Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/202220
Estados que comienzan a desligarse de sus obligaciones en la emergencia

Ecuador: avanza la tendencia a la tercerización de la vacunación

El presidente Lenín Moreno anunció que habilitará a municipios y a instituciones privadas para que importen vacunas.

Moreno advirtió que los autorizará “mientras cumplan con los requisitos de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa). El presidente saliente respondió así al pedido para que se permita la importación por entidades ajenas al gobierno. El mandatario, duramente reprochado por su gestión pandémica que llevó al país al colapso sanitario, indicó que el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, organizará ‘en próximos días la posibilidad de que se importen directamente vacunas por parte de los municipios, aunque avisó que ‘no todas las farmacéuticas quieren venderle a privados‘.

Con diversos métodos, cada vez más gobiernos tienden a tercerizar sus obligaciones.

Las autoridades de Guayaquil y la capital Quito ya habían manifestado su deseo de poder adquirir dosis por su cuenta. La administración de Quito detalló que dispondría de u$s 20 millones del presupuesto para la compra de inmunizadores. El Ministerio de Salud confirmó hasta el momento 275.780 contagios y 10.826 muertes desde el inicio de la pandemia.

Hasta ahora, solo llegaron 14.000 dosis de la vacuna, aunque está previsto que en próximas horas se sumen otras 17.000, mientras que Moreno atribuyó el retraso en la entrega a un ‘incumplimiento del acuerdo‘ alcanzado con el laboratorio estadounidense Pfizer, situación que se repite en varios países.

La semana pasada, el presidente brasileño Jair Bolsonaro hizo declaraciones en el mismo sentido, al referirse a la habilitación para que grandes empresas compren partidas para vacunar a sus empleados. En similar tono, el gobierno de la ciudad de Buenos Aires entregó vacunas a obras sociales privadas (prepagas) pata que vacunen a sus asociados.

Aztrazeneca: Nuevo retraso

El gigante farmacéutico suizo-británico reconoció nuevas dificultades de producción de vacunas contra el coronavirus en Europa e indicó que tendrá que recurrir a fábricas en el extranjero para cumplir con las entregas de dosis a la Unión Europea (UE) en el segundo semestre.

AstraZeneca ‘está trabajando para aumentar la productividad de su cadena de suministro en la UE, y utilizará su capacidad global para garantizar la entrega de 180 millones de dosis a la UE en la segunda mitad del año‘, dijo un portavoz del grupo. El anuncio se produce después de que la polémica sobre las entregas de la vacuna al bloque en el primer trimestre de 2021 provocara tensiones políticas.

La UE se quejó de las demoras en la entrega y acusó a la empresa de desviar dosis ya pactadas hacia el Reino Unido, o hacia terceros que pagaban precios más caros, lo que llevó a abrir una investigación en una fábrica de AstraZeneca localizada en Bélgica.

Mientras Bruselas afirmó que el laboratorio incumplió un contrato de precompra firmado en agosto para la entrega de hasta 400 millones de dosis de su inoculante, el CEO de la firma, Pascal Soriot, dijo que ‘los contratos no preveían un compromiso‘ sobre la provisión de vacunas.

El Gobierno británico inmunizó a millones de personas con la vacuna de AstraZeneca desde finales de 2020. Pero la empresa no empezó a entregar en la UE hasta principios de febrero de 2021. A partir de este jueves se celebrará una cumbre europea extraordinaria por videoconferencia, centrada especialmente en la crisis sanitaria.