Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/201172

Recursos fiscales del Norte Grande: alta dependencia de la Nación y un buen nivel per cápita 

Un reporte elaborado por la Consultora Politikon y el sitio especializado Región Norte Grande analiza los recursos recibidos en 2020, los compara con la inflación, que en el NEA fue la más alta del país, y con otras regiones del país.  

 Los recursos nacionales recibidos en 2020 por las diez provincias del Norte Grande representaron el 31,9% del monto global distribuido en concepto de transferencias automáticas (coparticipación federal de impuestos, leyes especiales y compensaciones) y no automáticas (partidas presupuestarias o por convenios de asistencia). En términos absolutos, en su conjunto obtuvieron recursos por $841.222,73 millones, un 44,6% más que el año anterior, por el empuje de las no automáticas. 

En términos per cápita, por cada habitante del Norte Grande se asignó un total de $85.238,51, el más alto entre las regiones del país por el peso de las transferencias automáticas en provincias de menos población, como Formosa, La Rioja y Catamarca.

El informe que contiene esos datos es el Reporte Fiscal del Norte Grande, una iniciativa de la consultora chaqueña Politikon y del sitio web especializado RegiónNorteGrande.com.ar, que trabajan en materia de integración regional y de seguimiento de coyuntura de las diez provincias que componen el Norte Grande Argentino (en el NOA, Jujuy, Salta, Catamarca, La Rioja, Tucumán y Santiago del Estero; y en el NEA Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones).

Allí también se indica que, en 2020, el NEA terminó con un alza de precios bastante superior al incremento de las transferencias automáticas, configurando así una caída real explicada por impacto inflacionario.

Asimismo, en el Norte argentino se dan los mayores niveles de dependencia de los recursos nacionales vía transferencias automáticas: 82,9% del total de los recursos tributarios de los 10 distritos (el promedio histórico del período 2010-2019). En este apartado, en 2020 estas provincias participaron del 33,4% del total distribuido por el Estado nacional. Recibieron en total $748.758,1 millones. Mientras que la región Pampeana es la que participa de la mayoría de las mismas, con un 49,5% del total repartido.

En transferencias no automáticas (no previstas por ley sino surgidas de convenios o apoyos específicos desde la Nación), las provincias del Norte Grande recibieron un total de $92.464,7 millones, un 23,5% del total repartido a las jurisdicciones argentinas. 

El más reciente encuentro de los gobernadores de provincias del Norte Grande, en La Rioja, con la presencia del presidente Alberto Fernández.

Las transferencias automáticas 

Las provincias argentinas tienen diversas fuentes de financiamiento, siendo una de las más importantes (sobre todo en las del Norte Grande) las transferencias automáticas de recursos de origen nacional. Éstas están compuestas por tres tipos de recursos: coparticipación federal de impuestos; leyes especiales y compensaciones varias. Esta última es la menos estable de las transferencias.

Los recursos por transferencias automáticas varían en función de la recaudación nacional, ya que los principales drivers de las mismas son impuestos nacionales como Ganancias, IVA, Bienes Personales, entre otros; y existen algunos conceptos que no varían según recaudación, sino que se trata de montos fijos asignados por ley.

El informe destaca la dinámica que tuvieron las transferencias automáticas durante 2020: entre enero y julio, tuvieron una variación por debajo del alza de precios, particularmente en abril y mayo, donde la pandemia y su consecuente parálisis de la actividad económica derrumbó la recaudación.

Pese a ello, a partir de agosto estos recursos tomaron otra dinámica y comenzaron a experimentar crecimientos reales en diferentes niveles, acumulado así cinco meses consecutivos de alzas, algo que no se experimentaba desde el año 2017.

Sin embargo, debe distinguirse hacia dentro de las transferencias cuáles fueron los drivers que más empujaron a dicha alza: no fue tanto el IVA (impuesto fundamental para medir el comportamiento del consumo, que recién en noviembre-diciembre tuvo crecimiento neto), sino el Impuesto a los Bienes Personales, a partir del aumento de su alícuota establecido a finales de 2019 al momento de asumir Alberto Fernández, mientras que el Impuesto a las Ganancias fue otro que empujó la recaudación de la masa coparticipable.

