Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/197995

Robots realizan un recorrido privado de importante exhibición de arte pop                

La galería Saatchi de Londres  está realizando una exhibición privada para robots y humanos,  permitiendo que personas y máquinas deambulen por el extraño  mundo del artista pop Philip Colbert en un show diseñado para  funcionar tanto digitalmente como en la vida real.  

 El espectáculo muestra trabajos que presentan la langosta de  estilo de dibujo animado de Colbert, el personaje central de sus  pinturas y esculturas. En la exhibición se ofrecen robots de  telepresencia, operados a control remoto, sobre ruedas, con  cámaras y la pantalla de una tableta para quienes no puedan  asistir en persona.      

  ‘Quería organizar la inauguración de mi exhibición usando  estos robots de telepresencia, casi como una visión de ciencia  ficción de un futuro posible, donde tenemos un robot de  telepresencia que sale al mundo por nosotros para que podamos  quedarnos en casa protegidos‘, dijo Colbert a Reuters.              

robotos.jpg

  

‘Sentí que esa no solo era la única forma de hacer el  espectáculo más accesible sino también de crear una visión más  fantástica del futuro (...) es muy posible que se requiera que  las personas estén físicamente y no puedan (estar), por lo que  tengan una presencia de robot de alguna manera‘, agregó.                 

Los invitados pueden recorrer la galería en persona o  reservando un robot que luego puede recorrer el espacio,  haciendo zoom sobre obras que exploran el consumo de masas, la  cultura contemporánea y la historia.                 

‘Es bastante increíble estar conduciendo por Saatchi‘, dijo  Josh Corden, un artista invitado a la inauguración. ‘Creo que es  increíblemente poderoso‘, agregó desde el este de Londres.                 

La idea del programa nació durante el aislamiento por la  pandemia de coronavirus.      

El subastador Simon de Pury asistió al show a través de un  robot de telepresencia, que controló desde su casa de Mónaco.         

‘Esta es una manera maravillosa de asistir a una  inauguración de una subasta o de una exhibición. Puedes  acercarte a la obra de arte, puedes mirarla de cerca, de lejos y  tienes una idea de la proporción, así que es una manera genial  de ver arte‘, opinó.