Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/200142
Germán Dahlgren analiza los cambios introducidos con respecto al de 2017 

"El Consenso Fiscal 2020 es una  nueva oportunidad para el Chaco”

La Nación y las provincias lo rubricaron a inicios de diciembre. Serán más recursos para las arcas estatales, pero se aplazan desgravaciones impositivas que tendían a ser un alivio para la actividad privada.  

La pandemia impuso duros cambios a todo nivel. Al Estado, en sus tres niveles, le exigió respuestas para sostener la actividad económica, con una mirada especial hacia sectores vulnerables, lo que significó asignar más recursos públicos. Ese nuevo escenario demandó una serie de medidas y decisiones, entre las cuales se cuenta el Consenso Fiscal 2020, rubricado a principios de este mes entre el Gobierno nacional y 22 jurisdicciones provinciales. 

“Por su mirada federal, este nuevo pacto denominado Consenso Fiscal 2020 significa una nueva oportunidad para el Chaco y para las provincias”, destacó Germán Dahlgren.  

El acuerdo firmado tendrá implicancias en todas las provincias, porque se trata de la administración de los recursos tributarios. “Con la adhesión al Consenso Fiscal, la provincia del Chaco, según estimaciones oficiales, percibirá 2.750 millones de pesos de recaudación tributaria provincial, mejorando la performance financiera en relación al modelo anterior”, repasa Germán Dahlgren, especialista en tributación y presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas del Chaco. 

Su análisis permite visualizar ese efecto positivo sobre los recursos provinciales, pero también el efecto sobre la carga impositiva que siempre debe afrontar la actividad privada. 

“El acuerdo, si bien mejora la situación financiera de la provincia, también impone pautas de responsabilidad por las cuales por un año no se podrá tomar deuda en dólares, salvo en el caso de préstamos con organismos bilaterales o multilaterales”, explica en diálogo con NORTE. 

En ese punto, Dahlgren recuerda que el Chaco, como otras provincias del país debió encarar este año un proceso de reestructuración para aliviar la carga de sus vencimientos, en un 2020 complicado por la crisis que generó la pandemia.

“Si bien entendemos que la reducción de impuestos provinciales comprometía las cajas provinciales, aguardamos que la suspensión prevista en el nuevo Consenso sea transitoria, para poder retomar, con el despegue de la actividad económica, el necesario camino de la reducción de las cargas impositivas sobre el sector privado”, resalta el titular del CPCE.

En suma, pondera: “Por su mirada federal, este nuevo pacto denominado Consenso Fiscal 2020 significa una nueva oportunidad para el Chaco y para las provincias, siempre y cuando las ventajas que otorga sean usadas con el fin de promover un crecimiento económico sostenido de sus economías para el año próximo, exigiendo a su vez un endeudamiento responsable a la hora de buscar fuentes de financiación”.

 

Si bien la reducción de impuestos comprometía las cajas provinciales, aguardamos que la suspensión prevista en el nuevo Consenso sea transitoria, para poder retomar, con el despegue de la actividad económica, el necesario camino de la reducción de las cargas impositivas sobre el sector privado. 

 

Puntos destacados del nuevo acuerdo 

El Chaco, junto al resto de las provincias con excepción de CABA y San Luis, firmaron a principios de diciembre con el Presidente el Consenso Fiscal 2020, con vigencia para el año próximo.

Dahlgren recordó que la provincia del Chaco, junto al resto de las provincias con excepción de CABA y San Luis, firmaron a principios de diciembre con el presidente Alberto Fernández el Consenso Fiscal 2020, con vigencia para el año próximo. “Dicho pacto es el resultado de un acuerdo alcanzado entre el Estado nacional y los gobernadores de la mayoría de las provincias del país y reemplaza al anterior acuerdo firmado en el 2017 bajo la presidencia de Mauricio Macri”, indicó.

Entre algunos de los puntos del nuevo pacto, el especialista destacó la fijación de ciertos límites para la toma de deuda en dólares y la suspensión de demandas por el lapso de un año contra el Estado nacional a partir de la entrada en vigencia del acuerdo. “Las provincias deberán desistir de iniciar nuevas demandas y suspender las vigentes por el término de un año contra el Estado nacional por cuestiones vinculadas a la Coparticipación federal”, mencionó.

Por otro lado –continuó- se incluye el reconocimiento de que la coparticipación no es el medio de recursos para transferir servicios, competencias y funciones de la Nación a los distritos. “Todos los traspasos de funciones de Nación a alguna provincia se realizarán con fondos estipulados por ley y no a través de un cambio en los coeficientes de coparticipación como hasta el momento”, señaló.

