Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/200903
Expectativas 2021  de la actividad

El turismo del Chaco forma parte de la tendencia pospandemia  

Las actividades al aire libre son las opciones más elegidas para equilibrar cuidado de la salud, costos y dar trabajo a operadores.  

El turismo de naturaleza, en espacios abiertos, al aire libre, es una tendencia mundial que se acentuó con la pandemia por coronavirus. Y los principales atractivos del Chaco forman parte de esa oferta, especialmente el turismo rural.

NORTE dialogó con dos voces de emprendimientos locales. Una de ellas trabaja en el establecimiento Don Antonio, en General San Martín, que suele recibir visitantes nacionales, familias de la provincia y antes de la pandemia, grupos de escuelas.

“Con la pandemia se frenó todo y recién en agosto retomamos algo con el turismo local; los visitantes llegan con turnos y reservas previas. Los primeros grupos reducidos que recibimos son familias de General San Martín”, explican.

Allí se puede apreciar un día en el campo, valorar recursos ambientales, especies animales y árboles. Para todas las edades el personal de guía muestra la importancia de las semillas nativas, acompaña el reconocimiento de huellas, entre otras tareas en un monte de 15 hectáreas.

Con una cantidad mínima y muy por debajo de lo habitual, las expectativas por un momento mejor o ideal se enfocan en marzo, cuando el calor ‘afloja’.

La difusión de una diversidad de propuestas, tanto para quienes viven fuera de la provincia como para los chaqueños, marca la agenda del Instituto provincial de Turismo.

“Pretendemos que en la medida de las posibilidades que la pandemia impone, de manera responsable podamos tener temporada y reactivar la actividad”, afirma Mauro Flores, vicepresidente del instituto.  

“Lo primero es la salud y lo segundo es el interés por mantener el empleo que generan la hotelería, el transporte y la gastronomía”, subraya.

Una pileta para atraer visitantes en verano 

Pileta del complejo municipal Laguna El Tigre, en General San Martín.

El punto fuerte del establecimiento Don Antonio en General San Martín es la observación de aves. En su amplio predio es posible ver más de 150 especies además de un parque de juegos para niños, interpretación de la naturaleza, comidas caseras típicas, relato de leyendas, camping, paseos.

Sin embargo en el verano la gente busca lugares recreativos con agua: ríos, lagunas y piscinas. Por eso el emprendimiento de turismo rural con cuatro años de experiencia complementó su oferta con el complejo municipal a través de un acuerdo. Así es posible  alojarse en el predio rural, pasar un día de pileta y disfrutar de atardeceres o cenas con cielo estrellado y empezar una nueva jornada con un desayuno campestre. El contacto es al teléfono celular (03725) 15 - 410910 y la página de Facebook: establecimiento Don Antonio Turismo Rural.

Platos de autor envasados al vacío 

Muy cerca de Juan José Castelli la finca Don Miguel y el restorán Anna son parte del mismo emprendimiento familiar con centro en la gastronomía. El rostro visible es la cocinera, anfitriona y guía Alina Ruiz que sin rodeos describe que en la pandemia más dura debieron cerrar por 165 días.

Para sostenerse continuaron vendiendo vegetales de la huerta, primero en la feria de la ciudad y después en una propiedad que convirtieron en verdulería. “Somos toda una familia que produce en el campo y apostamos a las verduras. El 2020 fue triste pero abrimos un local propio”, plantea a NORTE.

La cocina del restorán se recicló con comidas envasadas al vacío: sopas, ensaladas, carnes ahumadas; y la preparación de bandejas con picadas y desayunos. Todo con ingredientes de estación y detalles que marcan una diferencia.

En una complementación de recursos les compran algunos productos a otros pequeños emprendedores rurales; así preparan combinaciones de quesos, salsas, dulces y ahumados.

A la inflación y los aumentos de combustibles, granos, se sumó la sequía. “Nuestro público responde bien, aunque no estamos ajenos a la dura realidad que se vive. Con los pies sobre la tierra hicimos avances importantes en el sistema de aguada”, rescata en el balance. Con la cooperativa de agua accedieron a un plan de financiación para recuperar una parte de ese recurso que se destinaría para riego y para los animales de granja.

Mientras el restorán volvió a trabajar con protocolos vigentes y invitan a conocer su local Paquito de calle Río Teuco 80 en Castelli, donde encontrar verduras y frutas de estación, huevos, chacinados, quesos y quesillo caseros, mieles y molienda de algarroba.

Notas Relacionadas