Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/200662
Cada año las economías regionales emplean de modo directo y temporario a 625.000 personas

Piden flexibilizar planes sociales porque falta gente para trabajar en las cosechas

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa hizo un llamado a las autoridades para que quienes son beneficiarios de programas sociales puedan seguir cobrando esas ayudas aunque trabajen unos meses como cosecheros.

Desde hace tiempo sectores ligados a la producción primaria vienen planteando que les resulta cada vez más difícil encontrar suficiente cantidad de personas dispuestas a trabajar en las cosechas. Algunos de ellos lo atribuyen a que quienes antes se ganaban la vida como cosecheros ahora subsisten con planes sociales y desisten de hacerlo con las duras tareas rurales.

Ahora la Confederación Argentina de la Mediana Empresa dio a conocer una declaración en la que marca que "las economías regionales argentinas ven con preocupación e incertidumbre que, a pocas semanas de comenzar la cosecha de varios cultivos claves, no se consigue la cantidad de mano de obra necesaria para poder realizar los trabajos requeridos".

Para la CAME, los obstáculos para conseguir cosecheros son básicamente dos.  Por un lado, las restricciones a la circulación entre distintos puntos del país que se han aplicado y pueden volver a surgir a raíz de la pandemia de coronavirus. Por otro, que los titulares de planes sociales evitan trabajar porque temen que la relación laboral les haga perder los subsidios que cobran como desocupados.

"Es fundamental que los beneficiarios de planes de asistencia, nacionales o provinciales, puedan ser contratados sin que se les dé de baja el plan que reciben”, dijo Eduardo Rodríguez, titular de Economías Regionales de la CAME.

 

"Necesitamos una rápida respuesta integral de las autoridades para poder destrabar este tema y brindar certidumbre a las economías regionales que están próximas a cosechar y al día de hoy no saben si podrán hacerlo”, advirtió el dirigente. La demanda tiene que ver con cultivos tales como uvas, olivos, yerba, maní, papa, tabaco, peras, manzanas y naranjas, entre otros.

 

Más de 600.000 personas

Según datos oficiales, las economías regionales emplean, en forma directa y temporaria, alrededor de 625.000 personas en todo el país.

Si bien la falta de mano de obra en el sector no es un fenómeno nuevo, este año la problemática se agravó ya que muchos trabajadores no pueden concretar tareas en otras provincias en el marco de las restricciones impuestas por el Covid-19. "Desde la CAME, exigimos un certificado único para el traslado para nuestros trabajadores, entre localidades y provincias", plantea la entidad.

"Debemos articular soluciones interministeriales y brindarles garantías a los trabajadores y sus familias para que puedan realizar trabajos en cualquier lugar del país sin trabas que hagan que pierdan una posibilidad laboral. Estamos convencidos que la salida de la crisis es el trabajo”, dijo Rodríguez.

"La falta de mano de obra en las economías regionales es una problemática de suma importancia. En la actualidad hay provincias y zonas del país con altos índices de desempleo (hasta 20%) donde la generación de trabajo genuino es prácticamente inexistente", recuerda CAME.  

"La falta de trabajo podría al menos aliviarse si se permitiera a los beneficiarios de planes sociales ser contratados para tareas temporarias y estacionales. Las economías regionales somos parte de la solución", analizó Rodríguez.  

"Si queremos pensar en un país más descentralizado y con más inclusión federal, buscando una armonía entre lo urbano y lo rural, éste es un punto que se debe resolver en lo inmediato", agregó.

Temas en esta nota

Planes socialesCAMECosecha