Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/197425
Salta

Robaron de un hospital el cuerpo de un pariente que era caso sospechoso de Covid-19: querían bañarlo

Integrantes de una familia de la  ciudad salteña de Tartagal fueron denunciados penalmente por robar  del hospital local el cadáver de un hombre de 69 años que era un  caso sospechoso de coronavirus para bañarlo y velarlo,  vulnerando todas las medidas sanitarias.

   El robo del cuerpo de Ramón Juárez que se encontraba en el  Hospital Juan Domingo Perón fue robado el sábado último por  unas 20 personas, entre hijos, sobrinos y vecinos del hombre.

    Los familiares contradijeron a los médicos y aseguraron que el  hombre no tenía coronavirus y destacaron que decidieron retirar el  cuerpo porque en el centro asistencial pensaban quemarlo.

roban cuerpo.jpg
El momento en que los familiares trasladaban los restos de don Ramón Juarez. Imagen de video

   El gerente del hospital, Juan Ramón López, admitió que el  hombre había ingresado el jueves pasado por un problema coronario y  había sido compensado.

  Al día siguiente volvió a ser llevado al centro asistencial por  el agravamiento de su cuadro y murió con ‘los pulmones  colapsados‘, indicó López.

   El directivo señaló que el paciente ingresó por segunda vez al  hospital ‘con un cuadro de insuficiencia respiratoria, un síntoma  clínico vinculado con COVID-19 hasta que se demuestre lo  contrario. Y no es un criterio u opinión de esta gerencia sino que  es una medida protocolar propia de la pandemia‘.

   ‘Puede haber sido a consecuencia de su problema coronario, pero  puede ser que haya sido a consecuencia de COVID-19, por tanto y  por protocolo lo que corresponde es tratarlo como sospechoso. El  paciente transitó por una insuficiencia respiratoria que lo llevó  al paro cardiorrespiratorio por el que finalmente falleció‘,  explicó el profesional al diario El Tribuno.

 

   López dijo que ‘es totalmente comprensible el dolor de la  familia‘, aunque advirtió que ‘en este momento los protocolos  deben ser más estrictos que nunca‘.

  ‘La actitud de esta gente no fue de dolor, fue de violencia,  amenazaron al personal, se comportaron de forma patoteril. Ingresaron con amenazas a la morgue, cargaron el cuerpo que estaba  en la bolsa en la caja de una camioneta particular, la llevaron a  su casa. En el domicilio bañaron al occiso y lo cambiaron para  luego velarlo‘ , agregó.