Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/197744

El turismo rural, una alternativa que se impone para la nueva temporada 

El turismo rural, que por año moviliza a más de 15.000 personas y genera ingresos por unos 3 millones de dólares en los más de 1.300 establecimientos campestres distribuidos en el país, es una de las alternativas para el viajero futuro que quiera evitar las aglomeraciones una vez que finalice la pandemia del coronavirus.

La experiencia ligada a la vida de campo, que se desarrolla en espacios naturales amplios, confortables y bien ventilados, y con contingentes de poca cantidad de personas, son características que los especialistas coinciden en que reactivarán la actividad turística.

Además, permite hacer un uso sostenido de los recursos locales, valorizar el patrimonio cultural y natural y generar empleo.

Entre las propuestas que se ofrece en el turismo rural, destacan las actividades típicas del campo: arriar, esquilar, ordeñar, cabalgar, andar en carruajes, participar de fogones, guitarrear, ver domas y jineteadas, y hacer safaris fotográficos, entre otras.

En los últimos 10 años, estas propuestas de turismo rural crecieron en el orden del 30%, y contaron con el impulso de los organismos nacionales y la Organización Mundial de Turismo.

La ministra de Turismo y Cultura de San Juan, Claudia Grynszpan, dijo, en diálogo con Télam, que "las actividades al aire libre y con pocas personas en fincas rurales van a tener una alta demanda tras el coronavirus".

"Las formas en que se desarrollarán estas actividades se tendrán que adaptar a los protocolos que se conozcan cuando finalice la pandemia del coronavirus", aclaró.

La funcionaria destacó que tras la pandemia "la actividad comenzará a recomponerse en forma muy lenta y de la mano del turismo interno, e incluso el regional, con destinos cercanos y en espacios abiertos".

San Juan tiene en marcha el programa "El Valor de lo Nuestro", que está destinado a potenciar el turismo rural comunitario y que forma parte del Plan de Cohesión Territorial de Ambientes Rurales.

Otro destino que busca posicionarse en ese segmento es la localidad chubutense de Esquel, y en tal sentido, el secretario de Turismo local, Mariano Riquelme, destacó el compromiso de desarrollar varios circuitos.

"Vamos a ampliar el corredor Río Percy, la reserva natural urbana Laguna La Zeta y sumar al emprendimiento Huemules para fortalecer todas las actividades rurales para el turismo que viene", precisó.

Por su parte, la secretaria de Turismo de La Pampa, Adriana Romero, sostuvo que "para desarrollar este segmento luego de la pandemia de coronavirus es necesario mejorar y crear nueva infraestructura para los visitantes, algo que necesita el trabajo conjunto de los sectores público y privado".

Romero remarcó que "La Pampa tiene todo para desarrollar este segmento y vamos a aprovechar esa potencialidad tras el coronavirus, que cambiará con fuerza los hábitos de los turistas".

La Pampa es líder en este segmento porque cuenta con los mejores paisajes de la llanura y con establecimientos muy bien acondicionados para satisfacer la demanda de los visitantes.

Las actividades que permiten compartir el entorno natural y cultural pampeano contienen un alto componente vivencial y entre ellas se destacan los paseos a caballo y las caminatas bordeando los cursos de agua.

El avistamiento y la observación de fauna y flora autóctona, los fogones, los safaris fotográficos y los espectáculos de destreza criolla completan el panorama recreativo que ofrecen los establecimientos rurales pampeanos, aunque siempre de acuerdo a los protocolos.

El turismo rural también se desarrolla con fuerza en la provincia de Buenos Aires, que se caracteriza por la gran cantidad de pueblos rurales de su interior, en Jujuy, que firmó convenios con el BID y otras entidades para desarrollar este segmento, además de Salta, Corrientes, Córdoba, La Rioja, Misiones y Tucumán, donde hay establecimientos especializados.

Puerto Deseado impulsa sus riquezas naturales a gran escala 

La localidad santacruceña de Puerto Deseado, conocida como uno de los paraísos de la biodiversidad marina de la Patagonia, suma a este tradicional atractivo turístico propuestas rurales, con emprendimientos de operadores privados y fuerte respaldo estatal, con vistas a la apertura de un turismo de espacios abiertos y naturales.

