Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/199245

Motochorros: la comunidad en alerta por la violencia y piden medidas

 Sáenz Peña atraviesa hoy una difícil situación en materia de seguridad donde la delincuencia gana las calles e infunde temor.

Sáenz Peña (Agencia) - La comunidad saenzpeñense observa con preocupación la sucesión de hechos de hechos de violencia que genera el accionar de los denominados motochorros en la ciudad. Los casos se repiten y muchos de ellos no alcanzan a hacerse públicos pero a través de las redes sociales se cuentan de casos que se darían prácticamente todas las semanas.

La comunidad de Sáenz Peña atraviesa hoy una difícil situación en materia de seguridad a partir de ‘motochorros‘ que ganan las calles e infunden temor y violencia contra los vecinos que azorados asisten a esta situación y en muchos casos se preguntan si acaso alguno de ellos no será la próxima víctima de este tipo de accionar.

WhatsApp Image 2020-12-03 at 09.48.23.jpeg
La comunidad pide mayores y estrictos controles de motociclistas en forma conjunta entre la policía y los inspectores municipales. La violencia extrema que vive la ciudad termal resulta preocupante.

Durante el fin de semana, y en las últimas horas, vecinos de la ciudad fueron blanco de individuos que llevan adelante su actividad delictiva bajo esta modalidad, con la violencia como ‘valor agregado‘ infunden temor y ponen en riesgo ya no solo la propiedad o los bienes de los vecinos, sino también la vida de estos.

EL CASO DE LA ABOGADA DONNER

Con el recuerdo todavía fresco de lo ocurrido con la abogada Analía Donner, atacada por uno de estos delincuentes y tras caer al piso en el forcejear por defenderlos sus bienes, golpeó su cabeza contra la vereda. Fue hospitalizada y luego de permanecer algunos días en esa condición finalmente dejó de existir, durante el fin de semana pasado otro hecho de violencia de características similares volvió a registrarse cuando sobre avenida Irigoyen (2) a pocos metros de ingresar al caso céntrico una joven de 33 de apellido Echevarría, de 33 años, circulaba en su motocicleta junto a su madre y fue sorprendida por un motochorro que actuaba en solitario y las habría venido siguiendo de acuerdo a los registros fílmicos con que cuenta en la investigación desde la sucursal de una entidad bancaria y las atacó intentando quedarse con el bolso de la madre.

La joven perdió el control del rodado cayendo pesadamente sobre el asfalto e impactando su cabeza como el asfalto y hoy se encuentra en grave estado peleando por su vida.

CUALQUIER DÍA, A CUALQUIER HORA

La situación es realmente compleja y data que nadie está exento de ser víctima ya que la actividad de estos delincuentes y además violentos puede ocurrir en cualquier momento; cualquier día, a cualquier hora y en cualquier sitio.

Esto genera gran preocupación en los saenzpeñenses, no solo en el ciudadano común sino también en entidades intermedias y otras que sirven de auxiliares de las fuerzas encargadas del control, quienes observan cómo se está perdiendo la batalla en un eslabón fundamental a la hora de garantizar seguridad como la prevención, sin que esto signifique cargar culpas sobre la fuerza policial, todo lo contrario, siempre, con los recursos disponibles redobla los esfuerzos para cumplir su misión.

La situación es extremadamente compleja, y exige del compromiso de todos los estamentos del estado, aún de aquellos en que la materia seguridad no sea de directa responsabilidad. Solo el diseño de políticas que incluso trasciendan la seguridad podrá generar condiciones en el intento de intentar revertir esta situación.

EXTREMA VIOLENCIA

Sin dudas que la violencia extrema es una característica muy preocupante ante el accionar que se evidencia en los ‘motochorros‘. No solo en casos de extrema gravedad como los enunciados anteriormente donde está en juego la vida humana, sino en otros tantos que a diario denuncian los vecinos que son víctimas a los que sorprenden tomándolos desprevenidos y a punta de un arma blanca o de fuego despojan de sus cosas, donde la violencia también dice presente.