Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/201113

La vuelta a las aulas, un año para no repetir

El primer día de marzo, un lunes que esperemos sea de buen presagio, comenzará la gran prueba de fuego para las clases del 2021 pero con un final abierto para el del año pasado que aún no tiene las cifras de los estudiantes que no lograron los objetivos para promocionar de nivel.

El ministro de Educación de la Nación Nicolás Alfredo Trotta, en su visita al Chaco esta semana, acompañado del gobernador Jorge Capitanich y su par provincial Daniela Torrente, marcó el camino por el que transitarán las clases en la provincia.

Serán con el ansiado retorno a las aulas, con medidas de bioseguridad para hacer de las escuelas un lugar seguro tal el compromiso incluso ante la dirigencia gremial docente que abordó al ministro Trotta para entregarle un pliego con el planteo de sus condiciones.

Como siempre, en la previa todos los actores involucrados en la Educación coinciden en una expresión de deseo para transitar un año lectivo que pueda calificarse de normal pero de entrada nomás tenemos a la pandemia que le baja el precio a esa aspiración.

El desafío para superar el muro impuesto por el virus Covid 19 no sólo a la educación, al menos tiene frentes posibles de atender y superar como el de los conflictos gremiales eternos en el que un bien fundamental está en juego: el futuro de nuestra provincia de la mano de nuestros estudiantes.
Ante esto o cerramos el enorme abismo que la pandemia dejó expuesta en el estudiantado entre unos y otros por la exclusión social y pobreza o condenamos anticipadamente al padecimiento a varias generaciones. Y a frustraciones por el fracaso.

Se trata de la enorme brecha digital que quedó expuesta con dolorosa crudeza entre los estudiantes de todos los niveles educativos de nuestra provincia. No hubo igualdad de oportunidades por condiciones totalmente diferentes a la hora de acceder a la fundamental herramienta tecnológica para no quedar en el camino.

Hoy, ni el más negacionista puede dudar que el abandono obligado de las aulas durante todo el año pasado impactó negativamente en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Ahora bien, el sistema educativo incorporó entornos virtuales al tener que dar respuestas a la suspensión de clases presenciales por la pandemia, con el que buscó sostener el vínculo pedagógico.

Ante la situación crítica del ciclo lectivo que no pudo transitar su regularidad el Estado trabajó en lineamientos pedagógicos unificando los ciclos lectivos 2020-2021 a fin de rescatar a los alumnos que no lograron llegar a la meta educativa del año que culminó.

En síntesis, el gobierno fusionó a los ciclos del año pasado y al que se va a iniciar en una sola unidad pedagógica. El objetivo planteado es que aquellos saberes pendientes sean alcanzados en esta segunda etapa para al menos sostener los niveles “normales” de repitentes de períodos anteriores.
Por eso se habla de que todos los estudiantes chaqueños van a tener la posibilidad de regularizar su trayectoria mediante un régimen de promoción.

Esto queda claro cuando las y los funcionarios educativos se niegan a referirse a materias aprobadas o desaprobadas y lo hacen en términos de aprendizajes y capacidades desarrolladas, desde sus casas y con apoyo de la familia. Pero en muchos casos sin el acceso digital que una mayoría de nuestros hogares no puede alcanzar.

La Plataforma Digital Educativa ‘ELE’ para la educación obligatoria fue definida como la herramienta oficial de acompañamiento virtual a estudiantes, familias y docentes para la enseñanza y aprendizaje.
Ante la emergencia sanitaria que separó físicamente a docentes de los niños y niñas de las aulas y la escuela, los profesores recurrieron a lo que habitualmente tenían a mano. Grupos de whatsapp, facebook y otras redes sociales se utilizaron en el intento docente de mantener el vínculo a pesar de no contar con la presencia de los alumnos en las aulas.

Así no sólo se transitó un camino totalmente experimental que expuso más aún las diferencias que separan a unos de otros estudiantes en todos los niveles por la falta de acceso a una tecnología que además tiene un costo importante. También, sin quererlo ni desearlo, indujeron a un proceso de confusión al tratar de responder a la directiva educativa de utilizar la plataforma ELE.

El impacto fue directo en las casas de los chicos y chicas que lo padecieron junto a sus mamás y papás, con un resultado obviamente negativo. Nuevamente en esto volvió a ganar la pandemia.

UN SALTO HACIA ATRÁS

El Ministerio de Educación de la provincia no ha podido, ante la particularidad de la emergencia sanitaria, tener un relevamiento minucioso del estado de los procesos al finalizar el año escuela por escuela.

Pero, según datos oficiales al mes de agosto del ciclo lectivo pasado, los establecimientos educativos lograron estimar que la escuela no había podido vincular a un 10% de los estudiantes, especialmente a los adultos.

También la pandemia profundizó el abandono en el secundario. Lo hizo más visible, aunque el desgranamiento en este nivel educativo viene en aumento desde hace unos años.


LA BRECHA DIGITAL, LA GRAN BARRERA

Como nos queda un año complicado por el virus en nuestra provincia para superar la valla de la falta del contacto presencial hay que vencer la brecha digital para que todas y todos puedan encarar la enseñanza virtual en las escuelas en igualdad de condiciones.

El desafío, a la que la política debe dar respuestas sin las chicanas ni mezquindades de siempre que son uno de los peores ejemplos para los estudiantes, es que no falten dispositivos ni conectividad para los hogares y los docentes.

Más allá de la incertidumbre por una pandemia a la que no se puede controlar aún, más los números negativos del Chaco en inflación, desocupación y pobreza lo único seguro es que los estudiantes junto a sus padres y docentes no quieren repetir el año.

La definición oficial

“En el marco de la unificación de los ciclos lectivos 2020 y 2021 en una unidad pedagógica, resulta conceptualmente inapropiado hablar de materias pendientes de aprobación”.
Los estudiantes realizarán los pasajes de un grado/año al siguiente (incluso de un nivel al otro) acompañados de un informe de avance de los aprendizajes”.

Notas Relacionadas