El norte de esta iniciativa está puesto en torno a otro reconocido atractivo de esta comuna, que son los Miradores de Darwin, donde la ría Deseado se une al río del mismo nombre, a 42 kilómetros de su desembocadura en el mar y del casco urbano, una zona donde comenzó a desarrollarse el turismo de estancias, típico de la Patagonia sur.

En esa zona, el paisaje de la única ría de Sudamérica, que frente a la ciudad está colmado de mamíferos marinos y aves terrestres y acuáticas, varía hacia el típico de estepa, árido y desértico, sólo alterado por el cañón de la ría, que “es grieta rocosa en medio de tan extensa llanura”, como la describió el naturalista inglés Charles Darwin al verla por primera vez, en 1833.

La subsecretaria de Turismo de Deseado, Mónica Quintomán, dijo a Télam que junto a emprendedores privados llevan adelante ‘esta propuesta que fomenta el turismo rural y también a los segmentos de turismo activo y de naturaleza, que serán los más requeridos en la nueva modalidad de los viajes tras la pandemia porque se desarrollan en grupos reducidos y espacios amplios y con aire puro‘.

La transformación o adaptación de estancias para la actividad, junto a la oferta de actividades participativas y observación de paisajes y fauna, se enmarca también en un proceso de incremento de plazas turísticas, lo que permite a esta comuna recibir mayor cantidad de visitantes y tentarlos a permanecer más días en el destino.

Esta semana, Puerto Deseado presentó el último de estos proyectos puesto en marcha, que se desarrolla en tierras privadas y de la Reserva Provincial Intangible Ría Deseado, donde una estancia fue remodelada hasta convertirse en una ‘eco lodge‘, destinado a posicionar este destino emergente cuando llegue la apertura del turismo.

El emprendimiento, denominado Campamento Darwin EcoLodge, es producto de la restauración de la antigua estancia Cerro El Paso, que a diferencia de las tradicionales fincas de grandes hacendados patagónicos era un establecimiento donde habitaron los primeros colonos de la zona, de los conocidos como Unidades Familiares.

Sobre su puesta en valor, con materiales originales, Quitomán destacó que esa ‘increíble transformación‘ pone de manifiesto ‘las posibilidades que existen cuando los sectores público y privado trabajan en forma conjunta‘.

La funcionaria aclaró que la propuesta rural para los visitantes de Puerto Deseado no se limita a la observación de paisajes, actividades de campo o la singular fauna de la estepa patagónica, sino que apunta también al turismo activo, con la participación de los viajeros en las tareas de campo, su gastronomía y otros quehaceres.

Desde esa zona alejada de la ciudad se pueden iniciar recorridos a caballo, en vehículos o de trekking, a través de senderos organizados por los anfitriones, que brindan una nueva forma de aproximación a la naturaleza, la ría y los Miradores, con la posibilidad de combinarlos con excursiones náuticas.

El responsable del Eco-Lodge, Daniel Fueyo, señaló a esta agencia que ‘gran parte de las 12 mil hectáreas de la estancia forman parte de la reserva provincial intangible Ría Deseado, lo que ofrece la posibilidad de disfrutar de la fauna marina y terrestre de la región, en un perfecto estado de conservación‘.

Las excursiones tradicionales a los miradores o a las estancias se realizaban normalmente en sólo una jornada, pero con la habilitación del hospedaje muchos turistas podrán pernoctar cuantos días deseen, lo que aumentará los ingresos en el sistema turístico de esta ciudad puerto.

Quintomán explicó que Deseado ‘cuenta con unas 300 plazas hoteleras, muchas de las cuales a veces están ocupadas por huéspedes vinculados a las actividades portuarias o mineras, y si bien los turistas siempre consiguen camas, el abrir hospedaje en estancias da seguridad de tener plazas disponibles cuando realizamos nuestras promociones‘.

Notas Relacionadas