Litoral, oeste de Buenos Aires, La Pampa, norte y centro de Patagonia; y normales sobre parte del norte del país (incluyendo al norte de Chaco), Córdoba, oeste de Santa Fe y región de Cuyo.En cuanto a temperaturas, el pronóstico señala que serán normales sobre todo el norte del país, Litoral, Cuyo, Córdoba y Santa Fe. Aunque se aclara que, en la primera parte del trimestre, no se descarta la ocurrencia de temperaturas máximas extremas, especialmente sobre el centro del país y norte de Patagonia.

El Paraná, de nuevo en aguas bajas 

Con respecto al río Paraná, Hugo Rohrmann recordó que “el estado inicial era una sequía de año y medio en la cuenca del Plata”, tras lo cual hubo abundantes lluvias a fines de enero pasado, de 600-700 milímetros, en el corazón de la generación del caudal del río, por lo cual se recuperó. Destacó así que “el río salió de aguas bajas”, y además “Itaipú, el embalse más grande, recuperó los niveles normales”. 

Sin embargo, advirtió que “la ausencia de lluvias en las últimas tres semanas hizo que Itaipú bajara a la mitad esa recuperación (descendió un metro y medio), lo que no es una buena noticia; y aguas arriba no están apareciendo aportes importantes, sigue igual que en ese período de año y medio”. 

 

El Paraná volvió a aguas bajas y será así por un mes seguro. Por lo tanto, el panorama no es positivo. 

 

En ese marco, dijo que, en Corrientes y Barranqueras, el Paraná está en torno a los tres metros, pero con tendencia a bajar. Así, explicó que los tres metros son el nivel que separa aguas medias de aguas bajas, por eso desde ayer, por debajo de esa medida, el río volvió a aguas bajas. “Será así por un mes seguro y, si le agregamos la perspectiva trimestral, se podría decir que por los próximos tres meses. Por lo tanto, para el Paraná el panorama no es positivo”, sostuvo. 

Con ese regreso a “aguas bajas”, el especialista advirtió que se presentarán nuevamente complicaciones en navegación, en las tomas y calidad de agua y en la vida de los peces. “El hecho de haber tenido un mes con aguas medias no significa que los peces salieron y se reprodujeron. Están todavía con una limitante muy grande”, señaló. 

Fenómenos convectivos 

Otro punto de análisis del especialista fueron algunos fenómenos registrados durante el verano en distintas provincias como Córdoba, Buenos Aires, San Juan, Catamarca, con copiosas lluvias e inundaciones que pusieron en jaque las infraestructuras de ciudades. 

“Son tormentas de carácter convectivo, muy similares a lo que pasó acá en Resistencia en enero, cuando cayeron 200 milímetros en seis horas. La superficie era el Gran Resistencia, porque en Colonia Benítez o Makallé y no había llovido nada. Son fenómenos muy concentrados, en poca superficie y con altos valores de precipitación”, explicó. “En general, en las zonas serranas o montañosas, eso es así porque la conformación del terreno hace que las posibilidades de tormentas de ese tipo se den frecuentemente”, agregó.

Fue más allá y amplió: “Si miramos el plano que entregó el SMN, para todas las provincias del NOA (Jujuy, Salta, Tucumán, La Rioja, Catamarca y hasta parte de San Juan) dice claramente lluvias esperables superiores a las normales. Hay una concentración de posibilidades de lluvia en marzo, y abril y mayo baja mucho la probabilidad de lluvias en esa zona montañosa”. Significa –indicó- que “es dable esperar que este mes se produzcan eventos de esa característica y, si caen sobre una población, generarán problemas similares o peores a los que tuvimos aquí”. 

“Con el correr de los años, estos fenómenos convectivos son cada vez más frecuentes. Con la concentración urbana de la población, no hay sistema que permita desaguar más rápidamente esas cantidades de agua. Y no se diseñan para una lluvia tan intensa en cortos plazos”, concluyó.