El consolidado de las provincias del Norte Grande muestra que las transferencias automáticas a los 10 distritos norteños totalizaron $748.758,1 millones, participando del 33,4% del total distribuido a nivel nacional. Ese monto implica un incremento del 39,3%, por lo cual también experimentan alzas en términos reales, si se lo compara a la luz de la previsión del IPC de diciembre a nivel nacional, pero si se lo pone bajo el foco de los IPC regionales la historia es diferente.El Índice de Precios al Consumidor (IPC) no tiene comportamientos homogéneos en todo el país. El Norte argentino es el más golpeado: los IPC NOA y NEA son los que mostraron las mayores alzas en este 2020 y, por ende, el alza real es algo más débil que en otras regiones del país. 

El NEA termina con un alza de precios bastante superior al incremento de las transferencias automáticas, configurando así una caída real explicada netamente por el impacto inflacionario. En el caso del NOA, si bien supera al IPC estimado para diciembre, lo hace con una brecha inferior a otros casos.

Dependencia 

La importancia de esta situación viene de la mano de la dependencia de los recursos automáticos nacionales en las administraciones provinciales: en el Norte argentino, de hecho, se dan los mayores niveles de dependencia: el promedio histórico del período 2010-2019 muestra que, en las provincias del Norte Grande, este tipo de recursos representan el 82,9% del total de los recursos tributarios de esos distritos, con picos como el caso de Formosa (92,9%) y pisos como Tucumán con 71,5%. 

El gran contraste se da sobre todo con las provincias de la región Pampeana, donde el promedio histórico para el período mencionado es del 45,1%, a partir de mayores autonomías fiscales sobre todo de la CABA, Córdoba y Santa Fe.

Transferencias no automáticas 

Además de las transferencias automáticas, estipuladas por ley, las provincias reciben transferencias del Estado de manera no automática, o llamadas también “discrecionales”. Se dan a partir de partidas presupuestarias o por convenios de asistencia firmado entre la Nación y las provincias, y son el modo de observar con criterio económico los mayores o menores niveles de apoyo político a las gestiones provinciales.

En el 2020, las provincias del Norte Grande recibieron un total de $92.464,7 millones en este concepto, un 23,5% del total repartido a las jurisdicciones argentinas, y representa un alza del 108,4% respecto al 2019. El factor preponderante que explica esta alza es la asistencia financiera del Estado nacional en el marco de la emergencia producida por la irrupción del coronavirus. De hecho, todas las regiones tuvieron alzas importantes, pero la mayor se da en la Pampeana con +146,4% (con fuerte peso de la provincia de Buenos Aires con más de 200% de incremento); mientras que Cuyo creció un 71,5%, y la Patagonia un 98,3%.

Dentro del Norte Grande hay disparidades al momento de medir las transferencias no automáticas de manera per cápita: por cada riojano se destinaron $32.060,2; pero por cada correntino sino $6.113.

Las provincias de menor población tienen mayores desembolsos en términos per cápita, algo que se observa no solo en el caso de La Rioja, sino también en Catamarca y Formosa, donde por cada habitante se destinaron más de $10.000, al igual que el Chaco, pero con más población es ese caso; en las otras seis provincias no llega a dos dígitos.

En términos absolutos, dentro del Norte argentino, Tucumán se llevó la mayor parte de las transferencias no automáticas, con un total de $15.127,9 millones, seguido por La Rioja con $12.616,7 millones y el Chaco con $12.204,4 millones. En el caso riojano, debe destacarse que tiene una asignación presupuestaria que es alta por recomposición de punto de coparticipación perdido décadas atrás, y ello explica el alto monto captado.

En 2020, las provincias Norte argentino participaron del 23,5% del total de este tipo de transferencias; la Pampeana, por su parte, se llevó el 65,4%; las provincias cuyanas el 4,2% y las de la Patagonia un 6,9%.