Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/198897
Iván Bonzi analiza la situación en las industrias chaqueñas frente a faltantes

“No hemos tenido problemas graves como en otros centros productivos del país”

Las principales cadenas productivas del país tienen dificultades para proveerse de insumos básicos. La palabra del chaqueño que participó en la elaboración del informe con datos del relevamiento nacional de CAME.  

Los faltantes de insumos básicos para la industria generan distintos impactos en los procesos productivos, los que son más notorios en los grandes aglomerados con mayor volumen de producción del país. El problema, reflejado en un reciente informe difundido por CAME, tiene efectos menores en el Chaco, donde las gestiones de las entidades empresariales mediando ante las autoridades provinciales y nacionales han logrado dar respuestas a inconvenientes puntuales, sobre todo vinculados a las importaciones. En todo, el trasfondo es la tensión en el mercado cambiario y la especulación de los formadores de precios. 

“Los formadores de precios, que son las pocas empresas que producen y distribuyen en el país a las pymes industriales, están con entregas reducidas y con mucha demora”, trazó Iván Bonzi

Iván Bonzi, integrante de la Secretaría de Industria de CAME y vicepresidente de la Cámara de Comercio de Resistencia, participó en el armado del relevamiento a nivel país realizado por la entidad nacional. Así, al analizar los factores que generan los faltantes de insumos industriales y la ralentización de procesos productivos, marcó como el principal que la base de sus precios está en dólares. 

“Los formadores de precios, que son las pocas empresas que producen insumos industriales y distribuyen en el país a las pymes del sector, están con entregas reducidas y con mucha demora. Una pyme industrial tiene que pagar al contado hoy y recibe los productos dentro de 60 días”, reveló en diálogo con NORTE.

Esa situación –advirtió- genera un “ahogamiento”. “Ese panorama se da en todos los rubros y en todas las cadenas productivas”, afirmó, y mencionó así los casos que cita el informe en papel, cartón, plástico, hierro, acero, aluminio, entre otros. “Se da por la especulación de los formadores de precios respecto al tipo de cambio”, evaluó. 

Otra complicación se presenta con los insumos importados, por los controles a la importación que generan grandes demoras para su ingreso al país. “Muchas industrias tomaron la decisión de hacer inversiones en máquinas y equipamiento, porque el valor del dólar oficial invita a hacerlo, pero al momento de importar puede haber retrasos por las autorizaciones”, analizó. 

En la provincia 

En la provincia, el dirigente reveló que no hubo paralización de procesos productivos en las industrias radicadas aquí, por faltante de insumos. “No hemos tenido reclamos ni comentarios al respecto”, confirmó, y estimó que si la situación a nivel nacional se extiende en el tiempo podría derivar en mayores inconvenientes para las fábricas que producen en esta parte del país.

Otra cuestión que marcó Bonzi es que el ritmo de producción industrial “es normal para el consumo de esta época, que es muy bajo”. Sin embargo, dio cuenta de gestiones hechas por las entidades empresariales ante autoridades provinciales y nacionales por faltantes puntuales. En concreto, los pedidos se gestionan ante el Ministerio de Producción, Industria y Empleo de la provincia. “Hemos pedido gestiones por algunos atrasos en insumos y algunas autorizaciones de importación, y están dando soluciones en los tiempos que demandan esos trámites”, señaló. 

“No hay un panorama de certidumbre sobre la normalización de esta situación”, advirtió el dirigente, y concluyó: “Acá no hemos tenido problemas como en otros centros productivos del país. Los faltantes puntuales y demoras que surgieron se fueron resolviendo”. 

 

Los faltantes puntuales y demoras que surgieron se fueron resolviendo con gestiones ante el Gobierno provincial. 

