Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/197579

Descubrieron al “monstruo de Caspio” en una playa rusa

Se trata de una nave híbrida de 544 toneladas que supera los 400 kilómetros por hora, y fue diseñado en los años 60 para disparar misiles antibuque Moskit.

Un dron que sobrevolaba una playa salvaje en la república rusa de Daguestán detectó al “monstruo de Caspio”, una gigantesca aeronave de la década del 60.

caspio.jpg
El ekranoplano fue diseñado en los años 60 para disparar misiles antibuque Moskit contra naves y portaaviones enemigos.

El hallazgo se produjo cerca de la ciudad de Derbent, a orillas del mar Caspio y las imágenes obtenidas por la cámara del drone muestran a este colosal híbrido de buque y avión, conocido como ekranoplano, “descansando” en una playa de arena.

Apodado por la inteligencia de Estados Unidos como “monstruo del Caspio”, este ekranoplano fue diseñado en los años 60 para disparar misiles antibuque Moskit contra naves y portaaviones enemigos.

Si bien parece un avión de gran tamaño, según la clasificación de la Organización Marítima Internacional de la ONU, en realidad se trata de una embarcación marítima que se mueve mucho más rápido (400 kilómetros por hora) que cualquier otra, cuya velocidad máxima raramente supera los 55 kilómetros por hora.

Debido a su sigilo en los radares, la nave podía acercarse a los portaaviones a una distancia de lanzamiento de misiles precisa. La altitud de vuelo era de 1 a 5 metros y pesaba 544 toneladas, según informaron.

El ekranoplano utilizaba el llamado “efecto suelo”, que le permitía portar una carga útil igual a su peso a pocos metros de la superficie del mar y a altas velocidades. Estuvo en servicio en la URSS y Rusia hasta que el programa se suspendió poco antes de terminar el siglo pasado debido a la falta de fondos.

En los últimos meses, el barco fue transportado a Derbent desde la base naval de Kaspisk, ciudad situada a unos 100 kilómetros de distancia, para ser exhibido en el parque temático militar Patriot, que abrirá sus puertas dentro de dos años. Durante su remolque, el Lun sufrió daños, por lo que quedó en la costa del Caspio.

Fuente: Los Andes