Por otra parte, se suspende la reducción progresiva del impuesto a los Ingresos Brutos y de Sellos en la mayoría de las actividades económicas, que fue un aspecto central del Consenso Fiscal 2017. “En realidad, esta reducción de la alícuota de Ingresos Brutos ya había sido congelada provisoriamente apenas asumió el actual gobierno, a pedido de los gobernadores, para evitar el desfinanciamiento de sus cajas”, recordó Dahlgren.

Asimismo, marcó que el nuevo Consenso Fiscal compromete la colaboración entre la AFIP y las administraciones tributarias provinciales para armonizar y simplificar los trámites y presentaciones de los contribuyentes, como así también optimizar los procesos de verificación y fiscalización.

Según estimaciones oficiales, este nuevo Consenso que cuenta con el apoyo de los gobernadores, permitirá a las provincias contar con unos 70.000 millones de pesos para reactivar las economías locales.

Compromisos suspendidos 

En Ámbito Financiero, una reciente publicación firmada por Ricardo Ferraro, detalla algunos aspectos que comprende el Capítulo II del Consenso Fiscal (CF2020), haciendo foco en los compromisos asumidos por las provincias y CABA. Con respecto a ellos, se mantiene hasta el 31 de diciembre de 2021 la suspensión de los siguientes compromisos:

-Desgravar de Ingresos Brutos los importes provenientes de exportaciones de bienes y/o servicios.

-Establecer exenciones y alícuotas topes de Ingresos Brutos a determinadas actividades enumeradas en el Anexo I del Consenso 2017.

-Aplicar alícuotas para el Impuesto Inmobiliario que se ubiquen dentro del rango que va de 0,5% a 2% sobre el valor determinado por el organismo federal que debe uniformar la metodología de cálculo.

-Eliminar tratamientos preferenciales en Impuesto de Sellos en función del domicilio, del lugar de cumplimiento de las obligaciones o del funcionario actuante.

-No incrementar la alícuota de Sellos a las transferencias de inmuebles y automotores ni a las actividades hidrocarburíferas

-Establecer las alícuotas de Sellos de acuerdo a los tipos máximos acordados hasta la eliminación del impuesto en 2022.

Como algunas jurisdicciones sancionaron tributos sobre la nómina salarial, en 2017 se pactó no aplicar tratamientos diferenciales y derogar este tipo de tributos. Con el CF2020 también queda suspendido ese compromiso asumido por las provincias.

Asimismo, queda suspendida, siempre hasta fin de 2021, la derogación de tributos que graven las transferencias de combustibles, gas o energía eléctrica, excepto transferencia a consumidores finales.

Se deja de lado la sujeción por parte de las jurisdicciones a aplicar alícuotas máximas con relación a las actividades de intermediación financieras y servicios financieros.

Los firmantes 

El Consenso Fiscal 2020, que se firmó el 4 de diciembre en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, es el resultado de un acuerdo alcanzado entre el Estado Nacional y los gobernadores de la mayoría de las provincias del país.

El acuerdo fue refrendado por los gobernadores y las gobernadoras de Buenos Aires, Axel Kicillof; Catamarca, Raúl Jalil; Chaco, Jorge Capitanich; Chubut, Mariano Arcioni; Corrientes, Gustavo Valdés; Entre Ríos, Gustavo Bordet; Formosa, Gildo Insfrán; La Rioja, Ricardo Quintela; Mendoza, Rodolfo Suárez; Misiones, Oscar Herrera Ahuad; Neuquén, Omar Gutiérrez; Río Negro, Arabela Carreras; Salta, Gustavo Sáenz; San Juan, Sergio Uñac; Santiago del Estero, Gerardo Zamora; Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, Gustavo Melella, y Tucumán, Juan Manzur.

En tanto, lo rubricaron en representación de Córdoba, el vicegobernador Manuel Calvo; por Santa Cruz, el vicegobernador Eugenio Salvador Quiroga, y por Santa Fe, la vicegobernadora Alejandra Rodenas. Y por Jujuy, el gobernador Gerardo Morales, quien no pudo participar del acto central por razones de agenda.

También estuvo presente el gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto, mientras que el mandatario de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, no pudo participar por recomendación médica. Ambas provincias no firmaron el acuerdo, aunque manifestaron su apoyo, por no haber adherido al Consenso Fiscal 2017.