Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/200899

“Quedate quieto, esto es un robo”: poliladrón detenido por asaltos a mano armada

Se trata de D.G. quien fue anoticiado a formar parte de un supuesto operativo en la zona metropolitana, una vez allí sus colegas uniformados procedieron a su aprehensión por los cargos que se le imputan. El sujeto quedó alojado en el Departamento de Investigaciones, a cargo de la causa,  y su cómplice en los atracos (quien sería su hermano) sigue prófugo.

Momento exacto en que el motomandado fue abordado por los poliladrones. Captura de una cámara de seguridad de la cuadra.

El asalto en cuestión sucedió en la esquina de Julio Argentino Roca y Misionero Klein (calle 5). Según recuerda el trabajador damnificado fue el acompañante quien sacó de ente sus ropa una pistola calibre .9mm para apuntar contra su humanidad. Al terminar su faena, el atracador se subió a la moto y ambos delincuentes huyeron a gran velocidad sobre Misionero Klein hacia los números ascendentes.  

La supervisión del operativo estuvo a cargo de las comisaría Primera y Segunda y se produjo el pasado 6 de enero en la cuadra de Julio A. Roca 1300 al 1400. 

De acuerdo a una denuncia radicada por un ciudadano que se dirigió hasta un domicilio de Villa Alta para entregar el pedido que un cliente solicitó de un conocido restaurante de la capital chaquena. 

Luego de cometer el robo los asaltantes huyeron con el botín por la calle Misionero Klein hacia los números ascendentes.

El hombre testificó que al llegar al lugar estacionó su motocicleta Gilera 110 cc. sobre la cinta asfáltica y dejó el encargo en el domicilio señalado. Cuando gira para volver a montar su rodado llegaron de manera repentina dos personas a bordo de una moto tipo cross, modelo Tornado, marca Honda, de 150 cc. y de color blanca. 

Inmediatamente descendió el acompañante y se acercó hasta el motomandado, identificándose como policía y con el arma reglamentaria en la mano. “El que me abordó me dijo que coloque mis pertenencias sobre la caja térmica de la moto, donde llevamos los pedidos. También me hizo dejar ahí un celular marca LG, la billetera con $20.000 de la venta de pedidos y documentos personales”, expresó el denunciante.