 

El relevamiento de CAME: estos son los 

insumos con mayores inconvenientes 

Las complicaciones para conseguir insumos en las industrias pymes se agravaron en el último mes y medio. Según un relevamiento realizado por CAME entre 278 pymes industriales, el 57% tiene actualmente dificultades para conseguir su insumo principal o directamente no consiguen. Y si se suma a aquellas que, si bien consiguen el insumo principal, no consiguen otros secundarios, el porcentaje de empresas en problemas crece a 71%.

Eso está provocando demoras en la producción, incumplimiento de entregas, imposibilidad de ventas, y empeoramiento de la situación financiera de la empresa.

En cuanto a los insumos con mayores problemas para conseguir se anotan chapa, aluminio, hierro, polietileno, polipropileno, acero, cemento, tela, papel, plástico, cuero, y, por lo tanto, todos los productos derivados de esos insumos.

-En metalmecánica, escasean hierro, acero, aluminio, chapas, alambres, perfiles, clavos. Lo que más sobresale son las demoras en los tiempos de entregas. Hay retrasos de hasta en 60 días. Según los industriales consultados, eso se debe a que se está especulando con los precios por la incertidumbre sobre el tipo de cambio. Hay proveedores que directamente no cotizan.

-Polipropileno: las petroquímicas están teniendo problemas para conseguir etileno y por lo tanto las empresas que lo usan como insumo desde hace meses no pueden producir.  Esta situación, según las empresas, viene desde mayo-junio.

-Plásticos: como consecuencia de la falta de polipropileno, hay faltantes de stock y en la cadena afectan a las empresas que usan el plástico como insumo (por ejemplo, producción de artículos del hogar o juguetes). Solo el 60% de ese insumo es abastecido por el mercado interno. El resto se importa y las restricciones les demora los tiempos de entrega. Lo que se está entregando muy bien es el plástico recuperado.

-Telas e insumos vinculados: hay demoras y falta de precios. Los industriales consultados señalan que hay menos variedades, tanto de colores como de calidades. Hay insumos como el hilo que es difícil conseguir. La falta de telas está incidiendo en la confección de indumentaria y eso impacta en el stock de mercadería de muchos comercios.

-Papel y cartón: lo que más se reclama es que hay poco stock y en el caso de este último, la falta de insumos para producirlo, incluyendo los derivados como cajas. Uno de esos insumos es la celulosa, y se suma que por la caída del consumo hay menos cartón en las calles para reciclar.

-Cemento: la principal queja es la demora en la producción y los cambios permanentes en los importes, que provoca roses con los clientes.

-Maderas y muebles: las subas de precios, la falta o dolarización del poliéster con un cambio superior al oficial hace que no se puedan fabricar sillones y sillas. Lo mismo con la tornillería que se importa de Brasil, donde no se están aprobando las licencias, o de los herrajes que también son del exterior.

Los motivos

El informe de CAME resalta que los problemas no son nuevos, pero se profundizaron en este tiempo por varios motivos:

1-Las expectativas de devaluación, que lleva a que los grandes formadores de precios no vendan los insumos y materias primas especulando con un aumento del dólar, o que los vendan a un dólar más caro al oficial, o que sólo lo hagan a las empresas más grandes. También están pidiendo pagos por anticipado de contado en dólares y tardando hasta dos meses en entregar.

2-Los controles a las importaciones en insumos que el país no fabrica o su fabricación es insuficiente y son necesarios para completar el proceso productivo.

3-Las deudas con proveedores de muchos empresarios e incluso instituciones públicas como los hospitales, que les impide el abastecimiento. 

Impacto 

Al 68,2% de las empresas afectadas, el principal impacto se refleja en sus ventas, porque no pueden cumplir con los tiempos, no pueden cotizar, o no tienen productos para vender. En detalle, el impacto se divide en:

-Al 32,1% de los afectados no le permite cumplir con los tiempos de entrega

-El 21,8% no puede programar pedidos

-El 14,3% no le permite realizar ventas porque no pueden fabricar el producto

-Todos eso repercute en la situación financiera de la industria, donde el 17,1% dice que se les está deteriorando, por esta consecuencia.

Notas Relacionadas