Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/198792
Esta noche a las 21 concierto vía striming

Seba Ibarra mete los pies, poesía y un abanico de canciones

Hoy se presentará por su canal de youtube con banda completa. El arte es un gran puente de comunicación y comunión que explota en colores de la región.

Paulo Ferreyra
Por: Paulo Ferreyra

Bajo el título de “El Fogón de los Viernes” Seba Ibarra supo acercarnos cada jornada canciones y poesía de la región. Los encuentros virtuales transmitidos desde su página en YouTube e Instagram contaron con el acompañamiento de muchas personas tanto del chaco como del resto del país y de otras latitudes del mundo. En todas las ocasiones estaba solo con su guitarra, hoy la cita será especial ya que se presentará con su banda. En esta ocasión estarán Bruno González en percusión, Alito Fernández en percusión y Mariano Parrilla en bajo. 

ensayo banda.jpg
Esta noche a las 21 en transmisión por su canal de YouTube Seba Ibarra estará acompañado por Bruno González en percusión, Alito Fernández en percusión y Mariano Parrilla en bajo.

 

Seba ha editado como solista los discos Palimay, Collage del Río, Infrenable Paraíso y el más reciente lanzamiento fue Todo era Primero. En este concierto repasará parte de su obra. En las presentaciones que ya realizó de forma virtual recibió afectos y apoyo, nos reveló en estas transmisiones historias sobre letras y música, amistadas que conforman su cuerpo musical con un productor que lo acompañó, por ejemplo, en la edición de su cuarto disco personal. En este tiempo han pasado ya músicos como Florencia Sandoval, Mauro Siri, Bruno González, Alito Fernández, Gaby Améndola, entre tantos. Además de la presencia del poeta Tony Zalazar con quien ya compuso algunas obras. 

 

Velocidad lírica

 

A lo largo del tiempo Seba fue tejiendo amistades, lazos, nidos artísticos con poetas y músicos de distintos puntos de la región. Cuando le consultamos a Tony Zalazar cómo conoció al músico se remontó a finales de los años 90, en un primer encuentro en FM Independencia. Seba fue a tocar en vivo con su banda Aladelta. Aquel día todo sonó perfecto; música y letras originales, atmósferas divertidas, críticas y a su vez líricas, apuntando a la actualidad del pago y del mundo, una revelación importante. Tony asegura, incluso, haberle pedido un autógrafo al joven Seba Ibarra. Pasó el tiempo y se volvieron a encontrar en una feria de libros realizada en la Plaza 25 de Mayo de Resistencia. “En esa ocasión con Mario Caparra tuvimos la astucia de canjearle dos libros nuestros (Poemas De Tractores) por dos discos fresquitos de Aladelta (Ojo imán). Lo timamos lindo en el trueque. Los libros lo único distinto que tenían era la portada y los poemas no estaban tan buenos como las canciones que escuchamos y adoramos de ese hermoso disco”, agrega Tony.

El tiempo siguió escurriéndose como arena en las manos. Tras muchas idas y vueltas se trenzaron en un abrazo y la amistad floreció en roble eterno. “Somos amigos. Siempre que lo veo y cuando escucho sus canciones, siento el entusiasmo vital con que encara la vida. Es una alegría enorme saber que su voz, su imaginación y su música están al servicio de la esperanza; siempre contagia su optimismo inteligente que cubierto de belleza y coraje nos conmueve”, sentencia.

Mas allá de ejecutar muy bien la guitarra, escribir buenas melodías, Seba Ibarra también es poeta. “Con sus letras logra zambullirnos en el reverbero de lagunas y ríos, nos alumbra con árboles y colibríes soltando mensajes al viento. En sus letras se encuentran la tradición y la modernidad, y así visita el chamamé, las leyendas, las costumbres locales, o abreva en la literatura latinoamericana como en el caso Viejo del Ecuador, una canción rezumada de la novela El viejo que leía novelas de amor, de Luis Sepulveda. En su parte imaginativa juega con teorías científicas, con viajes en el tiempo o problemas de la globalización y el capitalismo extractivista. Es diversa y riquísima la poética que nutre sus letras, siempre encauzadas por el amor profundo que siente por la tierra. Además Seba está atento a la poesía local, así musicalizó poemas de Claudia Masin, de Mario Caparra y entre otros”, agrega.

La amistad de Seba y Tony se hizo poesía canción. Así nació primero Lali en la litera, Luego siguió con Plutamis Raldasme, “un poema en el que todas las letras están desordenadas y forman un lenguaje extraño. Seba me contó que cuando abrió el libro y encontró ese poema, que es el primero de libro Quherencia, se propuso descifrar qué idioma o mensaje había escondido en ese texto enrevesado. Recién cuando hizo toda la traducción –le llevó toda una noche- siguió con la lectura del poemario para descubrir finalmente que en las últimas páginas del libro el texto estaba reordenado. Ahora en el nuevo disco, Todo era primero, lanzado para conjurar la pandemia, utilizó partes de un poema que le dediqué a la bicicletita rosada de Sonia Bertoti, hacedora de los mejores videoclips de Seba. La canción se llama Dos soles y brilla con la velocidad lírica de todo lo que compone Seba”, concluye Tony.

 

Claudia Masin: “El arte es un puente que nos acerca”

 

“Seba Ibarra es un músico y cantante que admiro y escucho hace muchos años. Considero que es un referente no solo de la música chaqueña sino que también es nacional”, así arremete la poeta Claudia Masin, una de las referentes de las letras más importantes que tiene la provincia en la actualidad. Seba musicalizó uno de sus poemas, ello recuerda que aceptó encantada. Él tomó el libro Verano, del año 2010, donde están los paisajes, los colores, los sonidos de la provincia. “La primera vez que escuché el tema que había versionado me maravilló. Sentí que él había captado el espíritu del poema. A su vez aportó frescura, alegría, el poema tiene cierto clima de melancolía pero también tiene luminosidad, alegría, liviandad, frescura. Siento que Seba lo captó muy bien. Esperaba encontrar un tema más sereno, más reposado, más acorde al espíritu del libro y me encontré con un tema que produce entusiasmo y alegría al escuchar. El texto no perdió nada en esa versión musical, él supo transformar la melancolía en ritmos que nos llevan a otra atmósfera. Aportó mucho e hizo que yo leyera ese poema bajo otra luz. Me permitió, cosas que suceden cuando otra persona lee los textos que uno escribe, empezar a leer mis propios textos de otro modo”, explicó Masin.

Por otro lado la poeta destaca la importante del arte en general en este tiempo de aislamiento. “Creo que el arte - cualquier tipo de arte - tiende un puente entre las personas. En este momento en que nos hemos visto obligados a renunciar durante un largo tiempo al contacto directo, al contacto físico con los demás, el arte nos permitió conectarnos con la sensibilidad de los otros. Con el arte nos sentimos parte de un mismo colectivo que experimenta las mismas incertidumbres, angustias, alegrías, valores. Sin el arte la vida en general es mucho más pobre y gris, en tiempos de crisis el arte es un remanso y un puente que nos acerca a otros”, agregó Claudia Masin.