Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/200753

Brasil: se terminó el oxígeno y hubo una ola de muertos en Manaos

En la ciudad del norte no lograron impedir el colapso hospitalario y se declaró el toque de queda.

La capital del estado de Amazonas, la ciudad de Manaos, sufrió otro colapso hospitalario por la pandemia de coronavirus, al quedarse sin tubos de oxígeno, lo cual obligó a derivar a más de 750 infectados hacia otros estados en aviones militares y a declarar un toque de queda en toda la ciudad.

manaos-brasil-coronavirus.jpg
Colapso hospitalario por falta de tubos de oxígeno en la ciudad de Manaos, capital del estado de Amazonas.

En tanto, gobernador de ese estado, Wilson Lima, decretó este jueves el toque de queda entre las 19 y las 6 en la ciudad de la selva amazónica, debido a la crítica situación por la muerte por asfixia de pacientes con covid 19, récord de muertos y falta de cámaras frigoríficas para guardar los cadáveres.

En ese contexto, enfermeros, médicos y familiares gritaron en Manaos por la falta de oxígeno en la puerta de los hospitales públicos y pagando fortunas por tubos para darle a los pacientes.

Las Fuerzas Armadas enviaron 356 cilindros de oxígeno en la noche, pero la logística no alcanzó a suplir la situación de emergencia para los enfermos de coronavirus Covid-19.

"Hay relatos de que un ala entera de pacientes ha muerto por no tener tubos de aire. Además de las muertes, el peligro de generar problemas cerebrales permanentes es alto", dijo al diario Folha de Sao Paulo el científico del laboratorio federal Fiocruz Amazonia, Jesem Orellana.

Además de ser la ciudad más grande de la selva amazónica, Manaos es también uno de los baluartes del voto y apoyo al presidente Jair Bolsonaro, quien a fin de año advirtió que no iba a permitir una nueva cuarentena en la capital que tiene la mayor zona franca de productos electrónicos de Brasil.

manaos-brasil-coronavirus.jpg
El gobernador Wilson Lima decretó el toque de queda en el estado de Amazonas.

Por su parte, un médico que no quiso ser identificado, contó: "El hospital quedó cuatro horas sin oxígeno: tuvieron que llamar a médicos residentes y estudiantes del último año para hacer ventilación manual en los pacientes. Es como estar en una guerra y no tener armas para luchar. Se nos mueren los pacientes en nuestra cara".

Al respecto, el secretario de Salud de Amazonas, Marcellus Campello, dijo que las empresas proveedoras entraron en colapso porque el consumo se duplicó en diciembre y enero respecto del pico registrado en abril y mayo. "Estamos ante algo sin precedentes, el peor pico de la pandemia", dijo el gobernador Wilson Lima, en una conferencia de prensa en la que anunció el toque de queda y el cese de actividades que comienzan este jueves.

Fuente: Minuto Uno